La empresaria germano-danesa y examante de Juan Carlos I, Corinna Larsen, ha apuntado al jefe del Estado español como beneficiario «durante toda su vida» de la fortuna y movimientos económicos de su padre, Juan Carlos I, ahora bajo el foco de la Fiscalía del Tribunal Supremo.

«¿Depende de él alejarse de ello habiéndose beneficiado toda su vida del dinero de su padre? Eso es difícil, porque Felipe no puede decir que no tiene nada que ver con ello si te has beneficiado de ello toda tu vida. Así que pienso que ahí reside el problema», afirma Larsen durante una entrevista concedida a Okdiario.

Larsen rechaza decir nada sobre si el Rey tiene, igual que su padre, cuentas offshore en Suiza, así como valora que haya hecho un esfuerzo por dar mayor transparencia a la Casa Real, pero recuerda que es muy difícil que pueda desvincularse del dinero de su padre del que él mismo ha disfrutado: «No puedo decir nada sobre si tiene cuentas offshore. Pienso que el Rey Felipe efectuó un cambio bastante sustancial cuando subió al poder en 2014 [Corinna dice por error 2015], en el sentido de que suscribió a la Familia Real y a la Casa Real a la Ley de Transparencia, y creo que ese es un gran paso porque fue la primera vez que el Rey ha estado dispuesto a someter a la familia al mismo escrutinio a la hora de recibir regalos o beneficios materiales. Así que diría que sin duda está tratando de pasar a una era más transparente en cuanto a finanzas», afirma en la entrevista.

«Residuos franquistas»

En la misma, la examante de Juan Carlos I se declara admiradora de las Casas Reales del norte de Europa en las que afirma que debe fijarse la Monarquía española y afirma que la Constitución de 1978 contiene «residuos franquistas» que hay que limpiar.

Larsen considera también que el futuro de la Monarquía española dependerá de si «logra hacer los cambios necesarios para ganar el apoyo del pueblo español».

Defiende que los 65 millones de euros que le donó el rey emérito -operación por la que la Fiscalía Suiza investiga a Larsen por blanqueo agravado- no tienen nada que ver con los 100 millones que a su vez le regaló al monarca el rey saudí Abdul Aziz Al Saud, se investiga si tuvo algo que ver con la concesión del contrato de ampliación del AVE a La Meca a una unión de empresas españolas.

La empresaria defiende que la donación que Juan Carlos I le hizo no tiene nada que ver con dicha operación y que se la hizo en un «testamento meditado y ejecutado en vida que le llevó un año preparar». Según la examiga íntima del emérito, éste estaba preocupado porque «su familia no respetara sus deseos si lo dejaba en un testamento normal. Estaba convencido de que lo ignorarían y que ninguna de las cosas que quería transferir se transferirían». También afirma que Juan Carlos I en 2011, «cuando estuvo realmente enfermo» y le transmitió su «voluntad» quiso dejar varias cosas a su hijo Alexander: «Pero no eran sólo cosas monetarias; eran también cosas sentimentales para él, como su colección de armas», dice durante la entrevista.