Cataluña | España

ERC abandona la reunión de medidas del Covid ante el despropósito del baile de medidas filtradas

Pere Aragonés responde a la oposición en el Parlament Parlament

Pere Aragonés y Meritxell Budó, presidente en funciones y portavoz del gobierno catalán respectivamente, se han reunido este miércoles a mediodía para sellar el enésimo acuerdo de no agresión entre los dos partidos que comparten el Govern, JxCat y ERC. El encuentro ha servido para pactar una nueva reunión del Comité de Crisis de la Covid, que los republicanos han abandonado a primera hora de la mañana para denunciar las filtraciones sobre el plan de desescalada en Cataluña, de las que acusan a Junts.

En este contexto, se aplaza hasta mañana jueves la reunión del Procicat que debe aprobar el plan definitivo de relajación de restricciones que entrará en vigor el próximo lunes 23 de noviembre. Se reabrirá entonces la restauración, la cultura y las entidades deportivas, todos ellos con limitaciones, que se mantienen también en el comercio.

Plantón de ERC

El plantón de Esquerra es el último capítulo del despropósito en el que se ha convertido el plan de desescalada catalán, con filtraciones y anuncios que hacen presumir una Navidad con toque de queda e imposibilidad de salir de Cataluña.

El ejecutivo catalán debía cerrar este miércoles el plan de desescalada en un encuentro de los consejeros de Salud, Interior, Educación, Empresa y Trabajo, además de Presidencia y Vicepresidencia, pero ERC ha abandonado el encuentro mientras el presidente en funciones, Pere Aragonés, exigía ante el Pleno del Parlament poner fin a las filtraciones.

«Las decisiones se anunciarán cuando estén acordadas, no hagan caso de las filtraciones» ha advertido Aragonés, «y si los medios las critican que no las publiquen». El presidente en funciones ha hecho suya además la queja del director de Emergencias de la Generalitat, Sergio Delgado, que lamentaba la «falta de respeto total» que suponen esas filtraciones tanto para los técnicos de la Generalitat como para los ciudadanos y los sectores económicos afectados.

Desde ERC señalan a los consejeros de Junts, y más concretamente al conseller Tremosa, de las filtraciones sobre el plan de desescalada. Y acusan a sus socios de gobierno de buscar con estas filtraciones el «desgaste» del vicepresidente y candidato republicano a las elecciones, Pere Aragonés.

«Es un escándalo, los de ERC en el Govern han dicho basta» apuntan estas fuentes, que ven en las filtraciones una maniobra para «poner en contra» de Esquerra a los sectores afectados y «generar sensación de caos y desgastar». Pero «no se vale todo» concluyen los republicanos, que señalan especialmente a Ramon Tremosa, consejero de Empresa. Tremosa ya plantó la semana pasada un encuentro con el sector de la restauración y la consejera de Salud, Alba Vergés, en protesta por la negativa del Departamento de Salud de abrir ya este sector.

Junts niega las acusaciones

Desde el Departamento de Empresa, sin embargo, niegan las filtraciones y acusan a los republicanos de haber provocado la crisis. En Junts acusan a Esquerra de haber intentado «tapar» así las críticas contra el conseller de Trabajo, Chakir el Homrani, por el fiasco de las ayudas a autónomos. Y apuntan que Aragonés ha sido el único que ha abandonado el Comité de Crisis esta mañana.

Paralelamente, las patronales Foment y Pimec ha reclaman al Govern que «tenga en cuenta a los sectores más afectados por los cierres a la hora de consensuar» el plan de reapertura. Y recuerda que el Departamento de Empresa «sí que ha tenido diversos encuentros con los sectores afectados para consensuar medidas, mientras Salut ha preferido anunciar su propio plan de reapertura sin hablarlo con el tejido económico.

El plan filtrado

La crisis se abrió este martes cuando el plan de desescalada se filtró a los medios de comunicación mientras Salud y Empresa seguían batallando por los términos de la reapertura de la restauración y la portavoz del Govern, Meritxell Budó, aseguraba en la comparecencia posterior a la reunión del Ejecutivo que no había ningún acuerdo cerado. Anoche, los republicanos abandonaron un primer encuentro de coordinación que este miércoles ha vuelto a fracasar.

Mientras, el plan propuesto por la Consejeria de Salud circulaba por los grupos de wasap de periodistas, profesionales y hasta de padres en Cataluña, mientras desde el Govern se filtraban nuevos detalles nunca confirmados oficialmente. Así, se especula con una apertura de la restauración hasta las 17.00 o las 21.00 horas en función de los medios.

La limitación de reuniones pasa de 6 a 10 personas, sin que se hayan aclarado los motivos técnicos, que en el caso de seis personas se ajustaban al promedio de grupos familiares convivivientes.

El sector cultural reclama más flexibilización y pasar del 30 al 50% del aforo de sus espacios. Tampoco está claro en qué términos se reanudará la práctica deportiva, mientras las federaciones reúnen hoy a los clubes para planificar las competiciones de base.

Comentar ()