El PNV ya ha optado, y el escogido para recibir su apoyo en la carrera electoral catalana es el PDeCat. Los nacionalistas vascos confían en recuperar el nacionalismo moderado en Cataluña que le sirva para afianzar sus alianzas españolas, y el partido de Artur Mas, los «posconvergentes» que lidera Àngels Chacon, sabe que el PNV es el mejor referente posible para los independentistas hartos de la mala gestión de JxCat y ERC.

Ser el referente del PNV en Cataluña es el mejor reclamo electoral para Chacon, que se debate entre el ser o no ser, entre entrar en el Parlament con representación suficiente en Lleida, Tarragona y Barcelona, como ellos confían, o quedar fuera de la cámara y reducidos a la política municipal, como auguran las encuestas.

«La aritmética parlamentaria nos sitúa en buena posición porque podemos ser el fiel de la balanza en la división entre las dos grandes familias políticas españolas» argumentaba este lunes el presidente del PNV, Andoni Ortúzar, en un debate telemático mantenido con Chacón. Un encuentro en el que el vasco no ha ocultado su deseo de contar con aliados en el Congreso más fiables de JxCat y ERC. Aliados menos dados a premiar a Batasuna, como hace Esquerra.

Maestros de la negociación

«Vosotros en esto sois hábiles, maestros, a la hora de negociar con el Estado» le ha respondido Chacon. La candidata dejaba claro así hasta qué punto el nacionalismo vasco se ha convertido en el referente de los catalanistas e incluso independentistas pragmáticos, a los que aspira a liderar electoralmente.

Frente a la propuesta de «confrontación total» con el Estado abanderada por Laura Borràs y Carles Puigdemont, Chacon y Ortuzar han defendido la necesidad de «estar en Madrid y utilizar al máximo nuestras posibilidades», aunque lo cierto es que en la última ocasión que han tenido para hacerlo el PDeCat se ha alineado con ERC y JxCat para votar en contra del Decreto de reparto de los fondos europeos, aprobado finalmente gracias a la abstención de Vox.

No a la DUI

Más allá de la gestión de intereses económicos, Ortuzar ha defendido que los anhelos independentistas deben dirimirse también en Madrid. Un escenario en el que ve poco futuro a la promesa de una nueva Declaración Unilateral de Independencia (DUI) en la que se basa la campaña de JxCat.

«Euskadi y Cataluña tienen derechos políticos, entre ellos decidir su futuro político», ha argumentado Ortuzar. «Si somos listos y sabemos jugar nuestras bazas podemos dar pasos adelante sobre el modelo de estado». De ese debate, ha añadido «de su apertura ya extraeríamos un primer triunfo, estoy convencido de que hablando podemos lograr acuerdos».

Por contra, respecto a la DUI prometida por Borràs y Carles Puigdemont, el dirigente vasco ha advertido de que «si se plantea en corto plazo hay que mirar también» en dirección a Bruselas. «Uno no se declara independiente, le reconocen independiente» ha añadido Ortúzar expresando indirectamente sus muchas dudas sobre el futuro de las promesas de Junts.