Economía | Empresas

Ryanair prevé ganar viajeros gracias a la inflación y traerá más aviones a España

"Tengo confianza en España y quiero asignar todos los aviones que pueda en los próximos dos o tres años", dice el consejero delegado de la aerolínea, Eddie Wilson, que pide a Aena no subir las tasas

Imagen de un avión de Ryanair.

Imagen de un avión de Ryanair. EP

Ryanair no tiene miedo al efecto que la inflación, la subida del precio de la energía o el encarecimiento de las hipotecas pueda tener en el bolsillo de los consumidores. La aerolínea irlandesa de bajo coste cree que podrá crecer en viajeros durante 2023 y está decida a traer más aviones a España para reforzar su papel de dominio en los próximos años y crecer entre un 11% y un 12% en el presente ejercicio.

El consejero delegado de la compañía, Eddie Wilson, se mostró este lunes partidario de ampliar la presencia en un mercado donde ha recuperado el trono tras la pandemia frente a competidores como Vueling o Iberia. «Tengo confianza en España y quiero asignar todos los aviones que pueda en los próximos dos o tres años», ha aseverado Wilson en referencia al pedido de 130 aparatos que la compañía tiene previsto recibir en próximas fechas.

Además, la low-cost irlandesa ve como una oportunidad el actual contexto económico, marcado por la inflación. «La cuestión es dónde se va a gastar la gente el dinero. Hemos visto que lo que pasó en la crisis financiera con nuestro modelo de negocio es que la gente migró a las aerolíneas de bajo coste y no ha vuelto porque el precio era más bajo, los aviones llegaban a tiempo y, en muchos casos, había más frecuencias», argumentó durante su intervención en el foro Hotusa Explora que se celebra en Madrid como cita previa a la feria internacional del turismo, Fitur.

Los últimos datos del gestor aeroportuario Aena reflejan la posición de dominio de la compañía de bajo coste. En total, movió 45 millones de pasajeros en 2022, lo que es apenas un 3,9% menos que en 2019, el último ejercicio previo al estallido de la crisis sanitaria del Covid. Por cada avión adicional, calcula que es capaz de gestionar 250.000 viajeros más.

Wilson quiso destacar que ha habido incentivos y reducciones por parte del gestor aeroportuario. «Los incentivos funcionan. Las aerolíneas como la nuestra van a actuar de manera racional y van a asignar esa capacidad», subrayó. Pero al mismo tiempo reclamó «estabilidad en los precios» al propio presidente de Aena, Maurici Lucena, presente en la mesa de debate.

En este sentido, se comprometió a seguir creciendo como mínimo hasta 2026, cuando termina la vigencia de la normativa de 2014 que obliga a la congelación de las tasas aeroportuarias que tienen que abonar las aerolíneas por el uso de la infraestructura.

Precisamente, Lucena recordó que para 2027 será necesario abordar el debate de las subidas y argumentó que las aerolíneas «son las primeras interesadas en que los aeropuertos tengan capacidad». En ese año entrará en vigor el siguiente Documento de Regulación Aeroportuaria (Dora III) y destacó que las tarifas en Madrid y Barcelona son «más del 50% inferiores, tanto en el corto, medio y largo radio» en comparación con sus homólogos europeos. Apostilló además que las aerolíneas subieron un 25% de media el precio de los billetes en verano.

Al margen de eso, Wilson elogió el comportamiento tanto del Ejecutivo central como del gestor semipúblico para la recuperación tras lo peor de la pandemia. «El Gobierno, Aena, las aerolíneas y el sector del turismo han unido fuerzas. Eso diferencia a España de otros países europeos, donde ha sido más caótico«, expresó. En este sentido, puso en valor las ayudas por parte de la Administración y los diferentes ministerios, como apoyo al empleo como los ERTE, que han permitido mayor flexibilidad que en otros mercados del entorno europeo.

Iberia no ve deterioro de la demanda

«Por ahora, no estamos observando ningún deterioro en la demanda», apuntó el presidente y consejero delegado de Iberia, Javier Sánchez-Prieto. La compañía dice estar creciendo en mercados como Estados Unidos y estar viendo la recuperación del mercado de viajeros de negocios. También detalló ciertos cambios en la demanda tras la pandemia y destacó una fuerte recuperación de las cabinas premium frente a las de clase turista.

Al margen de eso, también se refirió al proceso de compra de Air Europa. «2023 tiene que ser el año en el que se convenza a las autoridades de Competencia de las bondades de la transacción», dijo el máximo ejecutivo de Iberia, que dejó la puerta abierta a abortar la adquisición si no se alcanza pronto un acuerdo.

Año de récord

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, anunció en la clausura del citado foro que 2023 será un año de récord de visitantes. Antes de conocer los datos de diciembre del Instituto Nacional de Estadística (INE), la titular del ramo avanzó que España cerrará el año con 70,5 millones de viajeros extranjeros y un gasto que alcanzará los 87.100 millones. Dichas cifras suponen recuperar el 95% de los viajeros de 2019.

En este sentido, dijo que para el presente ejercicio se calcula que España estará por encima de los 83,7 millones de viajeros foráneos, que se dejarán 92.278 millones de gasto turístico. La ministra se congratuló de haber conseguido el objetivo de recuperar 9 de cada 10 viajeros prepandemia y detalló que está creciendo su estancia media y su gasto en nuestro país. «Eso supone una mejora de la calidad y la rentabilidad del sector», remató.

Te puede interesar

Comentar ()