España

Podemos mantiene la guerra por los desahucios y lleva el pulso hasta el pleno

Echenique afirma que "esto no va de técnica legislativa, no va de quién firma o deja de firmar una enmienda, de qué partido político gana o pierde"

Oskar Matute (Bildu) y Pablo Echenique (Unidas Podemos) este martes en la comisión de Presupuestos del Congreso Europa Press

Lejos de retirar la enmienda de la discordia sobre la prohibición de los desahucios y el corte de suministros básicos, el portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, la defendió este martes en la comisión de Presupuestos del Congreso. Y así la mantendrá hasta su debate en pleno si antes el ministerio de José Luis Ábalos no ofrece una fórmula satisfactoria independientemente de cual sea la técnica legislativa más adecuada, esto es, un decreto-ley, una ampliación del actual decreto o un pacto parlamentario.

Unidas Podemos, ERC y Bildu no van retirar la enmienda como gesto de buena voluntad a pesar de ser objeto del enésimo encontronazo en la coalición gubernamental. Planteada como un pulso después de estar luchando por ella, -según afirman en el sector morado del Ejecutivo-, desde el mes de septiembre y tras hacer el socio oídos sordos, Echenique ha denunciado «que es del todo inaceptable la enorme injusticia que supone echar a la gente de sus casas o cortarle el suministro cuando no pueden pagar por estar en una situación de pobreza».

«Y esta injusticia -ha agregado- es doblemente lacerante cuando existe una situación epidémica como la de estos momentos. Estamos pidiendo a la gente que se refugie y proteja en sus casas casas y se lave las manos y a la vez se les corta el agua o se les echa a la calle».

Admite Echenique la existencia de un debate respecto a «qué técnica legislativa es la mejor para paralizar los desahucios. Pero esto no va de técnica legislativa, no va de quién firma o deja de firmar una enmienda, de quién gana o quién pierde, qué partido político gana o pierde. A un señor que vive en un coche o a una señora de 82 años que la echan de su casa, les dan bastante igual».

Además, al tratarse de una enmienda conjunta con otros dos Grupos Parlamentarios, Unidas Podemos no la podría retirar de forma unilateral, sino que tiene que acordarlo con ERC y Bildu, grupos con los que ya han hablado de los distintos escenarios abiertos.

Y, de momento, tampoco parecen dispuestos a ceder hasta que no vean un compromiso por escrito del Ministerio de Agenda Urbana. Así, una vez superado el trámite de la comisión de Presupuestos, que esta semana debate las cerca de 3.800 enmiendas presentadas, la propuesta llega viva a su debate ante el Pleno, aunque queda tiempo bien para transaccionarla, si el Grupo Socialista acepta negociarla, o retirarla en caso de de decayera porque fue innecesaria.

Montero enfría las prisas

Es más probable la segunda opción sobre todo porque los servicios jurídicos de la cámara han dicho que la enmienda anti-desahucios tiene un difícil encaje en el texto presupuestario. Ábalos anunció este lunes su voluntad de llegar a un acuerdo con Unidas Podemos «en el seno del Gobierno» para arrancar la negociación esta misma semana. Sin embargo, la ministra portavoz y titular de Hacienda, María Jesús Montero, ha recordado la vigencia de un decreto que prohíbe desahucios hasta el 31 de diciembre de este año.

Significa que «hay casi dos meses por delante para poder llegar a acuerdos», por lo que cualquier decisión al respecto «la tomará el Consejo de Ministros cuando esté próximo el fin del periodo de vigencia», no antes. Levanta así el pie del acelerador, lo que lleva al límite el desafío de los morados con los que llevan semana y media de encontronazos de todo tipo.

En el entorno de Ábalos dicen no entender la actitud de Unidas Podemos salvo por afán de protagonismo. «Ya hemos prorrogado tres veces la medida anti-desahucios. No entendemos porqué piensan que ahora no lo íbamos a hacer». Además, en todos los casos «lo abordamos poco antes del fin del periodo de vigencia». La primera vez fue en el Real decreto-ley del 31 de marzo, sobre medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19.

Nueva prórroga hasta el 9 de mayo

Lo más probable es que los socialistas acepten un nueva prórroga hasta el 9 de mayo del año que viene, cuando finaliza el actual estado de alarma, pero están dispuestos a contemplar otras casuísticas más allá de esas fechas.

«Si conseguimos esto habremos ganado todos, como país y la gente más vulnerable. El Gobierno se ha mostrado abierto a tener este debate y poder legislar. Si al final lo conseguimos, lo de menos será qué técnica legislativa hemos utilizado o quién lo ha conseguido», concluía Echenique en su intervención ante la comisión de Presupuestos.

Comentar ()