Economía | Empresas

El sector de la construcción logra sumar 54.500 ocupados en el último año

En el último trimestre los parados han aumentado en 1.700 personas. La patronal CNC

Un obrero trabaja en la construcción en un edificio.

Un obrero trabaja en la construcción en un edificio. Alberto Ortega / Europa Press

La construcción ha logrado sumar 54.500 ocupados durante el último año. El sector, acuciado por la falta de mano de obra, fue el único que creó empleo en el primer trimestre de este 2022. En concreto, la ocupación aumentó en 30.300 personas, mientras que bajó 68.000 personas en la Industria, 50.100 en los Servicios y 12.500 en la Agricultura.

A pesar de que crece la ocupación en estos tres primeros meses de 2022, también ha aumentado el número de parados, con 1.700 desempleados más. En este sentido, la Confederación Nacional de la Construcción (CNC) advierte que los datos de empleo de la EPA «revelan el riesgo de arruinar la recuperación económica del sector en particular y de España en general si no se aborda la espiral inflacionaria, especialmente los sobrecostes de la energía y de los precios de los materiales».

«Sin los gravísimos problemas con la factura de la energía, principalmente, pero también de los precios de los materiales básicos», la patronal que agrupa a las empresas constructoras cree que el paro sectorial «se habría reducido». A nivel global, es cierto que el desempleo ha caído en 38.800 personas durante el último año. Por eso, añaden desde la organización que preside Pedro Fernández Alén, «la construcción se reivindica como una fuente de empleo estable y de calidad». En total, el sector da empleo a 1,3 millones de trabajadores.

Según la EPA, en los Servicios hay 246.700 parados menos, en la Industria 38.400 y en la Agricultura otros 32.900 menos. Y en cuanto a los ocupados, el primer sector suma 738.700 ocupados más, el segundo otros 55.000 y el tercero, 29.700.

Por subsectores, las actividades de construcción especializada suman 656.800 trabajadores ocupados y la rama de construcción de edificios emplea en total a 547.500 personas.

Detrás de estos datos se encuentra también una de las principales asignaturas pendientes que tiene el sector de la construcción: la atracción de los jóvenes. Los datos del INE reflejan que la mayor parte de los trabajadores del sector se concentra en la franja de entre 30 y 59 años.

Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE).

En la franja de 20 a 24, hay 47.800 trabajadores. En la de 25 a 29 años, 62.800 personas. Y ya en la de 30 a 39, sube hasta los 270.700 personas. Por su parte, la franja más fuerte se encuentra entre los 40 y los 49 años, donde hay 460.000 ocupados. Asimismo, la de 50 a 59 concentra otros 362.000 empleados. Y hay 87.300 más en la de 60 a 64 años.

Un reciente informe de CaixaBank Dualiza señala que la Formación Profesional en la construcción pierde atractivo para la juventud, sobre todo, en el nivel más especializado, es decir, en el Grado Superior, con un 14% de disminución de la matriculación desde el curso 2015-2016 en la familia de Edificación y Obra Civil. Asimismo, recuerda que en el sector de Construcción se prevén 800.000 oportunidades de empleo hasta 2030, mayoritariamente por remplazo (70%).

Abaratar la factura eléctrica

Por otro lado, para paliar los efectos de la actual coyuntura derivada de la pandemia y la guerra de Ucrania, la CNC reclama que el Gobierno tome medidas con carácter «urgente» para abaratar la factura eléctrica, que puede suponer cerca del 30% del coste total de una obra.

Entre otras cosas, piden incluir el sobrecoste en el Real Decreto-ley aprobado el 1 de marzo con medidas de carácter extraordinario para revisar, excepcionalmente, los precios de los contratos públicos de obras afectados por la subida de los precios de los materiales. También se muestran partidarios de extender el Real Decreto-ley más allá de 2021 «para dar estabilidad al sector».

«Cada vez nos llegan más noticias de licitaciones desiertas. Muchas empresas están asfixiadas y muchos constructores nos cuentan que prefieren devolver la fianza a los promotores porque pierden dinero si continúan con las obras», afirma Fernández Alén.

Te puede interesar

Comentar ()