España

Sánchez intenta enfriar el choque con Podemos aunque retrasa su cita con Iglesias

Defiende en la Permanente del PSOE que son las diferencias "normales de un gobierno de coalición"

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias conversan en una imagen de archivo

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en una imagen de archivo EFE

PSOE y Unidas Podemos parecen haberse puesto de acuerdo en arrancar esta semana rebajando el tono de su enfrentamiento. Incluso el presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez, contribuyó ayer a serenar los ánimos internos al restar importancia a los choques con el socio, que considera, «lo normal en un gobierno de coalición», según fuentes asistentes a la reunión de la permanente socialista, que presidió Sánchez y cuyo objetivo principal fue elegir al comité organizador del 40 congreso federal del PSOE.

Los mismos medios consultados afirman que «apenas hemos hablado de ese tema» y eso a pesar de que la semana venía aparentemente marcada por una cuestión clave para medir la salud del Ejecutivo, esto es, una conversación pendiente entre Sánchez y Pablo Iglesias destinada a encauzar, en la medida de lo posible, las deterioradas relaciones entre los socios. Fuentes de Moncloa confirman que esta semana «no podrá ser», contra lo inicialmente previsto. «La va a haber», dicen convencidos en el entorno de Iglesias, aunque sin dar fechas. Lo más probable es que se tenga noticia de la misma una vez producida ésta.

Pero lo cierto es que este lunes arrancó algo más suave. Moncloa primero y, más tarde, el secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, José Luis Ábalos, desmentían al PP al asegurar que la negociación para renovar el CGPJ se hace en nombre de todo el Gobierno, incluido por tanto Unidas Podemos. Mientras, el portavoz morado en el Congreso de los Diputados, Pablo Echenique, matizaba su apoyo de la pasada semana a los «jóvenes antifascistas» puntualizando que a nadie le gusta ver cómo se queman contenedores en los actos de protesta por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél.

Las discrepancias a cara de perro sobre los alquileres y la ley Trans se mantienen

Sin embargo, no han desaparecido los grandes asuntos que les enfrentan a cara de perro. Este mismo mes debían cerrar un acuerdo en materia de alquileres, tal y como acordaron en octubre pasado. De hecho, este pacto desatascó la negociación presupuestaria entre los aliados gubernamentales. El choque se residencia en la limitación o no de los precios, qué hacer con las viviendas vacías, qué se entiende por un gran tenedor de pisos o la prohibición de los desahucios más allá del fin del actual decreto del estado de alarma, el 9 de mayo.

El ministro del que dependen las políticas de vivienda, José Luis Ábalos, ha admitido las diferencias con su socio de Gobierno. Explica el también número dos del PSOE que limitar los precios, como pretenden los morados, podría producir una «detracción» del mercado del alquiler y que él, por su parte, es más partidario de los incentivos fiscales que de la imposición. Los negociadores, esto es, la secretaria de Estado de la Agenda 2030, Ione Belarra, y el secretario general para la Agenda Urbana y Vivienda, David Lucas, siguen intentando encontrar un punto de acuerdo.

Belarra recordó este lunes la literalidad del acuerdo que se alcanzó el pasado octubre. “Para cumplir con lo acordado en el acuerdo de Gobierno de coalición entre UP y PSOE, ambas formaciones han acordado regular la contención de rentas del alquiler en la Ley de Vivienda”. Y añadía la secretaria de Estado: «Lo pactado obliga».

Calvo maneja un documento de derecho comparado sobre la autodeterminación de sexo

En la ley Trans tampoco se ha avanzado nada. Hasta el punto de que Podemos amaga con llevar su propio texto al Congreso como proposición de ley. Revelaba la cadena Ser este lunes que vicepresidencia primera, capitaneada por Carmen Calvo, maneja un informe sobre derecho comparado de la autodeterminación de sexo y la edad para iniciar dicho proceso, con la conclusión de que la mayoría de los países de nuestro entorno exige algún requisito más que la mera expresión de la voluntad ante el registro civil.

No irá el texto del Ministerio de Irene Montero al consejo de este martes. También es muy difícil que lo haga el martes 2 de marzo, previo al Día de la Mujer, el 8-M, que se volverá a celebrar bajo el signo de la división.

Comentar ()