El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero ha defendido este jueves el papel del actual líder de EH Bildu, Arnaldo Otegi, en el cese definitivo de la actividad terrorista por parte de la banda ETA al tiempo que ha criticado la «demonización» del gobierno de Nicolás Maduro y el «experimento» que supuso el reconocimiento de Juan Guaidó.

En una entrevista en Antena 3, recogida por Europa Press, Zapatero ha elogiado la actitud de Otegi en 2011, cuando «apostó por el fin de la violencia». «Yo no juzgo al Otegi de antes. Esta es mi vivencia, y si dijera lo contrario no me lo perdonaría por mentir. Es bueno que la gente conozca las cosas como son», ha sostenido.

En esta línea, el que fuera jefe del Ejecutivo ha lamentado que haya gente que critique sin tener un conocimiento exacto de como fue el final de ETA. «Lo digo con voz baja y modestia: quien puede saber más de como fue el final de ETA fue el que estaba de presidente en ese momento, que era yo», ha asegurado.

«Lo digo con voz baja y modestia: quien puede saber más de como fue el final de ETA fue el que estaba de presidente en ese momento, que era yo», ha asegurado

Así, Zapatero ha dicho que por aquel entonces «se produjeron muchas cosas que no se conocen» y que, a su juicio, terminarán por conocerse en un futuro. «Siempre que la democracia es generosa, se engrandece y gana», ha insistido, para después señalar que «no es necesario compartir las ideas» de los abertzales, sino más bien «discrepar», pero siempre respetando las instituciones.

Por otro lado, el expresidente se ha referido a la situación en Venezuela después de las elecciones parlamentarias del pasado 6 de diciembre y a las críticas que llegaron después de su foto junto al presidente del país, Nicolás Maduro.

«Las cosas son a veces como son, con Venezuela interesa un determinado objetivo que sea demonizar a un gobierno y considerar que eso es una estrategia de este llamado castrochavismo, que es un diablo que va por el mundo», ha lamentado, reconociendo que, «en ciertos momentos» de su vida le «dan igual determinadas cosas».

En este contexto, Zapatero ha criticado la actitud por parte de «muchos actores de la comunidad occidental» que, a su juicio, «no está siendo la adecuada». A su juicio, «cuando se quiere ayudar a un país» que atraviesa un «conflicto hay que aproximarse promoviendo el diálogo».

Por ello, el expresidente confía en que el presidente electo de EEUU, Joe Biden, «reconsidere» la posición de Donald Trump y retire las sanciones unilaterales que «han provocado tanto dolor económico» a los venezolanos. «Ni en un conflicto bélico pueden tener a un país retenidos fondos por 30.000 millones de dólares», ha aseverado.

Además, Zapatero espera que haya una «reflexión muy seria» de lo que ha conllevado el «experimento de reconocimiento» a Juan Guaidó como presidente encargado por parte de la comunidad internacional, que hace que ahora haya «50 países que no reconocen a ninguna asamblea ni a ningún presidente».

«Todos hemos visto los resultados que ha dado. Espero que esto dé lugar a una reflexión, a una serena autocrítica y al inicio de un cambio de posición. Estoy convencido de que se va a producir», ha zanjado.