Un ataque informático DDos bloquea desde el viernes las webs de varios medios independientes españoles como El Salto o La Marea, que han denunciado una agresión que impide el acceso a sus contenidos y que sus periodistas trabajen con normalidad.

Según relata El Salto, el ciberataque empezó a las 15.00 horas del pasado viernes y desde entonces su web ha vuelto a caerse en varias ocasiones, al igual que ha ocurrido con La Marea, donde su directora, Magda Bandera, ha denunciado la imposibilidad de colgar nuevos contenidos.

Ambos medios están alojados en el proveedor de servicios Nodo50, que hospeda otras webs como Arainfo o Kaos en la Red, que también han sufrido caídas intermitentes.

El Salto, un medio que nació en 2016 y cuenta con 8.000 socios, valora ahora tomar acciones judiciales ante el ataque a su libertad de expresión e indica que no tolerarán «ningún tipo de coacción a la información independiente» ni a su medio.

Los ataques DDos, ataques de denegación de servicio, como los que han sufrido ambos medios, pretenden saturar equipos de red y sitios web con grandes cantidades de ancho de banda e infiltrarse mediante la inundación de los equipos con solicitudes falsas.

La Plataforma de Medios Independientes ha pedido en un comunicado que se investiguen estos ataques, que han impedido a las plantillas trabajar y al público la posibilidad de acceder a las web durante la mayor parte del día, con el consiguiente perjuicio a la libertad de expresión: «En el pasado, era habitual que grupos de provocadores irrumpieran en las imprentas donde se publicaban periódicos incómodos y atacaran los medios de producción. Hoy su equivalente es un ataque DDoS», denuncia este plataforma acerca de ataques que ahora son «a distancia» y anónimos pero que trastornan de igual manera la liberta de prensa.

El Salto y La Marea, de línea editorial progresista, han recibido el apoyo de dirigentes de izquierdas como el líder de Más País, Íñigo Errejón, que considera que estos medios están sufriendo un «ciberataque reaccionario».

Podemos ha denunciado por su parte los ataques que sufre La Última Hora, una web que dirige su exasesora Dina Bousselham, y ha sostenido en Twitter que se demuestra «lo incómodos que siguen siendo los medios alternativos para ciertos sectores».