España

Los socios del Gobierno se niegan a usar el castellano en el Congreso y piden romper con el "régimen del 78"

ERC, Junts, el BNG, la CUP, el PDeCAT y Bildu han plantado al Rey y a Sánchez en el acto conmemorativo del golpe de Estado y se han negado a repetir en español sus declaraciones sobre el papel de Juan Carlos I en el 23F

Gabriel Rufián, Néstor Rego, Mireia Vehí, Mertxe Aizpurua, Genis Boadella y Jaume Alonso-Cuevillas, en el Congreso.

Gabriel Rufián, Néstor Rego, Mireia Vehí, Mertxe Aizpurua, Genis Boadella y Jaume Alonso-Cuevillas, en el Congreso. EFE

Coincidiendo con el 40 aniversario del 23-F que se celebra este martes en el Congreso de los Diputados y que contará con la asistencia de Felipe VI, los grupos parlamentarios de ERC, Junts, el BNG, Bildu, la CUP y el PDeCAT han comparecido para leer un manifiesto firmado por todas estas fuerzas en el que evidencian su posición de «ruptura democrática» con el «régimen del 78», ya que, a su juicio, «es el candado que impide a la ciudadanía catalana, vasca y gallega» a avanzar en el «necesario» escenario de libertad y de «justicia social».

Rescataban además los representantes de las mencionadas fuerzas políticas en el citado manifiesto el discurso defendido en las últimas semanas por distintos dirigentes de Unidas Podemos, entre ellos Pablo Iglesias, que ha levantado más fricciones en el Gobierno de coalición sobre la calidad democrática de España, al defender que mientras haya «presos políticos, exiliados y represión» no «existirá normalidad democrática» en España «ni este Estado podrá ser considerado una democracia plena».

Acto seguido, cada uno de los portavoces de estas formaciones han suscrito en el idioma de la comunidad autónoma que representan -gallego, vasco y catalán- que el objetivo fundamental de los actos que hoy tienen lugar en el Congreso es el «blanqueamiento» de «una monarquía corrupta», han atacado a Juan Carlos I y han sugerido que había «algo más» detrás del golpe que «cuatro militares descontentos», para cuya investigación han registrado una iniciativa conjunta para conocer con exactitud lo sucedido el 23 de febrero de 1981 «más allá de la versión oficial».

Sin embargo, cuando una periodista ha solicitado que repitan sus declaraciones sobre la monarquía y sobre Juan Carlos I en castellano, los miembros de cada una de estas formaciones se ha negado a hacerlo y, además, han evitado responder preguntas de los medios de comunicación, lo que ha generado enorme revuelo en la sala de prensa del Congreso de los Diputados. «Los periodistas estamos de decorado», espetaba otro comunicador presente en la comparecencia.

Los grupos que suscriben este acuerdo son en su mayoría los diputados que permitieron la investidura de Pedro Sánchez y con los que el jefe del Ejecutivo negoció posteriormente para sacar adelante otros proyectos en sede parlamentaria, como es el caso de los Presupuestos Generales del Estado. El acto en el que hoy se recordará en la Cámara Baja el 40 aniversario del fracaso del golpe de Estado del 23-F contará con varios asientos vacíos por el ‘plantón’ que han dado estos grupos parlamentarios a una cita en la que sí estará presente tanto el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; como el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias.

Comentar ()