Economía

Las nuevas previsiones económicas pronostican un déficit más optimista que el Gobierno

La Comisión Europea, la AIReF, el Banco de España, BBVA Research y Funcas prevén que España registrará en 2021 un déficit menor que la estimación del Ejecutivo

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. EFE/ Juan Carlos Hidalgo

El Gobierno prevé que el déficit alcance el 8,4% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2021. Es decir, que la diferencia entre los ingresos y los gastos de las administraciones públicas dará un resultado negativo y representará ese porcentaje del PIB (valor de todo lo producido en el país a lo largo del próximo año).

Sin embargo, las instituciones y servicios de análisis que a lo largo de las últimas semanas han publicado previsiones económicas sobre cómo va a evolucionar España este 2021 son más optimistas que el Gobierno, ya que sitúan el déficit de este año por debajo de ese 8,4%, a pesar de que lo habitual suele ser lo contrario: es Ejecutivo el que peca de euforia y los demás organismos, de conservadores.

Por ejemplo, hasta abril Moncloa estimaba que España crecería este año un 9,8%, dato que contrastaba por la amplia diferencia que presentaba con la previsión del Banco de España (6%), la OCDE (5,7%) y el FMI (5,9%), así como BBVA Research (5,5%), Funcas (5,8%), Caixabank Research (6%) y el Instituto de Estudios Económicos (IEE) (4,5%), y que de materializarse suponía un lastre en los ingresos de 12.000 millones de euros. Después, el Ministerio de Asuntos Económicos se corrigió y apuntó al que el crecimiento del PIB estaría más cercano al 6,5%, una diferencia de 3,3 puntos.

Todas eran entonces drásticamente más pesimistas que el Gobierno, pero en esta ocasión, las previsiones de déficit llaman la atención al invertirse los roles de una parte y la otra. El departamento de Nadia Calviño no tiene previsto, ahora mismo, actualizar su cuadro macroeconómico ni ninguno de los datos que lo componen, pero es algo que podría suceder a la vista de la gran disparidad entre sus cálculos y los de las diferentes instituciones económicas.

Este jueves, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha situado su estimación de déficit en el 7,9% del PIB, una décima más de lo recogido en el informe anterior y cinco décimas por debajo de la cifra del Gobierno.

De su lado, el Banco de España apunta a un déficit del 8,2%, dos décimas por debajo del Ejecutivo; BBVA Research señala hacia el 7,7%, siete décimas menos y Funcas indica al 7,9%, al igual que la AIReF.

La Comisión Europea se mantiene en el 7,6% (este julio no ha variado su previsión del déficit español para 2021 con respecto a la que hizo hace unos meses) y el Fondo Monetario Internacional y la OCDE tienen previsto actualizar sus cuadros macroeconómicos sobre España próximamente.

La única institución de las que recientemente han presentado previsiones económicas que apunta a un déficit superior al estimado por el Gobierno es el Instituto de Estudios Económicos (IEE), que cree que bajará hasta el 8,6% del PIB, «menos de lo deseable».

Al respecto, el presidente del IEE, Íñigo Fernández de Mesa, ha recalcado que repercutirá en nuevos aumentos de la deuda pública y supondrá un elemento de debilidad para la economía española en el futuro, por lo que ha instado a diseñar una estrategia a corto y medio plazo de consolidación fiscal, orientada a asegurar un entorno económico «estable y previsible» y que contemple como principales objetivos la reducción tanto del déficit estructural como de los niveles de deuda pública.

«El camino hacia la necesaria consolidación fiscal ha de ser el de la contención y la mejora de la eficiencia del gasto, habida cuenta de los perjuicios sobre la actividad económica que tienen las alzas impositivas. La vía menos dañina y más eficaz a largo plazo para abordar la necesaria reducción del déficit pasa por la contención del gasto», subrayó este jueves.

En esa línea, la presidenta de la AIReF, Cristina Herrero, también ha pedido que el Gobierno desarrolle una estrategia fiscal a medio plazo para alcanzar un nivel de déficit suficiente «para reconducir la deuda hacia sendas más sostenibles que reduzcan la vulnerabilidad de la economía española».

España registró el déficit más elevado de la UE en 2020

España registró el año pasado el déficit público más elevado de toda la Unión Europea al situarlo en el 11% del PIB, incluyendo la Sareb, según comunicó Hacienda en marzo. En todos los países creció de manera significativa por las medidas apostadas para responder a la pandemia: de media, en la UE el déficit subió del 0,5% registrado en 2019 al 6,9% el pasado año.

Por detrás de España se situaron Malta (10,1%), Grecia (9,7%), Italia (9,5%), Bélgica (9,4%), Francia y Rumanía (9,2% en ambos países), Austria (8,9%), Eslovenia (8,4%), Hungría (8,1%), Croacia y Lituania (7,4%) y Polonia (7%).  Todos salvo Dinamarca (1,1%) registraron déficits por encima del 3% cifra a partir de la que Europa lo considera excesivo en condiciones habituales, es decir, sin tener en cuenta la suspensión de las reglas fiscales por la pandemia.

En España, el ejercicio anterior el déficit se situó en el 2,64% del PIB.  En 2018, en cambio, estuvo por debajo del 2,7%. El último mayor desequilibrio se registró en 2012, cuando fue del 10,6% del PIB, por lo que el del pasado año supuso el segundo mayor déficit registrado en toda la historia del país debido al mayor gasto que asumió el Estado para hacer frente a la pandemia.

Te puede interesar

Comentar ()