España

Ayuso dará la batalla por el control del PP de Madrid frente a los recelos internos

En el entorno de la líder madrileña creen que debe ser ella quien asuma las riendas del partido en Madrid como ocurre en el resto de autonomías del PP | El congreso autonómico no se prevé hasta finales de 2021 o principios de 2022

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. EFE

Génova ha dado ya comienzo a su proceso de renovación interna «de abajo a arriba» para contar con un esqueleto orgánico reforzado y unido con el que hacer frente a las futuras elecciones generales. Primero se ha dado paso a los congresos locales y, una vez finalizados, se continuará con los autonómicos, con el foco puesto en la esperada reestructuración del partido en Madrid, cuya dirección regional está bajo el mando de una gestora desde la salida de Cristina Cifuentes en 2018.

Hasta ahora, frente a los recelos que ha despertado en algunos sectores del partido la imparable trayectoria de la baronesa del PP y las voces que apuestan por «neutralizar» el empuje de la líder regional optando por un nombre diferente al de Isabel Díaz Ayuso para presidir el partido en Madrid, en el entorno de la presidenta se ha optado por hacer caso omiso de estas informaciones y trasladar que ella estaba «centrada» en la gestión de la pandemia y en su «compromiso» con los madrileños, por lo que «no ha dedicado ni un minuto a un asunto que se resolverá después del verano».

Pero Ayuso no renunciará a la presidencia del partido en Madrid, según trasladan en su entorno, en favor de otro candidato, ni aunque se llame José Luis Martínez-Almeida, con quien mantiene una buena relación, tanto en público como en privado. El alcalde de Madrid también ha evitado postularse como candidato -sería el tercer cargo que ostenta, además de regidor madrileño y de portavoz nacional-, pero tampoco ha pronunciado una defensa clara de la candidatura de su «amiga» de cara al congreso regional, con la que almorzó ayer para trasladar la «buena sintonía» que les une y acallar, de paso, los rumores sobre la pugna abierta entre ambos dirigentes por asumir las riendas de la dirección regional.

Fuentes próximas a la presidenta madrileña deslizan no entender el debate que se ha creado en torno a si Ayuso debe liderar o no el partido a nivel regional, primero por el tiempo que queda para que se celebre -el congreso está calendarizado para finales de 2021 e, incluso, principios de 2022- y segundo porque consideran que ese debe ser el papel natural de la líder regional, como ocurre «en el resto» de autonomías del PP, en que todos los barones ocupan también la presidencia del partido en sus respectivos territorios: Moreno Bonilla en Andalucía; Núñez Feijóo en Galicia; Fernández Mañueco en Castilla y León; o López Miras en Murcia. «Quedaría raro que la Comunidad de Madrid no se rigiera por la misma norma que el resto», defienden.

En el PP madrileño niegan discrepancias con la dirección nacional sobre este asunto, y sostienen que el apoyo de Casado a Ayuso permanece intacto, su interlocución es constante y su relación «excelente». Sin embargo, el número dos del partido, Teodoro García Egea, ya evitó apoyar públicamente a la presidenta de la Comunidad como próxima líder del partido en la región -como sí se hizo desde Génova con el resto de mandatarios autonómicos- y dejó la decisión en manos de los afiliados.

Tampoco el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha partido una lanza en favor de Ayuso para el congreso regional. Es más, ha avivado la tesis de impulsar una ‘tricefalia’ con un candidato de consenso de la órbita de Pablo Casado para asumir las riendas del partido en esta comunidad autónoma, que no sean ni él ni Díaz Ayuso. Ayer, en unas declaraciones para RNE, el también portavoz nacional confesó sentirse «cómodo» con la división existente en las filas populares madrileñas sin una acumulación de poder en torno a una misma figura, ya que hay «responsabilidades institucionales y orgánicas». En suma, recuperó el discurso de García Egea y se encomendó al fallo de la militancia como «la mejor decisión» para la Comunidad de Madrid.

La apodada como ‘tercera vía’ que no ven con malos ojos en el PP es la de aupar a la actual secretaria general de los populares de Madrid, Ana Camins. Por el momento, es la opción que tiene más papeletas como alternativa a Ayuso -se ha especulado también con nombres como el del vicesecretario de Política Territorial, Antonio González Terol; o el de Pío García Escudero, quien actualmente está al frente de la gestora del PP de Madrid- para unir al partido en torno a una candidata de consenso y evitar, así, la acumulación orgánica que temen algunos, más en una candidata que algunos ya ven como el nuevo ‘verso libre’ del PP tras la salida de Cayetana Álvarez de Toledo.

Sin ir más lejos, y según adelantó ABC, algunos alcaldes populares se han rebelado también contra la posibilidad de que Ayuso dirija también el partido a en la comunidad. Pero en el entorno de la baronesa creen que debe ser ella quien esté al frente de la organización territorial. Y así lo defenderá.

Comentar ()