Cataluña | España | Tribunales

La Guardia Civil retrata la red clientelar del independentismo tejida por Madí y Vendrell

El empresario David Madí escoltado por la Guardia Civil en la operación Volhov europapress

Desde Juan Rosell, ex presidente de la CEOE, a Ángel Simón, presidente de Aguas de Barcelona, pasando por Jaume Roures (Mediapro) aparecen en las conversaciones de David Madí y Xavier Vendrell según las escuchas realizadas por la Guardia Civil en la investigación sobre el desvío de subvenciones de la Diputación de Barcelona al proceso independentista. Unos pinchazos que han puesto al descubierto la red clientelar del independentismo con destacados responsables de la Generalitat y administraciones locales. ERC pierde la bandera del partido impoluto en materia de corrupción, pero los herederos de Convergencia siguen moviendo casi todos los hilos en Cataluña.

Los datos destapados por la investigación son especialmente significativos en el caso del ex dirigente de ERC Xavier Vendrell, al que la Guardia Civil atribuye diversas operaciones con visos de prevaricación y tráfico de influencias gracias a sus contactos políticos.

Se trata de la operación para recalificar 48.000 metros cuadrados en Cabrera de Mar (Barcelona) para duplicar el precio de la finca Villa Bugatti de 5 a 10 millones de euros. Las presiones en Educación para obtener un nuevo concierto para una nueva escuela de la Fundación El Brot. O la obtención de contratos públicos en sanidad, tanto en dirección de Evaluaciones Médicas como, más recientemente, contratos asociados a la gestión de la covid-19.

Permisos y adjudicaciones obtenidos, según las escuchas, gracias a sus contactos en las consejerías de Salud, Educación, Territorio o Interior de la Generalitat. En una de las conversaciones registradas, Vendrell se vanagloria ante su socio de que tendría «acceso al Ministerio» de Sanidad tras el nombramiento de Salvador Illa.

A Marta Rovira, número dos de ERC, le exige apoyo a sus negocios: «con todo lo que he hecho por este país sin pedir nada a cambio y me están tocando los cojones por todo el tema del concierto… Agilizar esto, llama a la consejera de Salud por el tema de los laboratorios, llama a Bargalló y llama a Chakir -El Homrani, consejero de Bienestar Social- por el tema de Villa Bugatti, que me desencallen las subvenciones de la escuela».

Pelotazo urbanístico

En el primer caso, el ex secretario de Organización de ERC aprovechó su privilegiada situación en el organigrama independentista para acceder directamente al alcalde de la localidad, Jordi Mir (JxCat), y el concejal de Urbanismo, Enric Mir, así como con altos cargos del Departamento de Territorio de la Generalitat para conseguir una modificación del Plan Urbanístico que le permitiera construir una escuela, centro comercial y viviendas. Una operación inmobiliaria en la que estaría involucrado, entre otros, Joan Rosell.

La escuela de educación especial proyectada en este espacio lleva a Vendrell a conectar con otro ex compañero de partido y de gobierno tripartito, el conseller de Educación Josep Bargalló. Contacta primero con el director general de Centros Públicos, Josep González Cambra -otro de los detenidos este miércoles- y, ante las reticencias de la directora general de Curriculum, intenta «puentearla» a través de la directora de gabinete de Bargalló y la directora de Centros Concertados, Pilar Contreras, que debía aprobar el concierto para esta nueva escuela y la ampliación de la que ya funciona, desde 1999, en Sant Joan Despí (Barcelona).

«Nada ni nadie parece poder interponerse en el camino de Vendrell salvo Maite Aymerich», concluye la Guardia Civil. «Ante estos impedimentos, Vendrell se reuniría con el conseller para que apretase a Aymerich», apostillan los investigadores policiales.

Connivencia de los Mossos

Villa Bugatti, originalmente una finca dedicada a la celebración de banquetes, se ha beneficiado también de los contactos políticos de Vendrell. Este verano, y pese a las restricciones derivadas de la pandemia, siguió celebrando sus conciertos con la garantía del entonces secretario general de Interior, Brauli Duart, de que los Mossos «no vendrán a pedir explicaciones».

Vendrell se fijó también en los contratos municipales de tratamiento de residuos, llegando a contactar con 700 municipios con participación de Esquerra en sus gobiernos. «Hasta el momento el más importante y donde parece que las negociaciones estarían más avanzadas es el de Sant Cugat del Vallés» que ERC arrebató a JxCat en las últimas elecciones gracias a un pacto con el PSC.

Con David Madí, con el que había coincidido en el ‘estado mayor’ del procés durante los meses previos al referéndum del 1-O, se asocia para vehicular la compra de test rápidos para el diagnóstico de la covid-19 de la Generalitat, un proyecto que la Guardia Civil no puede determinar si ha fructificado.

Rentabilizar la crisis del Covid

No es el único intento de amortizar la crisis del coronavirus. El que fuera mano derecha de Artur Mas sondea también al director de la Agencia Catalana del Agua, Lluís Ridao, para que «realice un concurso sobre la detección del Covid en el agua». Un proyecto que pretendía proponer al ministro de Sanidad «accediendo a él a través de José Luis Ábalos». Estos negocios, añade el informe, «pasaron por activar una vez más sus contactos políticos, como Víctor Cullell, secretario del Govern, o Brauli Duart«, ambos históricos militantes de CDC.

Al margen de esta operación, Madí aprovecha además su línea directa con los consejeros de JxCat para entrar en el mercado de las VTC. Hace un año, Madí se reunía en el Departamento de Territori con el representante de Uber, Juan Gallardo, y los altos cargos Isidre Gavin y Pere Padrosa con motivo de un proyecto que no fructificó.

Más peso tiene aún el proyecto de comprar Agbar, propiedad de la francesa Suez, desde la empresa que preside en la actualidad, Aguas de Cataluña. «En esta operación se corrobora la capacidad de influencia y el acceso a una información del mercado del agua al alcance de pocos», señala la Guardia Civil. Una información que provendría de Isidre Fainé, que estaría informado de la operación que pasaba por negociar la compra con Ángel Simón.

«Este tráfico de influencias es lo que ha motivado que Madí haya contratado a Joan Puigcercós -ex secretario general de ERC- y Cinta Pascual pues es consciente de que le abrirán los consistorios gobernados por ERC y las residencias», añade el informe policial. La red de Madí se extiende a contratos con prisiones, dependientes de la Consejería de Justicia, en manos de ERC.

9 millones para la Plataforma Pro Selecciones

Madí y Vendrell aparecen así, según los informes de la Guardia Civil, como la cúpula de un entramado en el que también participan activamente otros investigados como Oriol Soler, director de campañas de ERC y JxSi y responsable de la empresa de comunicación Cultura 03, tradicional beneficiaria las subvenciones de la Generalitat.

O Xavier Vinyals, presidente de la Plataforma Pro Selecciones, entidad que ha recibido desde 2005 un total de 8.921.907 euros, de los que 1,1 millones corresponden a 2017. Esta entidad es una de las principales investigadas por el desvío de fondos al procés en la causa que dirige el titular del Juzgado de Instrucción 1 de Barcelona.

Un dinero que habría servido, en parte, para sufragar el retorno de Vendrell a España con el objetivo de ponerse al frente del operativo del referéndum del 1-O. Así se desprende de las escuchas a Víctor Terradellas, al que Vinyals le dice: «Conmigo también trabaja Vendrell, ahora lo dejará todo, ya lo tiene todo en marcha pero él se aparta un poco para venir aquí y trabajar nada más para el referéndum». La Guardia Civil confirma la existencia de facturas de la Plataforma Pro Selecciones a la sociedad Forum 1406 SL de Xavier Vendrell, que han servido para justificar las subvenciones.

Comentar ()