Economía | Empresas

Telefónica eleva su deuda tras 20 trimestres consecutivos rebajándola

El apetito inversor para hacer crecer en valor la compañía provoca el aumento de las obligaciones

Imagen de la sede de Telefónica en Madrid

Edificio de la sede de Telefónica. Europa Press

José María Álvarez-Pallete llegó a Telefónica con un objetivo prioritario. Eliminar gran parte de la deuda que tenía la compañía. Y, se podría decir, que el presidente de la operadora española ha conseguido la meta marcada.

En 2011, su pasivo llegó a superar los 56.000 millones de euros después de una época con César Alierta en la presidencia de fuerte ritmo inversor. El actual dirigente ha conseguido reducirla en más de la mitad y, tras presentar resultados semestrales, la operadora tiene un total de 28.817 millones de euros. Es decir, más de la mitad.

No obstante, a finales de junio se produjo un hecho difícil de encontrar en la historia más reciente de Telefónica. La operadora ponía fin a 20 trimestres reduciéndola. En concreto, a finales de marzo la empresa descendió hasta los 27.453 millones de euros. Así, la teleco ha aumentado su deuda en unos 1.400 millones de euros «fundamentalmente por las adquisiciones anunciadas de los activos móviles de Oi y BE-terna», señala en el documento de presentación de sus cuentas.

La empresa de telecomunicaciones adquirió parte de la compañía móvil en brasil por un valor un valor aproximado de 5.373 millones de reales brasileños (aproximadamente 1.063 millones de euros al tipo de cambio actual), habiendo realizado un pago de 4.885 millones de reales (unos 966 millones de euros).

En cuanto a BE-Terna, especializada en servicios en la nube bajo la tecnología de Micosoft, la operadora abonó 350 millones de euros para posicionarse dentro de este sector.

Fuentes de la compañía recalcan que estas operaciones se han ejecutado debido a la reducción de la deuda desde «52.000 millones de euros desde 2016». Además, remarcan que, a pesar de que la cifra de deuda ha crecido, «se ha incrementado de forma sustancial los fondos propios». En concreto, esta hucha ya roza los 25.000 millones de euros y se ha duplicado en los últimos años.

Por otra parte, Telefónica sigue generando caja para poder seguir acometiendo operaciones y tiene un total de 1.348 millones de euros, lo que supone doblar la cantidad en un semestre.

Deuda a tipo fijo

La inflación no es ajena a ninguna empresa y, mucho menos, a Telefónica que tradicionalmente ha estado muy penalizada por el alza de los tipos de interés. No obstante, la compañía ha ido maniobrando y renegociando su deuda en los últimos años y cerca del 80% de la deuda está a tipos fijos que «se han anclado además a unos tipos históricamente bajos».

«Hasta el 80% de nuestra base de ingresos cuenta con mecanismos tarifarios o de precios que nos protegen de la inflación, incluidas las tarifas vinculadas a la inflación en la mayoría de de nuestra exposición en América Latina», reconoció Ángel Vilá, consejero delegado de la compañía hace pocos meses.

Crecimiento

Como prueba del apetito inversor, la compañía anunció recientemente una de las grandes operaciones en el mercado británico.

Telefónica Infra, filial de Telefónica, se ha aliado al grupo estadounidense Liberty y a la firma de inversión en infraestructuras InfraVia para formar una sociedad conjunta que invierta en los nuevos despliegues de fibra óptica en Reino Unido. El objetivo es dedicar 4.500 millones de libras (5.360 millones de euros) al esfuerzo.

La nueva joint venture desplegará fibra hasta el hogar (FTTH) en edificios de todo el país. Entre 2022 y 2026 llevará la fibra a 5 millones de hogares a los que actualmente no llega la red de Virgin Media O2, con la posibilidad de ampliarla a otros 2 millones de hogares.

Te puede interesar

Comentar ()