España

Abascal vincula el 'giro' del PP a sus casos de corrupción: "Casado está acogotado"

El líder de Vox considera que la ruptura de puentes que evidenció el líder de la oposición la pasada semana en el Congreso responde a una estrategia del PP para "repartirse los jueces con el PSOE" y "protegerse" en los tribunales

El líder de Vox, Santiago Abascal, en el Congreso. EFE

Los puentes que unían a PP y Vox saltaron la pasada semana por los aires, y no hay visos de una reparación temprana. Santiago Abascal ha seguido escenificando en las horas posteriores al debate de la moción de censura su «perplejidad» respecto a la «traición» de Pablo Casado, aunque ha decidido pasar ya del lamento al ataque frontal contra los populares.

En este sentido, el líder de Vox no ha dudado en vincular el ‘giro’ del dirigente del PP -con el golpe que dio encima de la mesa el pasado jueves y con la recuperación de la negociación con el PSOE para renovar el CGPJ– con la sombra de la corrupción que sigue asolando a las siglas populares por las investigaciones sobre el ‘caso Kitchen’. «Casado está acogotado por los casos de corrupción del PP», ha llegado a sostener Abascal en declaraciones al Programa de Ana Rosa en Telecinco, ante cuyas cámaras ha sostenido que el objetivo del jefe de la oposición es «repartirse los jueces con el PSOE para protegerse» en los tribunales.

Abascal ha lamentado la posición de Casado de «agredir con saña» al «único partido» con el que podía construir una «alternativa» al Gobierno de coalición y que, por contra, haya amanecido con los «aplausos de Lastra, Rufián y La Sexta», y ha apostillado que, a partir de ahora, «no le llamaré derechita cobarde, sólo le llamaré cobarde».

‘No’ de Vox al estado de alarma

Santiago Abascal ha aclarado este lunes que sus 52 diputados votarán ‘no’ a la prórroga del estado de alarma que ha planteado el Gobierno para los próximos seis meses. Llevará además Vox el asunto al Tribunal Constitucional al considerar que el «toque de queda» impuesto por el Ejecutivo es «ilegal».

La aprobación de la prolongación del estado de alarma hasta el próximo mes de mayo está en el aire. Por el momento, el PP guarda silencio sobre qué harán sus diputados, después de que Pedro Sánchez llamase a Pablo Casado nada más finalizar el Consejo de Ministros extraordinario del domingo para pedirle su apoyo. Se entiende el apoyo del líder de la oposición a la propuesta del Gobierno como la primera prueba de fuego del partido después de situarse definitivamente en el centro del tablero político y abrir un espacio de «colaboración» y «entendimiento» con el PSOE.

Comentar ()