Economía | Empresas

División en el Ibex por los motivos de la marcha de Ferrovial

A la seguridad jurídica de los Países Bajos que esgrimió como razón de su marcha añade que la "solidez financiera y estabilidad" del país dota de menor volatilidad a sus costes de financiación debido a una prima de riesgo "más estable"

Puente de Valdebebas construido por Ferrovial.

Puente de Valdebebas construido por Ferrovial. EP

"Los Países Bajos han sido el destino escogido por muchas empresas comparables a Ferrovial, activas a nivel mundial y con fuerte presencia en Europa y en Norteamérica. Se trata de una jurisdicción con calificación crediticia AAA, un entorno favorable para negocios e inversores, un ordenamiento jurídico confiable y un sólido marco de gobierno corporativo".

Es uno de los principales argumentos que expone la constructora que preside Rafael del Pino al mercado para respaldar el traslado de su sede social desde España a ese país, y que ha causado un gran enfado en el Gobierno. Este último ha llegado a tachar de "excusas ridículas" los razonamientos esgrimidos por la compañía para llevar su sede fuera del país. El propio presidente Pedro Sánchez señaló este jueves directamente al primer ejecutivo de la firma. "En España hay grandes empresarios comprometidos con su país. Desde luego, creo que no es el caso del señor Del Pino", sostuvo.

Buena parte de las empresas del Ibex han dejado claro tras el movimiento de Ferrovial que no está en sus planes mover su sede social fuera de España. Eso sí, algunos de los principales despachos del país han recibido el encargo de grandes compañías para tener trazados planes estratégicos de traslado de su domicilio social a otros mercados. Se trata de estar preparados con planes de contingencia ante eventuales cambios regulatorios o de otra índole, que obliguen a mover la sede para proteger el negocio.

Al mismo tiempo, avisan de que el argumento esgrimido por Ferrovial acerca de la estabilidad del ordenamiento jurídico español puede jugar en su contra de cara a los inversiones internacionales. En Ferrovial, "más del noventa por ciento de los accionistas institucionales son inversores internacionales", explica la empresa en un comunicado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), con el que ha profundizado su explicación sobre los motivos de operación.

Pero mientras unas empresas mueven hilos para poder prepararse para una hipotética salida de España para ganar en repercusión inversora y garantizar un marco jurídico mejor, otras grandes compañías recelan del discurso de Ferrovial, que por otro lado, La lanza un mensaje de tranquilidad a sus trabajadores y asegura que "no se contempla la adopción de medidas laborales" como consecuencia del movimiento, aunque sí deja abierto que "determinados empleados de Ferrovial se trasladen voluntariamente a Países Bajos" o que algunos "sean recolocados y pasen a ser empleados de otras filiales" del grupo en España.

Fuentes empresariales señalan a este periódico que "el argumentario puede ser equívoco" y que puede dañar a la atracción de capital extranjero a muchas de las empresas que habitan en el Ibex 35. "Muchas empresas tenemos entre nuestros accionistas de referencia a fondos de inversión o empresarios de fuera y están encantados con tener presencia en España. Si una sociedad como Ferrovial dice que se va fuera de España buscando mejores oportunidades inversoras y mejor regulación, entorpece las cosas", rematan.

En el Ibex 35 el capital extranjero es mucho. Según el Banco de España, más del 50% de los títulos en las diferentes empresas que habitan en él pertenecen a fondos o magnates de fuera de nuestro país. Es el caso de Enel, Capital Group, CVC, quien tiene una fuerte representación en Naturgy o Norges Bank.

Joseph Oughourlian, dueño del fondo Amber Capital, tiene representación en empresas tan importantes y estratégicas como Indra, en la que afloró recientemente, o en Prisa, en el que controla la sociedad al ser el principal accionista.

Por otro lado, otras fuentes consultadas por este periódico, indican que "es complicado" que empresas que "tienen mucha infraestructura invertida en nuestro país" como es el caso de operadoras de telecomunicaciones y empresas energéticas abandonen. "No está en los planes porque habría que vender los activos y pocos inversores pueden asumir esos costes", sentencian.

Mejores condiciones de financiación

En el documento antes citado y remitido este jueves al mercado, la compañía abunda en que entre los motivos de su marcha estaría la búsqueda de mejores condiciones de financiación. "Al reubicar su sociedad matriz en los Países Bajos, el Grupo Ferrovial busca mejorar sus condiciones de financiación, particularmente en un momento en el que se están contrayendo los balances de los bancos centrales", aduce la empresa.

Precisamente, la salida de Ferrovial ha dado pie a la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, a defender la importancia de "luchar por una unión del mercado de capital".

Según dice literalmente, "Ferrovial considera que las compañías con sede en los Países Bajos se han beneficiado de una menor volatilidad en sus costes de financiación gracias a una prima de riesgo del país más estable en comparación con otros países europeos". Precisamente, la empresa dice que "esa menor volatilidad debería traducirse en que, en el futuro, se reduzcan los costes de financiación en las emisiones de deuda de la compañía y, a la larga, también en mejoras en el coste total de capital".

Desde algunos sectores empresariales consultados, consideran que nada se le puede reprochar a Ferrovial, que precisamente se debe a sus inversores por encima de todo, entre los que figuran grandes fondos. "No se les puede echar nada en cara porque no tienen incentivos para quedarse", aseguran fuentes del sector de la construcción, muy críticas con la acción del Gobierno en lo que concierne a la política fiscal, regulatoria y al "discurso contra la figura del empresario".

Cotizar en Estados Unidos

La compañía espera que la fusión permita al grupo "reforzar aún más su perfil internacional" y "acceder a una base de inversores más amplia". El 82% de su ingresos vinieron de fuera de nuestras fronteras en 2022. "Ferrovial tiene la convicción de que la relocalización en los Países Bajos traerá consigo una oportunidad para incrementar la notoriedad de su marca tanto en Europa como en el resto del mundo", explica la empresa.

Por otro lado, la firma subraya que la intención de su marcha también es cotizar en Estados Unidos, donde tiene una parte considerable de su negocio y donde tiene previsiones de seguir creciendo. " El noventa y dos por ciento de las inversiones comprometidas para el período 2023-2027 están asociadas a esta geografía, con proyectos clave de crecimiento como la nueva Terminal Uno del aeropuerto JFK de Nueva York, la autopista I-66 en Virginia y la autopista North Tarrant Express 35W 3C en Texas", subraya la constructora.

Según la información facilitada al mercado, su presencia en una bolsa de valores estadounidense le permitirá "aprovechar su sólida posición y su cartera futura de proyectos para satisfacer la demanda local de inversión en infraestructuras de transporte". Asimismo, cree que "estar presente en los mercados de capitales estadounidenses dotará a Ferrovial de flexibilidad estratégica en el largo plazo para, en su caso, implementar operaciones corporativas en esa región".

Según ha expresado Moncloa durante el viaje del jefe del Ejecutivo a Irlanda, detrás de la decisión del traslado de Ferrovial solo está la búsqueda de la familia Del Pino -la tercera mayor fortuna España (3.800 millones)- de pagar menos impuestos tanto a nivel empresarial como personal. En este sentido, apuntan que la menor presión fiscal es lo único en lo que Países Bajos se sitúa por delante de nuestro país.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar