España

Irene Montero avisa a Calvo sobre la ley trans: "No puedo ceder"

La ministra de Igualdad, Irene Montero, durante la reunión de Comisión de Igualdad en el Congreso de los Diputados en Madrid.

La ministra de Igualdad, Irene Montero. EUROPA PRESS

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha lanzado un mensaje a la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, a cuenta de la futura Ley Trans, atascada desde hace semanas por fuertes discrepancias en cuanto a su contenido. Interrogada sobre quién cederá en este tema, ha aclarado que «no puedo ceder porque todos los organismos internacionales nos están pidiendo avanzar hacia la libre autodeterminación de género«.

En una entrevista en «La hora de la 1» ha explicado que en 2019 salió adelante una ponencia del Congreso con el apoyo de todos los Grupos Parlamentarios «y ese texto es exactamente el mismo que recogemos». Opina la ministra de Igualdad que no hay ningún motivo «para decir a los trans que sus derechos pueden esperar o que están en duda. Somos un país pionero y hay que responder a los mandatos internacionales».

La ministra se ha quejado de que tras conocerse el borrador de su ley «no he recibido una sola propuesta alternativa de redacción», tal y como adelantó El Independiente. «Cuando la reciba, podré opinar y será ley», ha aseverado, eso sí, «más tarde de lo que querría».

Respecto a la llamada ley del consentimiento sexual y en alusión al duro informe que ha emitido sobre la misma el CGPJ, ha replicado que si fuera por este Consejo «no habría ley de violencia de género. Dijeron auténticas barbaridades, que si era medieval y del antiguo régimen. Lo mismo pasó con el matrimonio igualitario, que llegaron a comparar con la zoofilia». No obstante ha dicho que leerá «sesudamente» el informe porque «seguro que hay cosas que incorporar».

En este punto, ha incidido en que si las dos partes de la coalición «cumpliésemos el acuerdo de Gobierno, no habría tensiones», para mostrar a continuación su convencimiento de que la ley trans «saldrá adelante».

Montero ha confirmado que, en su calidad de ministra, atenderá a las recomendaciones de las autoridades sanitarias sobre la celebración del 8-M, de modo que no acudirá a ninguna concentración o acto mas allá de convocatorias instituciones. Pero ha insistido en la exigencia de «no hacerle el juego a la extrema derecha y no criminalizar al feminismo».

Interrogada respecto a si ha habido trato de favor con el Rey emérito en su segunda regularización fiscal, la ministra de Igualdad ha preferido escudarse en que «hay una sensación mayoritaria de trato de favor, de privilegios y de que una institución que debería ser ejemplar no lo está siendo». En definitiva, este hecho, unido a la vacunación de las hermanas del Rey, son noticias «que contribuye al descrédito de la institución monárquica y a muchos ciudadanos peguntarse por su utilidad».

Comentar ()