España | Madrid

Villacís pide a Iglesias y Montero que condenen el "escrache" que sufrió hace dos años por "gente inhumana" como Jacinto

Begoña Villacís, junto a Albert Rivera e Ignacio Aguado en San Isidro. EP

La vicecalcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, ha pedido este miércoles al líder de Podemos, Pablo Iglesias, y a la ministra de Igualdad, Irene Montero, que condenen el «escrache» que sufrió embarazada hace dos años en la campaña electoral de 2019 por «gente inhumana» como Alejandra Jacinto, abogada de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), que irá en las listas de Unidas Podemos en los comicios del 4 de mayo.

«El día de San Isidro de 2019 estaba muy embarazada y lo que más preocupaba es si se iba a subir la pradera. Era una candidata que tenía que demostrar que no me limitaba mi embarazo y podía hacer las mismas cosas que el resto, un plus que nos ponemos muchas veces las mujeres. Entonces recuerdo perfectamente como si fuese ayer el escrache que sufrí. Fue horrible», ha rememorado.

«Quien banalice el escrache y la violencia tienen que saber lo que es bajar una pradera asediada, acosada, con miedo a caerme. Lo que más trataba de proteger era mi tripa. Tenía la sensación de riesgo que esa gente inhumana, esa gentuza inhumana me podían dañar y a mi bebé. Eso pudo ocurrir en algún momento. Fue de las situaciones más horribles que he vivido en la vida y que nunca voy a olvidar», ha proseguido la edil antes de acudir al evento ‘Madrid, capital del lujo’.

Villacís ha recordado que no olvidará los mensajes de apoyo que recibió y que se sintió apoyado por muchos líderes políticos, pero otros «callaron», como Pablo Iglesias, del que tampoco se esperaba apoyo. «Yo condeno los escraches que ha sufrido Iglesias y Ábalos en su casa, o el que sufrió Cifuentes o de políticos de todos los partido porque la violencia es violencia y no se puede legitimar. No hay un umbral de la violencia aceptable. Eso no es democrático, es sumamente peligroso y es el país al que no quiere que lleguemos nunca», ha dicho.

La vicealcaldesa ha afirmado, en clara alusión a Iglesias, que hay líderes políticos que sí que quieren utilizar la violencia como un arma política más. «Hay políticos que no solo justifican los escraches como un jarabe democrático, sino que no condenan los escraches. Hay políticos que son feministas siempre y cuando sean mujeres de izquierdas, que no aspiran a representar a las que son de derechas y centro. Y esto es inaceptable y asqueroso», ha añadido.

«Hoy estoy tremendamente indignada, hay que despertar sobre el cinismo, hipocresía y sobre ese falso feminismo ortodoxo de una formación política que se llama Podemos que nos expulsa a muchas mujeres feministas, que estamos en la política luchando por la igualdad y la libertad de todas las mujeres, y que nosotras sí rechazamos todos los escraches y toda la violencia sin paliativos y la ejerza quien la ejerza», ha manifestado.

El fichaje de Jacinto, «una broma de mal gusto»

En este contexto, Begoña Villacís ha calificado como «una broma de mal gusto» el fichaje para la lista electoral de Unidas Podemos en un puesto relevante a Alejandra Jacinto, «una de las mujeres que me ha acosado estando embarazada, algo sumamente asqueroso».

«No solo en aquel momento no tuve ningún gesto de apoyo de Iglesias, tampoco lo esperaba. Pero este señor aspira a presidir la Comunidad de Madrid, que está formada por hombres y mujeres que votan a cualquier partido porque Madrid es una región muy diversa», ha agregado.

La concejala de la formación morada ha pedido a Iglesias que condene ese «escrache» aunque «sea en diferido» y le parezcan «legítimos» los escraches a mujeres de izquierdas y embarazadas.

Igualmente, exige al líder de Podemos que pida a Jacinto que también lo condene. Y a Montero le recuerda que no es sola la ministra de Igualdad de las mujeres de izquierdas, sino de todas las mujeres «y que también condene ese escrache, que se ejerza la violencia contra una mujer que presenta una candidatura estando embarazada».

Villacís también solicita a la ministra que renuncie a la mitad de su presupuesto si solo quiere representar a las mujeres de izquierdas. «Yo a Montero le diría que estudie las cifras de criminalidad de Madrid, que es una de las ciudades más seguras del mundo para ser mujer, como decía Carmena. Lo es un poco menos cuando meten en las filas de la lista de podemos a gente que acosa a otras mujeres», ha añadido.

«Hoy estoy tremendamente indignada, hay que despertar sobre el cinismo, hipocresía y sobre ese falso feminismo ortodoxo de una formación política que se llama Podemos que nos expulsa a muchas mujeres feministas, que estamos en la política luchando por la igualdad y la libertad de todas las mujeres, y que nosotras sí rechazamos todos los escraches y toda la violencia sin paliativos y la ejerza quien la ejerza», ha manifestado.

Te puede interesar

Comentar ()