España

Bárcenas puede machacar al PP de Aznar si ratifica los amaños con empresarios

El ex tesorero del PP está dispuesto a "colaborar" en el avance de las investigaciones 'Kitchen', 'Púnica' y 'Caja B' | Los jueces le piden "documentación" de las irregularidades en las que participó

El ex tesorero del PP Luis Bárcenas, a su llegada a la Audiencia Nacional.

El ex tesorero del PP Luis Bárcenas, a su llegada a la Audiencia Nacional. EFE

El ex tesorero del Partido Popular Luis Bárcenas y su defensa tienen unos meses por delante -justo los que también son claves para que empiece a pedir permisos penitenciarios- para aportar la documentación con la que demuestre que, como afirmó en un escrito remitido a la Fiscalía Anticorrupción, el PP se financió de manera irregular por medio de donaciones de empresarios durante casi tres décadas y algunas de esas donaciones fueron a cambio de adjudicaciones públicas.

En dicho ofrecimiento de «colaboración» que envió al fiscal justo antes de sentarse en el banquillo de los acusados en el juicio de la reforma de la sede del PP, Bárcenas afirmó que Mariano Rajoy era «perfecto conocedor» de la caja B o contabilidad irregular de su partido. No era la primera vez que lanzaba dicha acusación contra el ex presidente del Gobierno y parece que la información que el ex tesorero aporte a los jueces puede dañar aún más la reputación de su antecesor, José María Aznar, y quienes fueron sus ministros que a Rajoy.

El juez de la caja B Santiago Pedraz investiga hasta 23 contratos concedidos por ministros del aznarismo y la Policía centra el foco de la investigación en adjudicaciones a las empresas Constructora Hispánica de Alfonso García-Pozuelo y Degremont de Rafael Palencia. Hay distintos indicios de que recibieron dichas adjudicaciones a cambio de entregar donaciones previamente a Bárcenas y a su antecesor en el cargo, el fallecido Álvaro Lapuerta. Unas donaciones que Bárcenas registró en su contabilidad B, en sus papeles.

García-Pozuelo ya reconoció en el juicio por la primera época de Gürtel -en el que el PP fue condenado como partícipe a título lucrativo de la red de corrupción entre políticos y Francisco Correa- que entregó dinero a Correa y que éste le dijo que «de esos fondos participaba el señor Bárcenas».

Por su parte Palencia, que también recibió adjudicaciones públicas, afirmó en 2008 «colaboro con el partido». Explicó que hacía entregas periódicas de dinero a Bárcenas y Lapuerta. Así al menos se le escuchó en una grabación recogida sin su permiso por el ex gerente del Canal de Isabel II, Ildefonso de Miguel, antes de que estallara el caso Gürtel. Dicha conversación hallada durante un registro del caso Lezo que también se investiga en la Audiencia Nacional se incorporó a la investigación de la caja B del PP que el juez José De la Mata reabrió en 2017 y ahora instruye el magistrado Santiago Pedraz.

El instructor, que tomará declaración como investigado a Bárcenas en abril después de su ofrecimiento de colaborar con la Justicia, ya le ha advertido de que debe presentar documentación que sirva como prueba de sus afirmaciones. Los investigadores esperan que Bárcenas aporte documentos fiables que permitan cerrar el círculo entre donaciones y adjudicaciones y, por lo tanto, el delito de cohecho.

La puntilla a una época

La sentencia firme de Gürtel Época I, que afectaba a los municipios de Pozuelo de Alarcón y Majadahonda (Madrid), ya destacó cómo el Grupo Correa «creó un auténtico sistema de corrupción que manipuló la contratación pública a través de la relación con influyentes miembros del PP».

En dicha sentencia, el Supremo también concluyó que la Audiencia Nacional contó «con prueba de cargo válida y suficiente para concluir la existencia de una caja B o contabilidad extracontable del PP».

La colaboración de Bárcenas para situar las flechas que unan cada donación y adjudicación permitiría dar un paso muy importante en la investigación. Permitiría constatar cómo se nutrió dicha caja B y qué responsables públicos participaron en la adjudicación irregular de contratos para permitir que siguiera engordando. Unos responsables públicos (del Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad o el Gobierno central) a los que puede apuntar el ex tesorero.

Sería la manera de arrojar indicios sólidos de los amaños de concursos públicos por parte de un Gobierno. La puntilla a una época, la del boom inmobiliario y el ‘España va bien’ y sus protagonistas, a quienes una y otra vez los documentalistas buscan en las fotografías de la boda de la hija del ex presidente del Gobierno Ana Aznar y el empresario Alejandro Agag.

Relación con ‘Kitchen’

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía instó al juez de la ‘caja B’ a pedir al instructor de Kitchen la documentación de la causa que se refiriera a los documentos requisados a Bárcenas, como finalmente acordó.

En Kitchen, el juez del caso Villarejo investiga si el Gobierno de Rajoy puso en marcha un dispositivo policial de espionaje a Bárcenas para requisarle la información que pudiera poner en peligro al partido cuando acababa de arrancar el caso Gürtel y evitar que dicha documentación llegara a manos del juez.

En la petición de la Policía, ésta recordó la participación que Bárcenas tuvo en la red de Francisco Correa (cabecilla del Grupo Correa): «Consistía en que Francisco Correa se encargaba de los contactos con los empresarios, y, a su vez, contactaba con Luis Bárcenas, que hacía las gestiones necesarias para que las adjudicaciones recayeran en el concreto empresario que les interesaba, en cuya ejecución se incluían los incrementos correspondientes, que luego eran repartidos de la manera que se tenía establecida».

Dicho informe también recoge que la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía requisó al comisario José Manuel Villarejo en su domicilio cuando fue detenido «archivos documentales conteniendo dosieres sobre empresas como Constructora Hispánica, S.A. y Licuas, S.A. con información mercantil y de vinculaciones. Los presidentes de ambas sociedades Alfonso García-Pozuelo y Joaquín Molpeceres Sánchez constan como aportantes de dinero en metálico a la cuenta analítica de ingresos por donativos y su aplicación en concepto de gastos».

Bárcenas -que en esta pieza Kitchen declarará como testigo puesto que se le tiene como perjudicado del espionaje a él y a su familia- podrá dar su versión sobre por qué cree que Villarejo tenía dosieres sobre esas empresas que figuran como donantes del PP. Puesto que el juez Pedraz pidió al instructor del caso Villarejo o Tándem que le entregue toda la documentación que vaya surgiendo en su causa que pueda ser útil para el avance de la suya, la de la caja B, la colaboración entre ambos en este sentido será clave.

Te puede interesar

Comentar ()