Economía | Empresas

El dueño del quitagrasas KH7 desembarca en Estados Unidos con el gigante Walmart

El fabricante catalán de productos de limpieza realizará en primavera una prueba piloto en 1.000 establecimientos de la cadena de distribución norteamericana

Imagen del quitagrasas KH-7.

Imagen del quitagrasas KH-7. KH-7.

La compañía catalana KH Lloreda, propietaria del popular quitagrasas KH7, se prepara para dar el salto a Estados Unidos. La firma prevé aterrizar en el mercado norteamericano la próxima primavera de la mano del gigante de la distribución Walmart, donde realizará una prueba piloto en 1.000 establecimientos.

Con 80 empleados en su fábrica de Canovelles (Barcelona), la compañía que preside Josep Mª Lloreda pretende adentrarse en un mercado en el que considera que no existe ningún producto como el suyo. El presidente de la compañía se muestra convencido de que podrá conquistar a los consumidores de un país popularmente conocido por su tradición de barbacoas.

Y aunque KH7 será el mascarón de proa con el que entrar en el mercado estadounidense, también pretende introducir su producto quitamanchas y no descarta que Walmart acepte vender también su limpiador de baños con bactericida.

De momento, la firma tiene previsto desplegar una gran campaña de marketing, fundamentalmente a través de canales digitales para que el consumidor estadounidense empiece a conocer el producto antes de llevarlo a los lineales.

Según ha explicado Lloreda, la fabricación seguirá realizándose en su planta catalana por una cuestión de costes. «Lo que nos preocupa un poco son los portes que se han encarecido, pero es más barato fabricar en Barcelona y mandarlo por barco», ha anunciado durante el 36º congreso de la patronal de Fabricantes y Distribuidores Aecoc celebra en la ciudad condal.

Las instalaciones ubicadas en la localidad de Canovelles están altamente robotizadas. «Allí nadie toca nada con las manos», ha abundado Lloreda, que preside la compañía desde 1994. Actualmente, de las líneas de producción salen 130.000 botellas por turno, aunque cree posible triplicarla en apenas unos meses añadiendo más turnos. «Sabemos que Wallmarkt es un monstruo y puede llegar a un millón de botellas al día», ha explicado.

La llegada de la pandemia supuso un récord de ventas, que le reportó 48 millones de euros de facturación y un crecimiento del 29%. Para este año, «no vamos a llegar a la facturación del año pasado, pero faltará poco», explica el presidente de la compañía. Ahora mismo prevé invertir un millón de euros para seguir mejorando y hacer más eficientes sus procesos de producción.

Además de España, la compañía está presente en mercados como Portugal, Italia, Chile, Croacia, Rumanía o Israel. De hecho, el 10% de las ventas de la compañía proceden del ámbito internacional.

Te puede interesar

Comentar ()