Economía | Empresas

Zegona compra Vodafone España por 5.000 millones y sopesa un ajuste de plantilla y venta de activos

La operadora ha realizado varios ERE en los últimos años

Sede de Vodafone en Madrid (España)

Sede de Vodafone en Madrid (España) EP

Zegona cierra su entrada en Vodafone España. La compañía ha confirmado este martes que ha llegado a un acuerdo con el grupo británico para hacerse con el 100% del mercado nacional por una cantidad que ronda los 5.000 millones.

"Estamos muy ilusionados con la oportunidad de volver al mercado español de las telecomunicaciones. Esta atractiva adquisición supone nuestra tercera operación en España, tras el éxito de Telecable y Euskaltel. Con nuestra estrategia claramente definida y nuestra probada trayectoria, confiamos en crear un valor significativo para los accionistas", ha sostenido el fondo de inversión.

José Miguel García, ex CEO de Jazztel y Euskaltel, será el consejero delegado de la compañía. Zegona ha destacado que busca transformar el negocio con un excepcional servicio al cliente y unos atractivos retornos a los inversores.

Tal y como avanzaba Expansión este mismo lunes, Zegona ha contactado con Deutsche Bank, ING y UniCredit para financiar la operación. Fuentes consultadas por este periódico explican que la operación se ha demorado precisamente por la falta de liquidez del fondo de inversión y de las garantías que exige tanto Vodafone como la banca acreedora para acometer el acuerdo.

De hecho, desde el sector de las telecomunicaciones se era muy escéptico sobre la posible compra debido a la estructura de la propia Zegona. La sociedad apenas tiene activos en su haber y tan solo cuenta con una caja de 5.900 millones de euros. Es decir, que la compra de Vodafone España supondría liquidar casi todo su patrimonio. De ahí que el fondo haya mantenido intensas reuniones con la banca para ganar de nuevo terreno en las telecos en España.

Ya en 2015, Zegona irrumpió en el negocio con una operación similar cuando abonó 650 millones de euros por Telecable con la ayuda de Liberbank y Carlyle y una ampliación de capital de por medio. Dos años después, Euskaltel compró Telecable y Zegona recibió hasta un 21% hasta venderla definitivamente.

El pasado 22 de septiembre la gestora de inversión Zegona confirmó que estaba en conversaciones con Vodafone para la “potencial adquisición” de su negocio en España. Cabe recordar que la matriz de la operadora ya puso en revisión la posición de su filial en España. "Seremos una organización más ágil y sencilla, para aumentar nuestra agilidad comercial y liberar recursos", explicó la compañía durante la presentación de resultados.

Con todo preparado para que el fondo de inversión se aposente en el accionariado de Vodafone España, Zegona tiene un plan marcado y definido para los próximos trimestres. La filial en nuestro país facturó 3.907 millones de euros en su último año fiscal, que terminó el pasado 31 de marzo, un 6,5% menos que los 4.180 millones de euros que ingresó en el mismo período del año anterior. Lo cierto es que las cifras van mejorando progresivamente y las pérdidas van reduciéndose, así como lo hace la facturación.

La dirección ha depositado grandes esperanzas en su departamento comercial que, según explican fuentes de la operadora, se ha dotado con mayores recursos para seguir creciendo en este área. Cabe destacar, por ejemplo, el refuerzo en el negocio de empresas, donde Vodafone ofrece mejores cifras que el resto de la competencia. No obstante, las cuentas llevan sin cuadrar desde hace mucho tiempo para la multinacional británica y la entrada de Zegona en el accionariado será el detonante para acometer un nuevo ajuste en la plantilla en la filial española, según relatan fuentes conocedoras a este periódico.

Tal y como explican dichos informantes, Zegona pondrá sobre la mesa a la dirección de la compañía la reducción de la plantilla. En la actualidad, la plantilla de Vodafone sobrepasa los 4.000 efectivos. Cabe recordar que la empresa ha aplicado varios expedientes de regulación en los últimos años, que han supuesto la pérdida de hasta 3.500 trabajadores. Estos despidos, por tanto, será una bala para los sindicatos que han sido muy duros por la política de la dirección de la teleco británica. Conviene mencionar a su vez que Grupo Vodafone anunció una reestructuración de 11.000 personas en todos los países en los que tiene negocio. No obstante, la posibilidad de que haya un nuevo ERE en España no estará ligado con éstos, ya que las bajas serán de los empleados que tengan relación con la matriz.

Venta de activos

No son las únicas opciones que están abiertas, tal y como explican las fuentes consultadas. La venta parcial o total de activos es otra de las posibilidades. Vodafone lleva tiempo intentando colocar a un socio parte de su red fija. Fuentes del sector de las telecomunicaciones remarcan, no obstante, que dicha venta es complicada puesto que “gran parte de la red fija (en torno a dos tercios) es de cable, algo con poco valor para los inversores”, zanjan. Desde hace meses, Telefónica y la teleco británica mantienen contactos para que traspase sus clientes de banda ancha fija a la red de la empresa dirigida por Álvarez-Pallete.

Hace meses, la operadora decidió reubicarse en solo de sus edificios de la sede para ahorrar costes. Así, todos los empleados de la filial de la operadora británica se agrupan en dos de los cinco edificios que dispone su emplazamiento en las afueras de Madrid. Vodafone inició hace meses un acuerdo con el dueño de la sede principal para poder realquilar los espacios que se han quedado vacíos una vez consumado el traslado de los trabajadores a los dos edificios anteriormente citados.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar