Economía | Empresas

El CEO de Glovo cerca a sus rivales en España: "Sólo pueden quedar uno o dos"

Oscar Pierre compara a la compañía de entrega a domicilio con "Amazon en los noventa" y cree que el mercado en España "puede ser 10 o 20 más grande"

Imagen de un repartidor de Glovo.

Imagen de un repartidor de Glovo. EP

Glovo cree tener aún un recorrido muy largo por delante. El cofundador y consejero delegado de la aplicación de reparto a domicilio, Oscar Pierre, asegura que el mercado español y otros donde opera la empresa aún pueden ser «10 o 20 veces más grandes».

Pero a pesar de ese crecimiento, considera que no hay hueco para muchos actores. «Yo creo que uno y siempre tendremos ventajas sobre él», ha dicho al ser preguntado expresamente sobre cuántos operadores tienen posibilidades reales de sobrevivir en España.

«Tenemos ya la red logística montada, la red de usuarios y la ventaja competitiva para que si sobreviven uno o dos, nosotros lo hagamos mejor», ha abundado durante su intervención en el 36º congreso que la patronal de fabricantes y distribuidores Aecoc celebra en Barcelona.

En los últimos años se ha vivido una explosión de empresas de entrega a domicilio y la tendencia se ha visto reforzada con la crisis sanitaria. Ahora mismo operan junto a Glovo empresas como Just Eat o Uber Eats, mientras que Deliveroo comunicó hace meses su intención de abandonar el mercado español.

Sin embargo, en los últimos meses han aterrizado nuevos actores del segmento de entregas ultrarrápidas como la alemana Gorillas o la turca Getir, que siguen compitiendo por la rentabilidad de su negocio. En este sentido, sobre las pérdidas que arroja Glovo en sus primeros años de vida, Pierre se ha comparado con el gigante «Amazon en los noventa«.

«Glovo podría ser rentable hoy mismo, pero decidimos que no lo sea» para poder seguir la estrategia de expansión. Según ha destacado el cofundador de la empresa, los cuatro primeros años del proyecto han sido de pura supervivencia. «Hemos estado tres veces a semanas de romper caja y tener que cerrar la empresa», ha recordado.

Entre otras cosas, ha asegurado que la clave de su expansión es haber sido capaces de abrir su negocio en países de forma muy rápida y cerrar los que no funcionaban. Brasil lo dejaron apenas tres meses después de aterrizar allí y algo similar ocurrió con Egipto y Turquía. «Ahora mismo tenemos un portfolio de países muy sólido y somos líderes en 23», ha destacado.

Tras la aprobación de la denominada ley ‘Rider’ que reconoce a los repartidores como asalariados, la compañía se prepara para profundizar en el segmento de las entregas ultrarrápidas. «Tenemos retailers por todo el mundo interesados en lanzar este servicio por todo el mundo», ha enfatizado.

Aunque sobre la rentabilidad de llevar los pedidos a casa en apenas 10 minutos, ha revelado que se trata de cestas muy pequeñas, de apenas 15 euros. «Ahora mismo los números asustan mucho porque son muy rojos», ha señalado.

Más allá de eso, la compañía cuyo germen fue una aplicación para hacer recados, se fija como reto la diversificación. «Soñamos con un Glovo que vaya más allá del delivery y que dé acceso a servicios, aunque hoy en día nuestro foco sigue siendo la restauración y el comercio electrónico», ha concluido.

Te puede interesar

Comentar ()