Economía

La negativa de la banca a remunerar el ahorro hace que los españoles marquen récord de inversión en letras

Los hogares se han convertido en el principal tenedor de la deuda a corto plazo del Estado con 24.428 millones de euros

Decenas de personas hacen cola para contratar Letras del Tesoro, en el Banco de España, a 3 de febrero de 2023. Firma: Carlos Luján / Europa Press

La subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) volvió a arrojar luz a los ahorradores conservadores. Sin embargo, la elevada liquidez de los bancos y la falta de competencia ha hecho que esas grandes remuneraciones esperadas no lleguen y sean bancos a cuentagotas quienes los ofrezcan y en el caso de la gran banca a clientes específicos. Ante esta negativa, los españoles han buscado otras alternativas y la han encontrado en las letras del Tesoro. 

Los elevados intereses que ha ofrecido la deuda a corto plazo ha hecho que los españoles marquen récord de inversión en este producto. Concretamente los hogares se han convertido en el principal tener de las letras del Tesoro con 24.428 millones de euros al terminar 2023. Esto supone que en un solo año, los españoles han aumentado en 22.600 millones de euros su inversión en letras del Tesoro.

La principal razón es que, por ejemplo, las letras a 12 meses han remunerado a los ahorradores con un 3%, de media, llegando a alcanzar en alguna subasta el 3,8%. Mientras que la rentabilidad media de los depósitos a plazo a 1 año no superó el 2,6% en ningún mes de 2023. La última subasta de letras a 12 meses se celebró el pasado 6 de febrero y registró un tipo de interés medio de 3,34%. Estos niveles suponen porcentajes récord desde 2012.

Esta situación hizo que el Banco de España pusiera en marcha un servicio de cita previa, para así evitar las largas filas a las puertas del organismo. Los españoles pueden contratar este producto de varias formas. Una de ellas es yendo al Banco de España, pero también lo pueden hacer a través de la web del Tesoro o en su entidad financiera.

Por otro lado, el máximo histórico del interés medio de los depósitos a plazo a un año se registró en octubre de 2008. En ese momento, los bancos ofrecían un pago medio algo superior al 5%.En ese momento, el tipo de interés de facilidad de depósito se situó en el 4,25%, 25 puntos básicos por encima del actual (4%).

Los ahorradores conservadores esperaban que los depósitos a plazo rozasen ese 5%. Sin embargo, se ha quedado muy por debajo. Y es que en esta ocasión con la política monetaria más restrictiva, la gran banca no ha remunerado estos productos porque no necesitan liquidez y porque atraen a los clientes a través de otras ofertas en cuentas nómina o cuentas de ahorro. De hecho, muchos directivos de las principales entidades aseguran que los depósitos a plazo no son el mejor producto para sacar rentabilidad a los ahorros. 

Los presidentes de los cinco bancos más importantes de España han rechazado lanzar estos productos de manera generalizada. Es más, algunos tienen un depósito a plazo pero de manera personalizada, que suelen ser para clientes vinculados. Ana Botín, presidenta de Banco Santander, rechazó ofertar depósitos a plazo bajo la marca de Santander, pero sí que señaló que quien quiera un producto de estas características remunerado puede hacerlo en Openbank, aunque se sorprendió que solo pagase el 3,08%. 

La otra razón que esgrimen radica en el hecho de que el precio de las hipotecas en España es inferior al de otras regiones en la que los tipos oscilan por encima del 4,5% estipulado en la eurozona. Por su parte, BBVA tampoco tiene un depósito a plazo remunerado. La entidad presidida por Carlos Torres lanzó un producto que remuneraba un 2,75%, pero era para clientes específicos y no de manera generalizada. Durante la rueda de prensa de los resultados de BBVA volvió a insistir en que no necesitan esa liquidez. 

Sin embargo, ambas entidades ofrecen depósitos a plazo con alta remuneración en otros países en los que están presentes. Concretamente, BBVA tiene este producto en Italia con una rentabilidad del 5%. Los bancos españoles que operan en otros países europeos ofrecen allí depósitos que se sitúan de media entre el 3% y el 5%.

A pesar de ello, el giro que se espera en la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) parece que está poniendo fin a esos depósitos que llegan al 5%. Según los datos de HelpMyCash, si en septiembre de 2023 había al menos 10 bancos que pagaban un 4%, o más, por sus plazos fijos, ahora sólo quedan tres y son a seis meses, lo que arroja una rentabilidad total inferior. “El mercado está anticipando que en junio o julio el BCE comience a bajar los tipos de interés”, señala Olivia Feldman, economista y cofundadora del comparador HelpMyCash, aunque el ritmo de caídas será menor que el que llevó el organismo durante las subidas de los tipos. “Desafortunadamente, para los que buscan rentabilidad, este cambio ya se está repercutiendo en los productos que pueden contratar ahora debido a que los bancos están anticipándose a esta posible bajada”.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar