Imagen de Isabel Díaz Ayuso sobre un mapa de la comunidad de Madrid

Carmen Vivas

España | Madrid

Vecino a vecino: el PP a por la mayoría absoluta con la “libertad” por bandera

Hay ayusomanía, así lo llaman los propios populares. Y los simpatizantes del partido están con Ayuso, se percibe en la calle, los votantes dan la victoria del PP como cantada y todos los sondeos refuerzan esta idea. Pero el objetivo, en el contexto tan volátil en el que se desarrollan las próximas elecciones de Madrid, es la mayoría absoluta. Es una posibilidad a la que los populares pueden aspirar. El camino lo tienen claro, saben de dónde pueden venir los votos.

“Si en los pueblos y distritos en los que Ciudadanos tuvo un buen resultado en los comicios de 2019 la participación es alta, las posibilidades de triunfo del PP aumentan, dado que la mayoría de ese voto se desplaza ahora hacia Ayuso”, explica el sociólogo Narciso Michavila a El Independiente. “Para lograr una mayoría suficiente para gobernar, la participación tendría que subir también en los feudos tradicionales del PP y no subir en los de la izquierda”, añade el experto en demoscopia.  

El voto naranja en los barrios del norte

Las zonas de Montecarmelo, Las Tablas, Valdebebas y Sanchinarro se tiñeron de naranja en las últimas elecciones autonómicas de mayo de 2019. El apoyo a los entonces comandados por Ignacio Aguado fue casi abrumador. Sin embargo, en las generales de ese mismo año en noviembre, con apenas meses de diferencia, Ciudadanos fue la tercera fuerza en esos barrios del norte de la capital. El Partido Popular arrasó y Vox superó en votos a la formación naranja.

En Ciudadanos se va quedar muy poca gente»

¿A dónde irá el voto en estas autonómicas? «Yo creo que se va a ir al PP, porque era gente de centro-derecha que se han quedado viudos», comenta un vecino de las Tablas que en su momento votó a Ciudadanos y ahora se siente muy representado por Vox. «Pero en estas elecciones voy a votar a Ayuso».

«En Ciudadanos se va quedar muy poca gente», añade otra vecina del Paseo San Millán de la Cogolla, una de las arterias principales de la zona. «Se va a concentrar en Ayuso por el voto útil, para evitar el sorpasso de la izquierda. No se trata de partidos, sino de quién nos representa», explica otro residente de Las Tablas. Según la encuesta preelectoral de el CIS, el 48,5% de los votantes de Ciudadanos afirman que votarán al Partido Popular y un 26% aún no lo tiene claro.

El barrio de Salamanca, bastión del PP

La calle Núñez de Balboa ocupó durante unos días del año pasado el centro del debate político por las protestas de los vecinos contra el Gobierno de Pedro Sánchez y su gestión de la pandemia. Las banderas de España que abarrotaban entonces las calles se ven ahora colgadas de los balcones.

«Por aquí se nota que hay mucho apoyo a Ayuso, también a Vox, pero sobre todo a Ayuso. Yo espero que por el bien de todos, gane a Ayuso», comenta un vecino del barrio de Salamanca. «Si se vota en masa, se ganará otra vez», agrega en la esquina de Núñez de Balboa con Ayala.

«A Vox le han dado menos vela en este entierro, pero yo creo que sí van a sacar más de lo que la gente espera. Por lo menos, tienen mi voto», dice un hombre con la bandera de España en la mascarilla. Una joven es la nota discordante: «Creo que va a arrasar la derecha, lamentablemente», dice.

El barrio de Salamanca ha sido siempre feudo del PP, pero Vox ha crecido en las últimas elecciones entre los vecinos de la zona. Sin embargo, el CIS da por hecho que muchos votantes del partido de Santiago Abascal se inclinarán por Ayuso. Entre quienes votaron a Vox, un 41,0% asegura que se decantará por el PP en estas elecciones, mientras que un 10,4% aún no se ha decidido.

Captar voto del PSOE

Si bien los principales caladeros de votos para el PP en estas elecciones son los votantes de Ciudadanos y de VOX, el cálculo requiere que se produzca el mayor traspaso posible del PSOE al PP. El CIS preelectoral cifra en un 4,9% el traspaso de votantes. El conocido como cinturón rojo de Madrid es el corazón del voto socialista y donde los populares tienen que ganarse el voto vecino a vecino.

«Todos los municipios del sur se han asociado tradicionalmente a la izquierda pero ya demostramos que el cinturón rojo puede ser azul y que aquí la gente es muy libre. Aquí en Fuenlabrada lo hemos visto, la gente está muy cansada de las políticas de izquierda y también hemos visto la ilusión que despierta Isabel Díaz Ayuso y sus políticas de libertad», asegura el popular Carlos Díaz-Pache, que está en las listas de Ayuso. Díaz-Pache visitaba el viernes una galería comercial en el centro de Fuenlabrada junto a la líder de los populares en la localidad, Noelia Núñez, y Ana Millán, alcaldesa de Arroyomolinos.

En Madrid hay una libertad individual que no la hay en otros lugares de España».

Noelia Núñez, Partido Popular

En sus conversaciones con los vecinos están las claves para atraer el voto, la libertad asociada a las menores restricciones contra la pandemia de Díaz Ayuso. Una libertad que aprovecharían los ciudadanos para ejercer una forma de ser madrileños que los populares han incorporado a su discurso como parte fundamental de la campaña.

«En Madrid hay una libertad individual que no la hay en otros lugares de España», asegura la fuenlabreña Noelia Núñez. «La izquierda ataca a lo que somos en Madrid, somos un Madrid que, como dijo nuestra candidata, al que se viene a que le dejen en paz a uno. Un concepto en el que no hay un Estado que interviene a decirnos cómo vivir. Aquí vivimos a la madrileña, sin un ente supremo que te diga a qué colegio tienes que ir, a que centro de salud y a qué hospital, cada uno es dueño de sus decisiones», añade.

Un comerciante fuenlabreño conversa con los políticos en campaña.

Repartiendo pulseras con el lema «Comunismo o Libertad» y el hashtag «#YoConAyuso» reciben el apoyo de los vecinos que simpatizan con el partido. «La gente nos da cariño, en cuanto ven su cara enseguida se acercan a darnos ánimos. Esto no es una cuestión de si el sur es tradicionalmente socialista o no, hay mucha gente que lo ha pasado muy mal durante este año y medio y lo único que pide es seguir trabajando, seguir viviendo a su manera, teniendo la libertad de elegir dónde compra, dónde va al médico y dónde lleva su hijo al colegio», mantiene la alcaldesa de Arroyomolinos.

Pero esto no deja de ser Fuenlabrada, territorio socialista y muchos declinan hablar con los políticos, ni quieren la pulsera. Los comerciantes son los que más tiempo dedican a los populares y los que peor recuerdan el largo confinamiento de 2020 y más celebran las menores restricciones, «tengo cuatro personas trabajando y las tengo porque atendemos mucho a la hostelería», afirma un carnicero de la galería. Esta muy agradecido a Ayuso, pero ya era votante del PP.

«El coletas», agente movilizador

En la recogida de apoyos al Partido Popular la calle muestra tantos signos de ayusomanía como coletasfobia. Si bien Pablo Iglesias ha salvado a su partido de caer por debajo del 5% ante la pujanza de Más Madrid, el rechazo al líder de Podemos parece un elemento movilizador y así fue percibida su participación en la campaña por por los populares.

Los votantes de derechas fallan menos a la cita con las urnas que los votantes de izquierdas, pero el PP necesita que la participación sea todavía mayor entre sus votantes. «El día 4 no falte a votar, aunque sea martes», «el 4 a votar a Ayuso»; son mantras que repiten en campaña los populares a todo vecino que se cruza en su camino.

Te puede interesar

Comentar ()