España

Acciona ficha al jefe de la UCO al que destituyó Marlaska tras llegar a Interior

Manuel Sánchez Corbí causará baja en la Guardia Civil el 30 de enero tras casi 35 años de servicio, 25 de ellos en la lucha antiterrorista / Bilingüe en francés, no se encargará de temas relacionados con la seguridad sino de proyectos internacionales

El coronel Sánchez Corbí, ex jefe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

El coronel Manuel Sánchez Corbí, ex jefe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. EP

El coronel Manuel Sánchez Corbí, ex jefe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, dejará el servicio activo a mediados del próximo mes de febrero para incorporarse al grupo Acciona. La destitución del oficial vallisoletano fue una de las primeras decisiones de calado que adoptó Fernando Grande-Marlaska tras hacerse cargo del Ministerio del Interior.

Según ha podido confirmar El Independiente, Sánchez Corbí ha comunicado ya a sus amigos y personas más cercanas que deja el Cuerpo tras casi 35 años de servicio. Causará baja en el Cuerpo el próximo día 30 e iniciará nuevas responsabilidades en el sector privado. En el grupo que preside José Manuel Entrecanales no se encargará de temas relacionados con la seguridad sino de proyectos internacionales, han dicho las fuentes consultadas por este diario.

Hijo y nieto de guardias civiles, el coronel ha pleiteado en los últimos dos años en los tribunales en un intento de revertir su destitución como jefe de la UCO, cargo en el que sustituyó en noviembre de 2015 a Pedro Ángel Ortega Calahorro tras asumir éste el Mando de Policía Judicial después de ascender a general de brigada.

Tras 25 años en la lucha antiterrorista, el oficial iniciaba una nueva etapa en el Cuerpo al hacerse cargo de la UCO, la unidad de élite de la Guardia Civil encargada de investigar casos de corrupción. El equipo que él dirigía dio impulso decisivos en esa etapa a procedimientos como el caso de los ERE, Púnica o Lezo. No era una unidad desconocida para él, ya que con anterioridad dirigió su departamento de Delincuencia Especializada y Drogas.

La etapa al frente de la UCO no llegó a los cinco años. A principios de agosto de 2018, Grande-Marlaska lo destituyó de forma fulminante después de que aquél firmara una orden interna en la que comunicó a los diferentes departamentos que quedaba «temporalmente suspendida cualquier actividad de la Unidad Central Operativa y sus unidades subordinadas que requieran obligatoriamente realizar gastos de la partida ‘Fondos de Gastos Reservados» por falta de disponibilidad presupuestaria.

De la élite al ostracismo

Interior mantuvo que esa orden respondía a la «evaluación» que el nuevo equipo -tras la salida del popular Juan Ignacio Zoido- quería hacer de los gastos para analizar cómo se estaban aplicando las partidas presupuestarias libradas a dichos fines, pero en ningún caso se habían suspendido ni anulado los fondos de la UCO.

Sánchez Corbí fue destinado al Servicio de Protección y Seguridad (SEPROSE), la unidad de la Guardia Civil que se encarga de proteger infraestructuras críticas como las centrales nucleares y de la gestión de la seguridad privada en las competencias atribuidas al Cuerpo. Era la responsabilidad que mantenía hasta ahora y con la que cierra su hoja de servicios para enrolarse en la iniciativa privada.

Sánchez Corbí causará baja en la Guardia Civil el 30 de enero después de casi de 35 años de servicio, 25 en la lucha antiterrorista

Tras ingresar en la Academia Militar de Zaragoza, Sánchez Corbí salió como teniente en 1987, siendo su primer destino el Servicio de Información de Vizcaya. Iniciaba así su etapa en la lucha antiterrorista, a la que consagró casi 25 de los casi 35 años que lleva vinculado al Instituto Armado y que le valió varias cruces al mérito de la Guardia Civil por los servicios prestados. en UCO. Ser bilingüe en francés le abrió las puertas de Francia en la lucha contra ETA.

Ese conocimiento lo plasmó en el libro que, bajo el título Historia de un desafío, publicó a finales de 2017 junto con Manuela Simón y en el que narra las cinco décadas de lucha sin cuartel contra ETA. Junto con el escritor Lorenzo Silva y el periodista Gonzalo Araluce, Sánchez Corbí es también coautor de Sangre, sudor y paz.

Fue también durante su etapa al frente de la UCO -concretamente en diciembre de 2017- cuando se encontró en una nave abandonada de Asados (Rianxo, A Coruña) el cuerpo sin vida de la joven madrileña Diana Quer, que había desaparecido en agosto de 2016 cuando se encontraba de vacaciones en A Pobra do Caramiñal.

Te puede interesar

Comentar ()