España

Los 500.000 ordenadores que prometió Celaá en junio todavía no han llegado

La Ley de Contratos del Sector Público y el retraso de algunas comunidades, como Cataluña, lastra la compra de unos equipos indispensables para superar la brecha digital de las familias vulnerables

La ministra de Educación, Isabel Celaá, en una entrevista con El Independiente en el Ministerio

La ministra de Educación, Isabel Celaá, en una entrevista con El Independiente en el Ministerio Ignacio Encabo

Los 500.000 ordenadores con conectividad que la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, anunció en junio del año pasado para paliar la brecha digital de los alumnos más vulnerables, todavía no han llegado a sus destinatarios ocho meses después. Y en el Ministerio calculan que no empezarán a distribuirse los primeros hasta mediados del presente mes, como muy pronto, si es que no se retrasan hasta marzo.

Han pasado nada menos de ocho meses desde que se hiciera el anuncio y casi dos trimestres del curso 2020-2021. Las causas del retraso son, fundamentalmente, dos, esto es, la enorme lentitud que imprime la Ley de Contratos del Sector Público y la dejadez de algunas administraciones autonómicas, habida cuenta de que ha habido que rubricar convenios con las 17 comunidades y las dos ciudades autónomas. En concreto, Cataluña fue la última en cursar su petición, cosa que no hizo hasta el pasado 5 de diciembre.

Educación calcula que, como pronto, podrían llegar los primeros equipos a mediados de este mes, si no en marzo

Pero ni siquiera las más madrugadoras han recibido todavía los ordenadores de un plan presupuestado en 190 millones de euros. Es el caso de Galicia, la primera comunidad en hacer los deberes, a las que siguieron Ceuta y Melilla, Aragón, Asturias y Baleares. En las ciudades autónomas el proceso lo inició el propio Ministerio de Educación, puesto que no tienen transferida la competencia «y lo hicimos en el primer momento», señalan fuentes de este departamento, que achacan el retraso a toda la complejidad del proceso de un proyecto destinado a los centros educativos sostenidos con fondos públicos.

Destacan en este sentido que, además, cada territorio también tiene su propio protocolo, por lo que «hay que poner de acuerdo a varias administraciones» y no todas piden lo mismo ni tampoco de la misma manera. Hay comunidades que han reclamado portátiles básicos, otros avanzados, Galicia ha propuesto un único punto de reparto, otras autonomías, cuando lleguen, eso sí, en distintos puntos de su respectiva región.

«Estamos corriendo todo lo que podemos», dicen en Red.es, dependiente de Calviño

«Estamos corriendo todo lo que podemos, pero hay un proceso administrativo muy garantista», aducen desde red.es, dependiente del Ministerio de Economía. Red.es es una entidad pública volcada en los proyectos de digitalización. En cierto modo, el proyecto ha pasado del departamento de Celaá al de Nadia Calviño. Explican a El Independiente que ya se han hecho las licitaciones y adjudicaciones en buena parte de las Comunidades. Ahora se ha abierto el plazo de recursos para la posterior firma de contratos. A partir de ese momento, corren ocho semanas como máximo para entregar los equipos por parte de las empresas adjudicatarias, que en el mejor de los casos cubrirían sólo el tercer trimestre del curso académico 2020-2021.

Aunque es cierto que en este curso no ha habido confinamiento domiciliario, por lo que los alumnos han podido acudir a los centros educativos, -salvo los más mayores que han tenido un modelo híbrido entre asistencial y telemático-, han sido frecuentes las cuarentenas de miles de alumnos en casos positivos de coronavirus en las aulas, lo que ha vuelto a poner de manifiesto la brecha digital entre las familias más vulnerables.

El reparto por comunidades del programa «Educa en digital» supone por ejemplo para Galicia la recepción de 22.ooo equipos, también llamados «Puestos educativos en el hogar». Aragón recibirá 11.200, Baleares 4.500, Asturias 3.200 y Melilla y Ceuta 1.550 y 1.400 respectivamente. También se han licitado 26.000 para Canarias, más de 18.500 para Castilla-La Mancha y más de 23.500 para Extremadura. Madrid también va con retraso.

La Ley de Contratos del Sector Público se endureció en 2018 como instrumento de lucha contra la corrupción. Finalmente ha devenido en un «cuello de botella» administrativo, que es lo que pretende evitar el decreto aprobado el pasado jueves, gracias a la abstención de VOX, para la gestión de los fondos europeos. El decreto rebaja los requisitos de contratación para repartir las ayudas con mayor agilidad.

La propia ministra de Educación admitía en una entrevista a este medio el pasado mes de septiembre que los 500.000 ordenadores no llegarían antes de Navidad y que el primer trimestre del curso «debemos tratar de pasar con lo que tenemos». El problema es que avanza inexorable el segundo trimestre y tampoco parece que vayan a estar a tiempo para el mismo.

Te puede interesar

Comentar ()