Economía

El Banco de España advierte del riesgo de que se produzca una burbuja inmobiliaria

El sector inmobiliario espera con "incertidumbre" la Ley de Vivienda, que se aprueba este martes

Imagen de archivo Europa Press

El Banco de España ha asegurado que por ahora no se está produciendo una burbuja inmobiliaria en el país, pero ha matizado que se están viendo algunos indicadores de que el sector está activo. De esta manera, Mercedes Olano, directora general de Supervisión del organismo, ha señalado que se empiezan a ver indicios de crecimiento de precios. Además, ha apuntado que en España la inmobiliaria se ha considerado siempre en tiempos de incertidumbre como una inversión refugio.

No obstante, Olano ha insistido en que no hay burbuja inmobiliaria y ha bromeado tocando madera para que no ocurra “porque todos conocemos lo que pasó”. La directiva ha señalado que hay que estar atentos a cómo evoluciona el sector porque ha habido subida de precios y una reducción del tiempo de venta, “ahora se vende más rápido, colocas el cartel y se vende”. También hay un impulso de las hipotecas y de las compraventas.

El Consejo General de los notarios confirma los mejores datos del mercado inmobiliario desde el boom. La estadística del mes de febrero prolonga las buenas cifras de cierre de 2021 con un aumento en las compraventas del 19,2% interanual, hasta las 55.524 operaciones, lo que supone el mejor dato de un mes de febrero desde 2007. Por todo ello, Mercedes Olano ha señalado que “hay que estar muy pendientes para que no se construya ninguna burbuja”.

En la Memoria de Supervisión de 2021, el Banco de España apunta que los precios de la vivienda están aumentando, para el conjunto del área del euro, a su ritmo más rápido desde 2005, y en algunos países existen indicios de que estos se sitúan por encima de su valor de equilibrio de largo plazo, al tiempo que los estándares de los préstamos hipotecarios se están deteriorando.

Por su parte, en España los precios de la vivienda han aumentado de manera importante en 2021, y han observado en los últimos años una reversión de la corrección producida tras la crisis financiera global. Sin embargo, aquellos “se encuentran cerca de sus valores de equilibrio de largo plazo, sin que, por tanto, existan todavía señales claras de sobrevaloración”, apuntan en el informe.

Por ello, la preocupación del organismo es mantener un seguimiento cercano de la evolución de este mercado y del crédito asociado, con el fin de detectar de manera temprana desequilibrios relevantes en los precios o relajaciones en los estándares de concesión de los préstamos que requieran actuar con antelación a una acumulación excesiva de riesgos. “Debemos, en suma, permanecer vigilantes ante la evolución del mercado inmobiliario español”, apuntan.

“Debemos, en suma, permanecer vigilantes ante la evolución del mercado inmobiliario español”

Pero sí que hay países europeos en los que se está creando una burbuja inmobiliaria. Olano ha explicado que los servicios macroprudenciales ya están instaurando medidas, además ha habido actuaciones tanto de Basilea como del BCE que aconsejan a varios países que establezcan más medidas macroprudenciales. “No es el caso de España, pero seguiré tocando madera, mucha madera porque todos conocemos lo que pasó”, ha insistido.

Durante 2021, la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS) emitió recomendaciones y alertas sobre las vulnerabilidades en el sector inmobiliario residencial de Alemania y Austria y recomendaciones para el de Bulgaria, Croacia, Eslovaquia, Hungría y Liechtenstein.

La JERS emite advertencias si observa problemas o tendencias que pueden poner en peligro la estabilidad financiera y da un paso más al dar recomendaciones que indican que es necesario hacer algo para remediar la situación.

Las recomendaciones que emitió son, por ejemplo, medidas fiscales, limitar legalmente el endeudamiento de los hogares y las exposiciones de los bancos y obligar a los bancos a tener más capital para exposiciones de riesgo con los colchones de capital.

Alemania, con una sobrevaloración de los precios del 25%, y Austria, del 45%, ya habían recibido advertencias en 2019 y en 2016 respectivamente y como no han hecho lo suficiente para remediar la situación, la JERS les mandó las recomendaciones. Como en Alemania no es posible establecer límites legales a la relación préstamo a valor, porque el sistema legal no lo permite, la JERS recomienda activar un límite no vinculante.

Te puede interesar

Comentar ()