Economía

Calviño recula y dice que la norma de bajas por reglas dolorosas no estigmatiza, "es adecuada"

Nadia Calviño y Yolanda Díaz en el Congreso EFE

Fue uno de los últimos enfrentamientos entre miembros del Consejo de Ministros. Las palabras en las que la vicepresidenta primera del Ejecutivo, Nadia Calviño aseguró que la inclusión del concepto de bajas laborales por reglas dolorosas podría suponer una estigmatización fueron replicadas horas después por su compañeros de Gobierno, Yolanda Díaz, tildándolas de falta de sensibilidad. Hoy la ministra de Asuntos Económicos ha calificado de «muy positiva» la aprobación del anteproyecto de Ley del Aborto que contempla las bajas por menstruaciones dolorosas.

Calviño no ha dudado en felicitarse por contar con «una normativa y una regulación adecuada de una situación que viven muchas mujeres que tienen una patología previa y que da lugar a esa menstruación incapacitante». La vicepresidenta segunda ha precisado que se «ha estado trabajando en muchos borradores, se ha ido adecuado la redacción», ha señalado en palabras a la Cadena Ser.

La vicepresidenta ha asegurado tener «clarísimo» que éste «es un gobierno feminista» que «nunca va a adoptar una norma que pueda estigmatizar a las mujeres«: «Es un Gobierno que está comprometido con la igualdad de género y hay que impulsar la participación de la mujer en el mercado laboral», ha defendido.

Calviño se ha mostrado convencida, además, de que el anteproyecto de Ley del Aborto que se ha sacado a audiencia pública «es positivo» porque «avanza en igualdad de género y en la integración de las mujeres en el mercado laboral». «Somos un gobierno feminista y progresista y creo que es bueno que hayamos avanzado», ha reiterado.

Fiscalidad de productos femeninos

Respecto a la rebaja del IVA en los productos de higiene femenina, ha defendido que se aborden en el marco del debate presupuestario y ha destacado la adopción de medidas como el reparto gratuito de estos productos en centros sociales, educativos y penitenciarios. «Hay múltiples formas de abordar esta cuestión, que es garantizar a todas las mujeres los instrumentos, los utensilios, los productos que cada mes tenemos que utilizar; en este anteproyecto de ley tomamos una decisión muy potente que es dar el acceso a las personas que pueden tener mayor vulnerabilidad porque estamos poniendo dinero público donde hace falta», ha explicado la ministra de Asuntos Económicos.

A su juicio, «los debates fiscales tienen que estar en el ámbito presupuestario que es lo que sucede todos los años». «Estamos avanzando en la buena dirección con este texto porque estamos centrándonos en el apoyo a las mujeres con orientación de justicia social e igualdad de género», ha añadido.

Sobre si se incluirá la rebaja del IVA de estos productos en los próximos Presupuestos Generales del Estado, Calviño ha eludido concretarlo y se ha limitado a explicar que se verán en las cuentas públicas «los instrumentos más útiles para avanzar» en este aspecto.

Debate en el Gobierno «normal»

En cuanto a las discrepancias con su socio de gobierno en leyes como la reforma del aborto o la del ‘solo sí es sí’, Calviño ha calificado de «normal» el debate en el seno del Ejecutivo, pero ha apostado por no llevarlo a un planteamiento «de constante batalla porque no refleja la realidad«. «Los debates son normales, pero tiene que quedar en el ámbito que tienen que producirse», ha asegurado la vicepresidenta del Gobierno, aunque ha admitido sentir «mucha pena» en la dos últimas semanas por haber «tenido un debate de mujeres contra mujeres que tendrían que estar todas unidas».

Y ha «lamentado» que no se haya adoptado «una medida que parece evidente como es acabar con la prostitución, con la esclavitud del siglo XXI», en alusión a la enmienda presentada por el PSOE a la Ley de Garantías de la Libertad Sexual que tuvo que ser finalmente retirada.

«Creo que en este país, que es de referencia en términos de derechos humanos, la mayoría de la población está de acuerdo con acabar con esta forma de esclavitud», ha explicado Calviño, quien ha garantizado que «se seguirá luchando en esta dirección». La vicepresidenta ha negado, asimismo, que los enfrentamiento en el Gobierno se deban a un interés por ver quién logra apuntarse los tantos. «Desde luego por mi parte no», ha respondido la ministra

Te puede interesar

Comentar ()