España | Extremadura

El sector turístico extremeño se levanta contra el cierre en el puente de San José: "Nos llevan a la quiebra"

Al margen de las islas, Madrid y Extremadura eran las dos únicas comunidades autónomas con sus 'fronteras' abiertas antes de Semana Santa | El nuevo cierre perimetral provocará "cientos de miles de euros" de pérdidas

Floración de cerezos en el Valle del Jerte.

Floración de cerezos en el Valle del Jerte. FLICKR

«La salud es lo primero, pero nos ha sorprendido la decisión». El Ministerio de Sanidad apostó ayer por cerrar perimetralmente las autonomías también durante el puente de San José del próximo 19 de marzo, una medida con la que no contaban los representantes del sector turístico extremeño, la única región junto a Madrid, Baleares y Canarias que iba a mantener previsiblemente sus ‘fronteras’ abiertas antes del cerrojazo generalizado de Semana Santa.

Esta circunstancia ha provocado una avalancha de reservas de madrileños que ven en Extremadura -a escasas tres horas de Madrid- una escapatoria a la «fatiga pandémica» que provocan las restricciones para frenar la expansión del coronavirus. Las zonas más beneficiadas por este desembarco masivo de turistas son las áreas del norte de Cáceres y de la Siberia extremeña, a su vez las más castigadas por el fenómeno de la despoblación rural, en las que la llegada masiva de turistas en el puente del Día del Padre implicaba que el sector turístico de la zona se atreviese a hacer la previsión de que se trataría del mejor festivo del 19 de marzo de la década.

Antes de conocerse la decisión de Sanidad, la ocupación en el fin de semana de San José estaba al 17% a nivel nacional por el 60% que se había registrado en Extremadura. «Y subiendo», comenta la portavoz de Escapada Rural, Empar Baños. En la zona del norte extremeño -Sierra de Gata, las Hurdes, Jerte o La Vera- la ocupación llegaba, incluso, al 80% para las citadas fechas, en su mayoría de parte de madrileños que buscaban una salida rural fuera de la Comunidad de Madrid.

El sector turístico extremeño carga contra la decisión de Sanidad y cuantifica las pérdidas en «cientos de miles de euros». «Cualquier restricción o limitación al turismo supone un descalabro», comenta a El Independiente Nacho Lozano, presidente de la asociación Turismo Norte Extremadura (Aturnex), una organización que representa a casi dos centenares de empresarios, alojamientos, empresas de actividades y restaurantes en la región extremeña. «Con las miles de reservas que tenemos, nos están llevando a la quiebra», sentencia Lozano. «Sería un gravísimo perjuicio económico para nuestra economía», lamenta.

Precisamente, el puente de San José -del 19 al 21 de marzo- coincide con la floración de más de millón y medio de cerezos en el Valle del Jerte (Cáceres), un espectáculo natural que sirve de «revulsivo» y de «balón de oxígeno» para la economía rural de la región, un incentivo que ahora desaparecerá. «Extremadura es una tierra solidaria. Entendemos que en Semana Santa, si no hay más remedio y todas las comunidades lo pactan, no nos quedará otra que resignarnos, a pesar de que estamos en los niveles más bajos de contagios», comenta el presidente de Aturnex. «¿Pero el cierre autonómico en el puente? ¿Por qué? No lo entendemos», sentencia.

«Por supuesto que va a afectar a la economía extremeña», coincide Empar Baños, de Escapada Rural, que insta a aceptar la decisión a pesar de todo «y poner el horizonte en recuperar ese turismo en verano». La incidencia acumulada de Extremadura sigue siendo la más baja del país, y se sitúa, según el último informe del Ministerio de Sanidad, en los 42,90 casos por cada 100.000 habitantes. Lozano apunta además que, en el debate de la madrileñofobia, ellos se niegan a ser partícipes. «Extremadura está prácticamente libre de Covid, y por tanto no hay esa psicosis y alarma que podía haber antes», comenta.

El turismo extremeño pasará de colgar el cartel de ‘completo’ en miles de alojamientos a las miles de cancelaciones. Desde Aturnex afirman que se estaba pidiendo a las compañías hoteleras a que se cogiesen únicamente reservas de extremeños en Semana Santa porque son «reservas seguras» ante la incertidumbre de los cierres perimetrales. Lo que no se esperaban es que también tendrían que hacerlo para el 19 de marzo, en que tanto Madrid como Extremadura comparten festivo y en que ya estaban disparadas las reservas en la región.

Te puede interesar

Comentar ()