El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha asegurado hoy que reclamarán al presidente Pedro Sánchez “oír menos no es no y más sí es sí”. Ha señalado que uno de los ámbitos en los que le exigirán un “sí es sí” será a abordar “la refundación del Estado español” para alumbrar un nuevo modelo territorial que sustituya al actual “en crisis”. El dirigente nacionalista, que ha realizado estas manifestaciones durante la firma de colaboración europea suscrito entre el PNV y el PDeCat, ha advertido a Sánchez que el PNV será “mucho más exigente” esta próxima legislatura para ceder posibles apoyos.

Ortuzar ha añadido que esta vez no será “tan fácil liquidar su relación con el PNV” ya que le reclamarán un mayor respaldo a algunas de las cuestiones clave que el PNV pondrá sobre la mesa tras el 28-A. El presidente del EBB ha apuntado que su partido “quiere oír sí es sí al cierre del Estatuto de Gernika” pero también un “sí es sí” a abrir un proceso de diálogo con las instituciones vascas en caso de que puedan aprobar el nuevo estatus vasco ahora en marcha y que planteará un nuevo “marco de autogobierno”. Es en este punto donde Ortuzar ha apelado a la urgencia de abordar ya una “refundación del Estado” para facilitar un nuevo encaje a las “naciones” del Estado.

La negativa manifestada recientemente por Sánchez, recuperando su coletilla “no es no”, a abordar un proceso de referéndum o de debate del derecho a decidir no será sin em bargo un obstáculo insalvable para el PNV ante un hipotético apoyo ala investidura del candidato del PSOE. “¿Si será un obstáculo? Por una vez voy a darle la razón a Arnaldo Otegi, que dijo que para ellos no lo iba a ser, si no lo es para Otegi tampoco para nosotros”.

Necesitamos oír menos ‘no es no’ y más ‘sí es sí’ y a partir de cuantos síes consigamos tomaremos una decisión u otra”

Ha recordado sin embargo que la historia del PSOE tiene episodios en los que algunos de sus dirigentes más emblemáticos, como Ramón Rubial o Txiki Benegas portaron pancartas defendiendo el derechos de autodeterminación”. “Pero el PSOE se ha movido un poco desde el 78 hasta hoy”. Ortuzar se ha mostrado comprensivo con la posición de Sánchez de desmarcarse de un apoyo a esta cuestión, “es como el chiste del cura y el pecado, nunca apoyaría el pecado, es normal que un presidente del Gobierno no sea partidario de la autodeterminación de las naciones que cobija el Estado español”.

Acuerdo con el PDeCat

Esta mañana el presidente del PNV y el del PDeCat, David Bonvehí, han firmado en la sede de la formación vasca el acuerdo de colaboración que sustituye al fracasado intento de ambas formaciones por reeditar la coalición a las elecciones europeas. La posición de Carles Puigdemont y el cariz eminentemente catalanista que el PDeCat ha querido imprimir a su plancha europea impidió que el PNV validará de nuevo la coalición y pusiera fin así a quince años de coaliciones europeas. Ambas formaciones no han descartado extender el compromiso de colaboración tanto al Congreso y el Senado, si bien por el momento no se ha formalizado compromiso alguno.

El acuerdo de colaboración entre PNV y PDeCat rubricado hoy sitúa con ejes de trabajo el avance en el reconocimiento de las naciones vascas y catalana y en el derecho inherente de autodeterminación de las mismas”. Además se comprometen a impulsar en el seno de la Unión Europea un encaje de las “naciones sin estado que coexistimos en su seno”.

En el documento de colaboración institucional firmado hoy ambos partidos declaran que Cataluña y Euskadi son “dos naciones” con un mismo anhelo, su libertad. “Una libertad que dote a sus pueblos de los mismos derechos individuales y colectivos que corresponden a cualquier otra nación del mundo”.  Llaman a dotarles de “instrumentos necesarios para poder garantizar el desarrollo político, social y cultural de dos realidades que son parte inherente de la Unión Europea”. Denuncian lo que definen como “un déficit democrático del Estado español” el que opte por la “imposición de un marco jurídico en el que miles de ciudadanos no se sienten representados”: “En pleno siglo XXI la solución a los problemas de identidades nacionales diferentes no puede ser la intransigencia política ni la interpretación restrictiva del marco legal actual”.