Economía | Empresas

El Gobierno favorecerá la entrada de agentes del CNI a empresas del Ibex 35

El Centro Nacional de Inteligencia lleva varios años colocando a hombres importantes de su cuerpo en departamentos de seguridad en las empresas más importantes

Félix Sanz Roldán, ex director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Félix Sanz Roldán, ex director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). EUROPA PRESS

El Gobierno de Pedro Sánchez volverá a favorecer la entrada de agentes o ex agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) a empresas del Ibex 35. Según confirman fuentes de seguridad nacional, tanto el Ejecutivo como el organismo ya preparan un nuevo desembarco en una o varias compañías claves. 

Las mismas fuentes explican que el CNI está trabajando para que la siguiente empresa en la que haya algún integrante de Inteligencia en el departamento de seguridad sea BBVA. No obstante, fuentes de la compañía explican que, por el momento, no existe tal posibilidad. 

Voces cercanas al cuerpo policial recalcan que ya se han mantenido conversaciones para que se integre a un alto mando en activo o a un ex agente que haya “brillado” durante su carrera.

De momento, según detallan las fuentes consultadas, no hay nombres encima de la mesa, pero el “perfil será muy parecido a los que existen en otras compañías del Ibex 35”. Si se concreta la llegada de otro mando del CNI, BBVA se convertirá en el segundo banco español en el que en su departamento de seguridad se encuentre un integrante de este cuerpo. 

En el año 2018, Banco Santander fichó a Elena Sánchez Blanco, exsecretaria general del Centro Nacional de Inteligencia y antigua jefa de la delegación del espionaje español en Washington. En sus más de 30 años en el CNI, su cargo más importante se desarrolló durante los años de 2008 y 2012. En esa época fue la número dos del organismo. Durante su estancia en Estados Unidos, mantuvo una estrecha relación con los servicios de inteligencia norteamericanos.

En la actualidad, el cargo de jefe de seguridad de BBVA lo ocupa José Manuel Cantero, después de que Julio Corrochano, comisario que fichó en 2002 por la entidad bancaria procedente de la Comisaría General de Policía Judicial y que tuvo alguna relación con el comisario Villarejo acabara su etapa en la entidad.

BBVA y el caso Villarejo

La figura de responsable de seguridad en la entidad bancaria es de tremenda importancia, dadas las circunstancias que rodean a la compañía por el Caso Villarejo, que en la actualidad se encuentra hospitalizado “por mareos”, según confirmaban las autoridades sanitarias este mismo lunes. De acuerdo al sumario del propio caso, hay varios directivos y trabajadores imputados por presuntos delitos de cohecho, descubrimiento y revelación de secretos, como el expresidente de la entidad Francisco González, Ángel Cano, Eduardo Arbizu o el propio Corrochano, que presuntamente trató directamente con Villarejo para realizar distintos encargos del banco.

La trama en el Caso Villarejo, precisamente, es una de las razones por las que, fuentes cercanas a Inteligencia, el CNI quiera poner a uno de sus hombres de confianza en el Banco liderado por Carlos Torres Vila.

El Gobierno de Mariano Rajoy veía positivamente la incursión del CNI en las empresas del Ibex 35

Pero, según narran las mismas voces, existen otras importantes cuestiones por las que el Gobierno y el CNI destinan a agentes a la seguridad de las compañías más importantes del Ibex 35. “Las empresas poseen áreas de negocios en casi todo el mundo y Sudamérica es una fuente de información primordial para saber qué ocurre en el extranjero. De ahí el interés de los diferentes Ejecutivos y de Inteligencia”, narran en conversación con El Independiente

Como se citaba anteriormente, que un miembro del CNI entre en una empresa del Ibex 35, no es ninguna novedad. De hecho, según indican las mismas fuentes, se viene produciendo desde hace “más de una década”. No obstante, fue el Gobierno de Mariano Rajoy, con Soraya Saénz de Santamaría con plenos poderes en Inteligencia, el que dio un gran empujón a esta práctica.

Al citado caso de Banco Santander, hay que sumar el de Telefónica. El coronel Miguel Ángel Sánchez San Venancio, histórico del CNI, llegó a la compañía de telecomunicaciones en junio de 2016 en sustitución de Florencio San Agapito, hombre de confianza de César Alierta. Entre sus cargos destacan la dirección técnica de Inteligencia o ser el encargado de seguridad en las embajadas de París y Londres. 

Roldán, el hombre fuerte de Rajoy

Estas contrataciones se produjeron mientras dirigía el Centro Nacional de Inteligencia Félix Sánchez Roldán, quien también dio el paso a la empresa privada el pasado mes de junio. Iberdrola confirmó el año pasado que el ex CNI, que fue cesado con la llegada de Pedro Sánchez, formaba parte del ‘International Advisory Pannel’, que es uno de los órganos asesores de la compañía. 

Cabe recordar que la incorporación de Sanz Roldán a la compañía eléctrica llegó también en plena instrucción del caso Villarejo, con Iberdrola en una situación parecida a la de BBVA por supuestos trabajos de espionaje que el comisario realizó presuntamente por encargo de Iberdrola. Meses antes, el presidente de la energética, Ignacio Sánchez Galán, decidió despedir al que era jefe de seguridad, Antonio Asenjo, tras 18 años en la empresa. 

Pero no solo el CNI ha ocupado sillones dentro de las grandes corporaciones españolas. Otras empresas como Repsol, Bankia o Renfe también han tenido entre sus despachos a ex policías o ex generales del Ejército. 

Comentar ()