España

El Gobierno oculta si Sánchez alojó a amigos en Doñana: "Forma parte de la esfera de su vida privada"

El PP había preguntado en el Senado “cuántas personas” se alojaron en el Palacio de las Marismillas durante la estancia de Pedro Sánchez el pasado mes de agosto y a cuánto ascendieron las compras de alimentos y bebidas durante esos días

Pedro Sánchez, en una reunión telemática con Illa y Simón durante sus vacaciones de verano. EFE

El Gobierno considera que la oposición no tiene derecho a conocer las visitas privadas recibidas por Pedro Sánchez el pasado verano durante su estancia en Las Marismillas -un palacete propiedad del Estado situado en una finca pública que está ubicada dentro de los límites del parque nacional de Doñana- al formar parte estos encuentros «de la esfera de la vida privada y familiar» del presidente.

Así lo justifica el Ejecutivo en la respuesta a la pregunta escrita que el grupo del PP en el Senado registró el pasado 12 de noviembre para tratar de conocer «cuántas personas» se alojaron en dicha residencia oficial al margen de Sánchez, su esposa y sus dos hijas; «cuántos días» y «en qué fechas» estuvieron hospedados dichos invitados; «qué medio de transporte» se empleó para los traslados; a cuánto ascendieron las compras de alimentos, bebidas y productos de limpieza y de higiene aquellas fechas, y «cuántas horas extraordinarias» se tuvieron que abonar al personal que trabaja en el Parque Nacional de Doñana y en el Palacio de las Marismillas para atender dichas visitas.

La petición del Partido Popular se producía después de que Abc publicara que el jefe del Ejecutivo había vuelto a recibir a amigos en Las Marismillas durante sus últimas vacaciones estivales, como ya había hecho en 2019. La Moncloa ha eludido ofrecer detalles a dicho diario a través del Portal de la Transparencia, a pesar de que las solicitudes de acceso a la información del medio han contado con el amparo del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG) y esta institución le ha instado a facilitarla al no concurrir límite alguno.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

En la respuesta parlamentaria, a la que ha tenido acceso este diario, el Ejecutivo recuerda que los presidentes se hospedan «desde hace tiempo» en la residencia de Doñana durante las vacaciones de verano «por motivos de seguridad y logísticos» y que dicho inmueble se convierte «en su domicilio» durante dichas estancias.

«Hay que hacer constar que las visitas privadas al domicilio donde se alojan el Presidente del Gobierno y su familia forman parte de la esfera de su vida privada y familiar. Por tanto, la información solicitada incide en su derecho fundamental a la intimidad personal y familia (artículo 18 de la Constitución Española)», razona la contestación.

El PP quería conocer cuántas personas se alojaron en Las Marismillas durante la estancia de Sánchez y cuánto costó la compra de alimentos y bebidas

La Secretaría General de la Presidencia del Gobierno tampoco responde al resto de cuestiones que se planteaban en la pregunta, por el que el PP ha anunciado ya que presentará su disconformidad con la contestación. Así, asegura que «no existe un registro» de los desplazamientos terrestres que realiza el presidente del Gobierno, limitándose a recordar que éstos se realizan siempre en «un vehículo oficial blindado».

En paralelo, asegura que carece de información sobre los medios de transporte privados que se hubieran podido utilizar en las visitas privadas -«si las hubiese», precisa- ni si ha sido necesario abonar horas extraordinarias al personal de Parques Nacionales, como también exigían conocer los senadores Teresa Ruiz-Sillero, Juan María Vázquez y Rubén Fausto Moreno en su labor de fiscalización al Ejecutivo.

El Gobierno alega que tampoco dispone de una «contabilidad de costes que permita individualizar los gastos de suministros objeto de la pregunta», en la que se requería también el detalle del importe que se abonó por los encargos de productos alimenticios y bebidas a un conocido restaurante ubicado en la zona de Bajo de Guía de Sanlúcar de Barrameda coincidiendo con la estancia del presidente en Las Marismillas.

El PP ha intentado también sin éxito hasta el momento que el Gobierno le facilite una copia de «todas las facturas de suministros de alimentos, de bebidas y de productos de limpieza y de higiene comprados con cargo al presupuesto público para destinarlos al Palacio de las Marismillas» entre julio y septiembre de 2020. El plazo de 30 días hábiles expiró el pasado 12 de diciembre sin que haya sido atendida la petición.

Estancia en La Mareta

La respuesta del Gobierno es la misma que ha ofrecido a los tres citados senadores cuando éstos han requerido detalles sobre la estancia de «amigos personales» de Pedro Sánchez en la residencia oficial de La Mareta (Lanzarote), donde el jefe del Ejecutivo pasó unos días el pasado mes de agosto antes de desplazarse a Doñana. Entre otras cuestiones, el PP ha intentado sin éxito conocer cuántas veces se había hecho uso del helipuerto existente en dicha finca durante el mes de agosto, a fin de conocer si se habían empleado medios de transporte públicos para el traslado de dichos invitados.

Desde que llegó a La Moncloa en junio de 2018 tras prosperar la moción de censura, Pedro Sánchez está demostrando un extraordinario celo para no revelar detalles acerca del uso que está haciendo de medios del Estado en sus vacaciones y desplazamientos privados, lo que ha sido reprochado tanto por el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno al estimar reclamaciones formuladas por ciudadanos que se habían interesado por dichas cuestiones como por los propios tribunales de Justicia.

Como adelantó El Independiente, el Juzgado Central Contencioso-Administrativo 2 tumbó el pasado 18 de noviembre el recurso que la Administración General del Estado había interpuesto contra la resolución por la que el CTBG había estimado la reclamación presentada por una ciudadana que había intentado conocer los medios de transporte oficiales utilizados por Pedro Sánchez entre el 1 de enero y el 20 de mayo de 2019 en sus viajes privados por España.

Revés judicial

La Secretaría General de la Presidencia del Gobierno alegaba que desconocía qué órgano tendría los datos solicitados al no disponerse de un archivo o base de datos, que facilitar los datos requeridos supondría una labor previa de reelaboración y que su divulgación comprometería la seguridad del presidente, por cuanto daría pistas de «rutinas o rutas habituales».

Lejos de compartir las alegaciones presentadas por los servicios jurídicos del Estado, el magistrado Luis Manuel Ugarte Oterino cuestionó que la Administración no disponga de información sobre los desplazamientos privados de Pedro Sánchez en aviones de la Fuerza Aérea y que «desconozca» cuál es exactamente el departamento ministerial que cuente con ella y niega que facilitar los datos solicitados requiera un trabajo de reelaboración. Tampoco ve que se comprometa la seguridad del presidente, por cuanto se trata de viajes «ya acaecidos» y «de conocimiento público» en muchos casos. 

Comentar ()