El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha asegurado este sábado que «ahora mismo hay más movilidad en la capital que ayer» debido a la aplicación de las medidas de restricción del Gobierno central que afectan a municipios madrileños con alta incidencia de coronavirus, y que ha tildado de «ocurrencia».

Del mismo modo, se ha preguntado «por qué se produce esta intervención si los números (de contagios) estaban bajando» con las medidas del Gobierno regional. «Hay que reflexionar sobre por qué se produce ahora esta intervención», ha reiterado en una entrevista en la Cadena Cope recogida por Europa Press.

El regidor ha señalado que «el ordeno y mando no consiste solo en publicar en el BOE, sino en dar un plazo perentorio de 48 horas», por lo que ve «lógico» que se hubiera dado algo más de tiempo para aplicar las medidas, ya que este viernes se produjo «un gran perjuicio» en hostelería con la anulación de reservas.

Del mismo modo ha criticado que el Gobierno central no establezca mayores controles en el aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez. «No solo Barajas, Madrid es el principal nudo de transportes, y en Atocha el Gobierno tampoco ha adoptado ninguna precaución», ha apuntado a renglón seguido.

Y es que, Martínez-Almeida ha asegurado que «Madrid no expande el virus», sino que la capital «es el principal nudo de comunicaciones», y ve «asombroso que no se hagan test serológicos aleatorios a los turistas que lleguen a Madrid».

«Producciones Redondo»

Aemás, Martínez-Almeida ha asegurado este sábado que el director del gabinete del presidente del Gobierno, Iván Redondo, se dedica en Moncloa a «sacar cortinas de humo» para «debilitar a la sociedad frente a la política» mediante lo que ha denominado «Producciones Redondo».

Ha apuntado que el Gobierno central «está acostumbrado a tapar un fuego con otro, a que su política sea la de las cortinas de humo, ahí tenemos el Ingreso Mínimo Vital».

«Producciones Redondo tiene que sacar una nueva cortina de humo, en esa clave tenemos que entender lo que está haciendo el Gobierno con estos debates, debilitar a la sociedad frente a la política», ha lanzado.

Así, lo ha ejemplificado con la renovación del Consejo General del Poder Judicial, y entiende que el Ejecutivo de Pedro Sánchez busca cambiar la ley para hacer «lo que le dé la gana» para la renovación del órgano, ya que «no se le da la razón», lo que pone de manifiesto «la vocación de Sánchez por controlar al precio que sea».