Josep Sort, candidato de JxCat a las elecciones autonómicas del próximo 14F, ha abandonado las listas de Junts tras ser suspendido de militancia por el partido. El motivo, el último tuit del también profesor de la Universidad de Barcelona, en el que prometía «hacer limpieza de españoles».

Sort, número 65 de la lista, entró a formar parte de la candidatura como presidente de la formación de derecha independentista Reagrupament, de la que también formaba parte en su día Quim Torra. Miembro del Departamento de Ciencia Política de la Universidad de Barcelona, Sort enlaza su amenaza con la reciente victoria del candidato de la Asamblea Nacional Catalana, Joan Guardia, en las elecciones a rector de la UB.

Ataques a Colau, Iceta o Arrimadas

No ha sido el primer tuit polémico del ya ex candidato, que en ocasiones anteriores arremetió contra la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, o la periodista de TV3 Lídia Heredia. A la primera la tachó de «puta histérica», la segunda le pareció demasiado incisiva en una entrevista a Torra, por lo que afirmó: «¡Qué gran president que tenemos y cómo le está petando el culo a Lídia Heredia! President no pare, destrócela más, sin piedad».

Los líderes del PSC, Miquel Iceta, o Cs, Inés Arrimadas, han sido también blancos reiterados de sus ataques en las redes. “La implementación de la república hará limpieza de la morralla colaboracionista con los extranjeros”, aseguraba de forma reiterada. Una promesa que repitió tras fallecer la actriz Rosa María Sardà, muy crítica con el procés, junto a una imagen de la finada.

Suspensión de militancia

La polémica generada por su candidato ha llevado a JxCat a emitir un comunicado en el que asegura que «condena y rechaza cualquier conducta política que no pase por el respeto al adversario». La formación de Carles Puigdemont se vanagloria además de su «celeridad» en las medidas adoptadas y expresa su confianza en que esta «celeridad sea compartida por el resto de los partidos».

Lo cierto, sin embargo, es que la lista de JxCat es la que de forma más habitual enciende la polémica en las redes sociales, a las que tanto Puigdemont como el ex presidente Quim Torra son muy aficionados.