Economía | Empresas

Las empresas turísticas rebosan optimismo ante la fortaleza de los viajeros extranjeros

El primer trimestre de 2023 fue año de récord absoluto para el gestor aeroportuario Aena

Aviones de Iberia esperan en pista en la Terminal 4 del Aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez

Aviones de Iberia esperan en pista en la Terminal 4 del Aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez EP

Las empresas turísticas españolas se preparan ya para hacer frente a un verano de fuerte demanda tras una Semana Santa "excelente". Tanto las empresas turísticas como el propio gestor aeroportuario Aena están revisando sus previsiones de cara a los próximos meses. El presidente de esta última habló durante la junta de accionistas de la compañía celebrada este jueves de un verano "de récord" y destacó "una actividad vibrante" en los últimos meses, hasta el punto de superar en un 1,6% el año récord de 2019.

"La vertiginosa recuperación del tráfico ha desbordado las expectativas y nos ha conducido a revisarlas al alza", señaló ante los accionistas. La semipública ha modificado al alza sus cálculos del tráfico aéreo en España para el presente año desde un intervalo de entre el 87% y el 97% de recuperación frente a 2019 a una horquilla de entre el 94% y el 104%, tras registrar el mejor primer trimestre de su historia.

Por su parte, desde la patronal Exceltur también han optado por revisar al alza sus previsiones para el presente ejercicio. Según señaló este jueves su vicepresidente ejecutivo, José Luis Zoreda, el turismo aportará este año al PIB español 172.200 millones de euros, lo que supone un 9,4% más que en 2019, el último año previo a la pandemia. En enero creían que sería un 7,1% superior. Eso sí, avisan de que en términos reales (sin efecto de la inflación) se quedará un 1,9% por debajo de aquel nivel.

Para la organización que agrupa a grandes firmas como Meliá, NH, Riu, Palladium, Iberostar, Iberia la reciente Semana Santa ha reflejado la fortaleza de las ganas de viajar y su creciente prioridad en los hábitos de vida y de consumo de la población de nuestros mercados turísticos: el interno y los externos.

Los empresarios turísticos españoles están convencidos de que el dinamismo del primer trimestre se extenderá al segundo, para el que esperan un aumento de sus ventas del 7,9% de media entre abril y junio frente al mismo período de 2019. Se ven impulsados por la prevalencia del consumo en viajes y ocio en las decisiones de gasto, el tirón de actividad del segmento MICE y el retorno de viajes de negocio, con un mayor protagonismo de la demanda internacional.

Según la Alianza, la demanda extranjera registró el pasado trimestre un crecimiento del 9,5% con respecto al mismo periodo de 2019 y el fuerte aumento de su gasto diario en destino se debe a unos mayores precios por producto y al citado reposicionamiento hacia perfiles de más gasto, liderados por turistas de centro Europa, México y norteamericanos. Asimismo, dicen estar registrando una estabilización de la demanda española, con un crecimiento de las ventas de un 4,95 con respecto a 2019, a la vez que se da una "polarización de su consumo".

Según expone Exceltur, el optimismo respecto al desempeño turístico esperado para el segundo trimestre es compartido por todos los subsectores de la cadena de valor; hoteles de costa (+8,7% en el tercer trimestre de 2023 frente al mismo período de 2019), campos de golf y principales parques temáticos (+6,3%), hoteles urbanos (+8,9%), grandes museos y monumentos (+8,6%), las compañías de transporte de pasajeros (+13,5%), el alquiler de coches (+7,6%) e incluso las agencias de viajes. casi recuperan los niveles de 2019 (-0,2%).

Los productos y servicios de mayor categoría aumentan, según su análisis, un 4,1% mientras que se ha multiplicado la demanda de los productos de menor precio (pernoctaciones en apartamentos +42,6%, campings +33,2% y turismo rural 22,3%), dejando al margen los productos intermedios. El optimismo que muestran las compañías se basa en que el turismo se encuentra en el "pelotón de preferencias de consumo", pues los turistas "no renuncian a viajar" pese al contexto económico que está marcado por la subida de precios.

Subidas de precios

Según Exceltur, con esa subida de precios, las compañías responden al fuerte incremento de los costes de la energía (+17,4%), suministros (14,3%), los financieros (12,9%) y salariales (+7,8%). Además, dicen tener que recuperar márgenes y resultados para hacer frente al alto nivel de endeudamiento del sector provocado por la pandemia.

Esta mejora de ingresos permitió a las empresas turísticas, no solo acelerar la creación de empleo (en marzo se sitúan un +5,7% por encima de marzo de 2019, con 108 mil empleados más), sino también, dotarle de mayor estabilidad (el 91% de los afiliados turísticos tienen hoy un contrato indefinido). Este aumento de la estabilidad no solo es por el mayor número de fijos discontinuos (118 mil más que en marzo de 2022), sino por la incorporación de personal con otras fórmulas de contratación indefinida (305 mil más en este 2023 vs marzo de 2022), descendiendo los afiliados con contrato temporal en 293 mil.

Previsiones excepcionales para verano

Lucena recordó que el presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto, compartió hace unos días la sensación de que "las cosas siguen yendo muy bien no solo en la programación, sino en la traducción efectiva de la programación a vuelos que reservan los pasajeros".

Las previsiones de Aena para la temporada de verano -que arranca en marzo-son "excepcionales", con 221,8 millones de asientos programados. Esto significa un 4,4 % más que los operados en 2019. "Seguro que habrá alguna pequeña corrección a la baja, pero, si no hay sorpresa, significará que podremos estar perfectamente por encima del año récord 2019 en la temporada de verano de 2023", concluyó Lucena. Eso sí, pidió no lanzar las campanas al vuelo ante las incertidumbres que siguen existiendo en el contexto geopolítico y económico mundial.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar