España

Casado reivindica las siglas tras el triunfo de Ayuso: "Madrid ha dicho sí al PP"

El presidente del PP, Pablo Casado, posa junto a Isabel Díaz Ayuso en la reunión del Comité Ejecutivo.

El presidente del PP, Pablo Casado, posa junto a Isabel Díaz Ayuso en la reunión del Comité Ejecutivo. TAREK | PARTIDO POPULAR

Casado se ve fuerte. Los populares han vivido con euforia y mucho optimismo la abrumadora victoria que firmó la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso este martes. La dirigente no sólo ganó las elecciones y rozó la mayoría absoluta, sino que barrió también a la izquierda -lo que precipitó la salida de Pablo Iglesias– y logró arrinconar a Vox, del que sólo necesitará la abstención en la investidura. Precisamente para analizar los resultados electorales, los populares han celebrado este miércoles una reunión del Comité Ejecutivo que ha estado presidida por Pablo Casado y por Isabel Díaz Ayuso, la que ha comenzado a despegar las primeras líneas en las que deberá sostenerse su futuro Gobierno, que será «austero» y con «un perfil ideológico claro», sin despejar aún la incógnita de si contará o no con consejeros de Ciudadanos o Vox como ha dejado caer en alguna entrevista matutina. Lo que sí ha defendido la presidenta en funciones han sido las implicaciones nacionales unas elecciones que «han cambiado el tablero».

En su intervención, Pablo Casado ha querido desvincular el éxito arrollador de Ayuso el 4-M con el tirón de la marca personal de la candidata, y ha reivindicado en todo momento las siglas del PP por encima de cualquier «proyecto personal». «Madrid ha dicho sí al PP porque el PP dice sí a España», defendía el líder los populares, que ha pronunciado un discurso en el que ha querido activar una campaña que el partido desarrollará desde este momento a nivel nacional. «No hemos renunciado a la batalla de las ideas. El resultado de dos años de esfuerzo ha sido el de un centro y una derecha mucho más fuerte en torno al proyecto del PP. Estamos preparados para construir una alternativa», apostillaba.

«El PP de Madrid es el PP de siempre. Isabel es puro PP, es PP por los cuatro costados», insistía Casado, centrado en poner en valor la marca y el proyecto general del partido en su discurso ante el resto del Comité Ejecutivo, en que estaban presentes -por vía telemática- los barones territoriales de la formación conservadora. Casado ve en estas elecciones un verdadero punto de inflexión para lanzarse y escalar «con más fuerza que nunca» hacia el Palacio de la Moncloa, aprovechando el momento de crisis y debilidad por el que atraviesa la izquierda. «El PP ha vuelto a ser el gran partido de España. Somos garantía de Gobierno y vamos a ganar las próximas elecciones generales», añadía.

Casado ha querido también hacer un recorrido desde que cogió las riendas del Partido Popular en verano de 2018, cuando «éramos tercera fuerza política según todos los sondeos externos e internos», y ha vinculado a un éxito conjunto del partido -y también propio- el hecho de que «hoy somos primera fuerza en España gracias a la unificación del centroderecha». Se congratulaba así el jefe de la oposición del a absorción efectiva de Ciudadanos en Madrid que espera completar pronto en el resto de España. «El PP ha vuelto a inundar las calles en menos de tres años. Y ha vuelto para quedarse en ellas. El PP ha vuelto», se congratulaba.

El líder del PP abre ahora una etapa clave para construir esa alternativa nacional, y se ha comprometido a un «trabajo duro» en los próximos años porque el voto, ha dicho, «hay que cultivarlo y hay que merecerlo». Ha puesto la vista en concreto en la Convención Nacional que el PP celebrará en otoño y que profundizará en los cinco puntos clave que compondrán el futuro programa electoral de los populares: libertad individual, libre mercado, igualdad de oportunidades, Estado de derecho y la reivindicación de la nación.

Debate sobre el estado de la nación

Casado ha querido subrayar, además, el fracaso de la izquierda en unas elecciones con «clara traslación nacional» y ha querido a apuntar a Sánchez no sólo por ser responsable del fracaso del PSOE, sino por la campaña de «ataques indiscriminado» que, a su juicio, ha sufrido la candidata del PP en las últimas semanas. No ha querido perder mucho tiempo tampoco en valorar la salida de Iglesias de la política nacional y madrileña, un éxito que sí ha adjudicado enteramente a Isabel Díaz Ayuso. «Tanta paz lleve como descanso deja», apostillaba.

Respecto a la nueva era y el cambio de ciclo que, según el jefe de oposición, se abre en España, Casado ha exigido formalmente la celebración de un debate sobre el estado de la nación, en que el presidente del Gobierno «rinda de una vez cuentas al Parlamento», una cita que los populares plantean una vez haya finalizado el estado de alarma.

Comentar ()