La campaña electoral del 14-F será extraordinaria por la situación de la pandemia y por el caos del calendario electoral. Pero habrá actos presenciales de todos los partidos que concurren a las elecciones. De pequeño formato, con formatos híbridos entre presencial y telemático, controles de aforo y registros previos, pero con público.

«No serán mítines como los conocemos», destacan desde prácticamente todos los partidos. Pero nadie renuncia a un mínimo contacto con la militancia en actos que en algunos casos pueden reunir a más de un centenar de personas, como contemplan, por ejemplo, desde Esquerra.

De hecho, el máximo permitido para actos al aire libre es de 1.000 personas, 500 en espacios cerrados y siempre respetando la limitación del 30% de aforo, según las restricciones generales del Procicat, que son de aplicación también para los actos electorales.

Aforos limitados y registro previo

El protocolo del Govern para los actos de campaña del 14-F permite actos con limitación de aforo, tanto en espacios cerrados como al aire libre, siguiendo las restricciones impuestas por el Procicat. No están permitidos el contacto físico, ni actos móviles -como las clásicas visitas a los mercados- ni el reparto en mano de propaganda electoral.

Los actos en la vía pública «serán siempre organizados, estáticos y con limitación de aforo». En los espacios cerrados debe garantizarse la ventilación. Y en todos, el Procicat reclama sitios asignados y registro previo de asistentes para controlar los accesos, además definir circuitos de entrada y salida.

Además, está prohibido cantar o corear lemas en los espacios cerrados y se recomienda música a un volumen bajo para que los oradores puedan ser oídos desde cualquier punto y evitar la concentración de público. Aunque la medida más polémica ha sido, sin duda, la de permitir la movilidad entre municipios para asistir a actos electorales.

Sin confinamiento municipal

Los catalanes seguirán en confinamiento municipal por lo menos hasta el 8 de febrero, un confinamiento que muy probablemente se extienda otras dos semanas, vistas las cifras de contagios y presión hospitalaria. Pero la restricción no rige para los actos de campaña del 14-F. Los electores que no pueden salir para visitar a familiares o pasar un día de asueto al aire libre sí podrán abandonar su municipio para asistir a mítines de campaña electoral.

Así lo ha confirmado este martes la portavoz del Govern, Meritxell Budó. La consellera de Presidencia argumenta que el derecho el derecho fundamental a la participación política obliga a flexibilizar las medidas anti-Covid y ha recordado que el Decreto de Estado de Alarma contempla esta posibilidad.

Un anuncio que ha generado indignación entre los catalanes, independientemente de a quien voten. Y que ha obligado a los partidos a aclarar que no incentivaran la movilidad intermunicipal, según aseguran los dos partidos del Govern. Pero sus rivales han señalado ya, con saña, la contradicción de pasar en dos semanas de prorrogar cuatro meses las elecciones a permitir la movilidad para garantizar que la gente vaya a mítines. PSC, Comunes y PDeCat han arremetido contra la «irresponsabilidad» y «frivolidad» del Govern.

Mañana jueves el conseller de Relaciones Exteriores, Bernat Solé, vuelve a reunir la Mesa de Partidos para analizar los preparativos electorales a 12 horas de que empiece la campaña. Y la exigencia de claridad será la principal reivindicación de los partidos.

Locales grandes para evitar riesgos

Con estas restricciones sobre la mesa, en ERC buscan «locales muy grandes» para permitir actos de un centenar de personas, en los que reconocen que «no proyectará la imagen más potente pero la prioridad es la seguridad y que la gente nos pueda acompañar». Además, los asistentes deberán apuntarse previamente vía mail para garantizar el registro de participantes.

La primera prueba será el arranque de campaña en el Teatro Monumental de Mataró (Barcelona), mientras que el acto central, en Barcelona, será al aire libre. En algunos de ellos esperan contar además con la participación de Oriol Junqueras, gracias a las salidas asociadas al cumplimiento de una cuarta parte de la condena que alcanzará la próxima semana.

JxCat también se inclina por los teatros para el 14-F, en los que ya están definidas las restricciones de aforo, y se están realizando actos con limitaciones de público. La directora de campaña, Elsa Artadi, ha recordado estos días que «en Junts venimos haciendo combinación de presencial y telemático desde la aplicación del artículo 155, con el exilio y alguna vez desde prisión, ya hemos hecho primarias, campaña y congreso con ese formato, nos sentimos cómodos con ello».

Campaña en Youtube

El partido de Carles Puigdemont ha convertido las redes en uno de sus principales aliados, y el formato le funciona. El pasado domingo la presentación de candidatos contó con una media constante de 2.000 personas conectadas en Youtube, más de lo que puede hacerse en formato presencial.

Las redes serán también protagonistas en la campaña socialista, que promete un 95% de actos telemáticos. Cuando haya público, será muy limitado, de unas 20 personas, aseguran desde el PSC. La misma cifra que maneja el PDeCat. «Haremos más actos televisivos que actos políticos y potenciaremos mucho el streaming» explican los socialistas catalanes.

Los Comunes, por su parte, ya han anunciado que no harán ningún acto presencial en campaña, llevando al extremo las restricciones por la Covid. Una postura que comparten desde Cs.

Desembarco de líderes nacionales

Será la forma de optimizar las cinco visitas a Cataluña de Pedro Sánchez en campaña. El PP también piensa explotar la presencia de su líder, Pablo Casado, que ha planeado siete visitas antes del 14-F. Lo hará en actos «semipresenciales con muy pocas personas», aunque el número dependerá del aforo de cada espacio. Y combinará también actos a pie de calle con espacios cerrados.

En Vox, por contra, la calle será la prioridad. Santiago Abascal «se volcará en la campaña. Estará prácticamente las dos semanas en Cataluña» aseguran los verdes, que contarán además con otros dirigentes de ámbito nacional. No habrá actos en espacios cerrados si no actos al aire libre y con un sistema de control de aforo.