España | País Vasco

Montero se enreda con Bildu al recordar pactos con el PNV en el TAV y Lemóniz: "Así no nos seduce"

El portavoz de EH Bildu, Oskar Matute, le recuerda que existen "dos agendas vascas", la del PNV y la de ellos y le reitera que siguen en contra del tren de alta velocidad.

La portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, y el diputado Oscar Matute. EFE

Tras el revuelo generado por el anuncio de EH Bildu de estar dispuesto a apoyar los presupuestos generales del Estado, la expectación estaba hoy en la segunda sesión del debate de enmiendas parciales. Hoy era el turno de la izquierda abertzale para defender desde la tribuna su rechazo a las enmiendas parciales y escenificar su respaldo a su tramitación y su más que probable apoyo «salvo que las cosas se tuerzan», según aclaró ayer el líder de EH Bildu, Arnaldo Otegi. Por ahora no lo han hecho pero sí se han topado con el primer resbalón del Ejecutivo.

Lo ha cometido la ministra de Hacienda, María Jesus Montero, al recordar al portavoz parlamentario Oskar Matute las importantes inversiones que incluyen las cuentas en proyectos como el Tren de Alta Velocidad (TAV) y la recuperación de los terrenos de la central de Lémoniz. Ha subrayado incluso que se responde así a acuerdos alcanzados previamente con el PNV. Tanto el TAV como Lémoniz son dos de los proyectos que han marcado de modo dramático la historia reciente del País Vasco y el papel jugado en ella por la izquierda abertzale. El rechazo que durante décadas ha defendido y la amenaza y acciones terroristas contra sus instalaciones llevadas a cabo por ETA han marcado el devenir tanto de la fallida central nuclear como la de los trabajos de la llamda ‘Y’ vasca, aún en construcción.

Montero ha recordado a Matute que los presupuestos que a partir de ahora iniciarán su tramitación -al no prosperar las enmiendas a la totalidad- incluyen inversiones en Euskadi por un importe de 764,6 millones de euros y que algunas de las partidas más elevadas las concentran el TAV y el proyecto de recuperación de Lemóniz, donde el Gobierno vasco ha proyectado la creación de una planta pscícola.

Dos ‘agendas vascas’

«No es un buen ejemplo para seducirnos», ha replicado Matute molesto con que Montero recuerde a Bildu algunos de sus acuerdos estrella con el PNV y en materias que han marcado de modo relevante la vinculación de la izquierda abertzale con el entorno de ETA. El portavoz de EH Bildu le ha recordado a la ministra que «no hay sólo una agenda vasca», en referencia a los acuerdos anteriores con el PNV en los que se engloban las partidas del TAV y Lemóniz. Le ha subrayado que poder apoyar los presupuestos no cambiará su crítica a las inversiones en el tren de alta velocidad, «preferimos las cercanías».

Montero ha agradecido a EH Bildu que permita la tramitación de los presupuestos pero ha evitado ir mucho más allá en un posible acercamiento o escenificación del entendimiento que ayer no ocultó el vicepresidente, Pablo Iglesias. Sí se ha comprometido a trabajar con la coalición abertzale en el proceso de enmiendas para «encontrar puntos de encuentro», en particular en la agenda social «que sé que para ustedes es prioritaria». Ha señalado que en los presupuestos presentados por el Gobierno «hay espacio para que todos podamos sentirnos identificados, también ustedes que son independentistas y de izquierdas».

El representante de EH Bildu ha vuelto a reclamar al Gobierno que debe derogar la reforma laboral aprobada por el PP, un compromiso que la izquierda abertzale suscribió en mayo pasado -a cambio de su apoyo a la prórroga del Estado de Alarma- pero que sigue sin cumplirse. Matute ha defendido que el acercamiento que se pueda producir ahora con los presupuestos no será un paso más sino «el inicio de todo» para avanzar en un cambio de rumbo: «Esta es la primera prueba de fuego del cambio de rumbo ante la deriva liberal, autoritaria y recentralizadora de la que venimos con el PP».

Poco antes había sido el PNV quien defendía no apoyar las enmiendas a la totalidad que podrían impedir la tramitación de las cuentas. La ministra se ha dirigido a la formación nacionalista de un modo mucho más cercano y subrayando un mayor grado de entendimiento que con EH Bildu, «ustedes no son un socio más, son un socio prioritario».

«Acto de fe presupuestaria»

Por su parte el PNV ha defendido la importancia de que se pueda contar con unos presupuestos que doten de estabilidad al Gobierno en un momento como el actual, «las cuentas de 2018 no da más de si», ha asegurado la portavoz jeltzale, Idoia Sagastizabal.

En su intervención ha mostrado dudas sobre algunas cuestiones de los presupuestos. Sagastizabal ha señalado que aún continúan sin conocerse «los criterios» con los que el Gobierno aplicará los fondos europeos, «una partida importante de los presupuestos»: «Nos piden un acto de fe presupuestaria», ha señalado.

El PNV también ha planteado dudas sobre los incrementos impositivos que plantea el Ejecutivo, como el relativo al diesel o las bebidas azucaradas: «Es importante la estabilidad, pero aún nos queda un buen trecho hasta llegar al acuerdo», ha afirmado la diputada del PNV.

Comentar ()