José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, ha arremetido este sábado contra «la compra de tres tránsfugas» como si fuera «una venta de esclavos» en Murcia.

En un encuentro telemático con alcaldes del PSOE, Ábalos ha afirmado que «hemos visto cómo en Murcia, en la plaza pública, como si se tratara de una venta de esclavos, se gestó una compra de tres tránsfugas».

En este contexto, el socialista ha destacado que es tal «la miseria» en la negociación del Partido Popular que «cuesta mirarse a la cara». «Ahora son despachos oscuros, a media luz, donde se pone precio a las personas», ha añadido, informa Europa Press.

«Esta semana hemos visto sin ningún pudor cómo se compraban políticos, que se entregaron a una organización en la que firmaron lealtad, compromiso», ha subrayado Ábalos, destacando que el pacto antitransfuguismo «hay quien se lo pasa como le da la gana» y que «encima hace de ello virtud».

Aviso a Ciudadanos

Para el secretario de Organización del PSOE, la relación entre el PP y Ciudadanos era «muy tóxica». En este sentido, le ha preguntado a la formación naranja si pueden «encajar la humillación» que le han hecho los populares al «abiertamente invitar» a sus militantes a unirse a su formación.

«Nosotros le diríamos que o se retractan o no hay pacto en ninguna parte. La dignidad también tiene que encontrar espacio en la vida política», ha sentenciado.

Por otro lado, el presidente de Murcia, Fernando López Miras, ha dicho este sábado en la toma de posesión de los consejeros de Cs cuyo voto en el Parlamento autonómico dará previsiblemente al traste con la moción de censura de naranjas y socialistas contra su Gobierno que «el espectáculo debe terminar ya».

«El espectáculo debe terminar ya», asegura el presidente de Murcia en la toma de posesión de los consejeros

Ha tenido palabras de agradecimiento a quienes han sido expulsados del grupo parlamentario de Cs en la Asamblea Regional tras ser nombrados consejeros por «anteponer el interés de todos» y formar parte de un Gobierno «fuerte, estable, unido y centrado con la prioridad irrenunciable de la lucha contra el coronavirus, en la que cualquier paso atrás tendría aterradoras consecuencias», informa Efe.

Además, ha recalcado que toman posesión en este día «importante» porque algunos «no han conseguido poner en jaque la estabilidad de la región, como han intentado, en el peor momento posible, en plena pandemia, con una crisis económica y sociosanitaria evidente y cuando más fuerte necesita la sociedad a sus instituciones».

«Los murcianos no podían ser rehenes del juego político de unos pocos, y no lo van a ser» y «gracias a la responsabilidad de todos y cada uno de los consejeros del nuevo Gobierno y de su vicepresidenta, Isabel Franco, la región va a salir adelante», ha remachado.