Economía | Finanzas

El dinero huye de Europa y se refugia en los países emergentes por la guerra en Ucrania

Según datos de Bank of America, se ha registrado la mayor salida de la historia de dinero en Europa en las dos últimas semanas

Imagen de archivo

Imagen de archivo

La volatilidad se ha instalado en los mercados desde que comenzó la guerra en Ucrania. Las bolsas, sobre todo las europeas, han sufrido grandes caídas desde el 24 de febrero, pero también se han visto rebotes importantes en la sesión del día siguiente. Ante esta situación incierta, los inversores han movido ficha. En las dos últimas semanas se están viendo flujos de dinero salir de Europa y moverse a otros mercados. 

Así lo ha registrado Bank of America en su informe titulado Exodus from Europe donde se ve que desde que empezó la invasión de Rusia en Ucrania ha habido una huida de la renta variable europea. Según los datos en las dos últimas semanas, se ha registrado la mayor salida de dinero de la historia de la Unión Europea. En la semana del 11 de marzo, la salida fue de 13.500 millones de dólares. Por el contrario, se ha visto como ha entrado el dinero a fondos de materiales: “La mayor entrada jamás realizada en una semana”, apuntan desde la entidad, con 5.600 millones de dólares.

Tal y como explica Vicente Varó, director de contenidos de Finect, plataforma de inversión, el año había empezado muy positivo para la renta variable europea “por el cambio de ciclo, por la subida de tipos y por las empresas del continente”. Sin embargo, a raíz de la guerra se ha visto lo contrario “salida de los fondos”. En estas últimas semanas se han visto entradas en renta variable americana, en mercados emergentes, que llevan 12 semanas con flujos positivos, y por sectores el de los materiales y el de energía.

Pero, ¿cuánto va a durar esta salida de Europa? Todo dependerá de la duración del conflicto. “Cuando los movimientos son tan bruscos es complicado sacar patrones de ahí porque están muy ligados a la emocionalidad”, asegura Varó. Los inversores en este momento no quieren valores de empresas que estén expuestas a la zona, que son las de Alemania, Austria, Italia… y por eso salen de Europa en general, por miedo a un contagio. Por ello, insiste en que es muy complicado decir que va a seguir “porque si hay de pronto un acuerdo, la renta variable europea podría ser atractiva otra vez”.

Fondos congelados

Al margen de la huida de la renta variable europea, los fondos que cuentan con exposición a Rusia ya han empezado a comunicar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la suspensión del cálculo del valor liquidativo y de su negociación como consecuencia de las sanciones aplicadas contra el país tras los ataques a Ucrania que se han venido registrando en la última semana.

Unas diez gestoras han comunicado a la CNMV esta suspensión, todas internacionales, entre las que se encuentran BlackRock, JP Morgan AM, HSBC AM o DWS, entre otras.

«Debido a la escalada del conflicto entre Rusia y Ucrania, las condiciones de mercado han sido dañadas significativamente, lo que en opinión de la gestora constituye una emergencia que hace impracticable la enajenación y valoración de las inversiones del fondo es impracticable», ha destacado el consejero delegado de JP Morgan AM, Philippe Ringard, en una comunicación a sus accionistas.

«Como gestor de activos global y fiduciario, BlackRock está tomando todas las acciones necesarias para asegurar el cumplimiento de las sanciones aplicables y regulaciones relativas a la inversión en Rusia», han señalado. Asimismo, ha destacado que está en contacto con reguladores, proveedores de índices y otros participantes en el mercado «para ayudar a sus clientes a gestionar sus posiciones en Rusia».

Entre las firmas españolas, Sabadell Asset Management ha procedido a valorar a cero euros las posiciones que ostenta de Yandex y Mobile TeleSystems Public Joint Stock Company en el fondo Sabadell Europa Emergente Bolsa, tras la suspensión de cotización de las siguientes acciones de compañías rusas negociadas en mercados estadounidenses y la incertidumbre sobre el momento en que se pueda producir su readmisión a cotización.

El cofundador de Flossbach von Storch, Bert Flossbach incidió en un comentario a Europa Press en que este no es el momento para vender las acciones.

Flossbach ha señalado que el nerviosismo en los mercados de capitales seguirá siendo alto y que los inversores deberán soportar las fluctuaciones de los precios: «Ese es el precio que deben estar dispuestos a pagar en un mundo de rendimientos reales negativos para poder obtener una rentabilidad adecuada a largo plazo».

«En cualquier caso, ahora no es el momento adecuado para vender acciones. Sería mejor comprar acciones, cuando las buenas empresas son castigadas injusta o indebidamente», comentó.

Te puede interesar

Comentar ()