Sánchez, Abascal, el Papa Francisco y el «Jesusito de mi vida»: la sesión matinal de la moción de censura en el Congreso ha tenido un apartado religioso entre el presidente del Gobierno y el candidato.

El presidente del Gobierno ha reprochado al líder de Vox, Santiago Abascal, que su partido «reivindica la Iglesia Católica» y al mismo tiempo «desprecia la figura del Papa Francisco».

«Ustedes reivindican la Iglesia Católica, eso les honra, la fe es imprescindible y vamos a proteger todas las religiones, pero desprecian la figura y el mandato de su máximo representante, el Papa Francisco, ¿se ha dado cuenta usted de eso?», ha preguntado Sánchez en su réplica a Abascal.

Por su parte, Abascal ha criticado que Sánchez cite al Papa Francisco desde la tribuna mientras, por otra parte, defiende el aborto o la eutanasia, y lo ha achacado a su «preparación» de cara a la visita que realizará el sábado al Vaticano.

Preparando la visita al Vaticano

«Veo que está usted preparando su visita para ver al Papa, solo nos faltaba que el campeón del aborto, de la eutanasia y el narcosocialismo se nos vistiera de monaguillo y se pusiera a leer encíclicas en esta tribuna y lo hemos visto, le veo en la contrarréplica rezándonos aquí el Jesusito de mi vida«, ha comentado Abascal.

El presidente del Gobierno visitará el Vaticano el próximo sábado para encontrarse con el Papa Francisco, una reunión en la que tienen varios temas sobre la mesa y en la que Sánchez realizará una invitación al Pontífice para que visite España «cuando buenamente sea posible», tal y como adelantó este martes en rueda de prensa en Roma.

Sánchez ha citado en más de una ocasión durante su réplica la última encíclica del Papa Francisco Fratelli Tutti (Hermanos Todos); por ejemplo, la parte en la que el Pontífice se refiere a la migración: «Nuestros esfuerzos ante las personas migrantes que llegan pueden resumirse en cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar», informa Europa Press.

«Son verbos completamente distintos a los que usted ha hecho referencia cuando ha hablado de la migración», ha indicado el presidente del Gobierno dirigiéndose al líder de Vox.

La libertad religiosa también ha estado presente en el debate ya que Pedro Sánchez ha denunciado que Abascal acuse al Gobierno de atacar este derecho durante el Estado de Alarma. «Nunca hubo nada parecido, el cierre de lugares de culto no impidió ningún momento la libertad religiosa, como tampoco el cierre de bibliotecas impide leer o el cierre de restaurantes impide comer», ha precisado Sánchez.

Por otro lado, Santiago Abascal ha acusado al Gobierno de «arremeter contra monumentos con furia iconoclasta», en concreto, contra «la Cruz del Valle de los Caídos», en referencia a la resignificación de este lugar anunciada por el Ejecutivo en el marco de la Ley de Memoria Democrática.

Furia iconoclasta

«Arremeten contra monumentos con furia iconoclasta, que en nuestro tiempo solo es comparable a la del ISIS y los talibanes, que probablemente serían los únicos aliados internacionales que les apoyarían en su deseo de derribar la cruz más alta del mundo como ellos derribaron los budas de Bamiyan», ha afirmado.

Para Abascal, se debe «respetar el descanso de los muertos y las sepulturas» porque, según ha dicho, «quienes no lo hacen se convierten en bárbaros y salvajes».