España

Dirigentes de Jupol se rebelan contra el líder y fuerzan una reunión para echarlo

Cinco de los seis integrantes del actual comité ejecutivo dan el primer paso para descabalgar a José María García y convocar elecciones para renovar la dirección / La ruptura tiene lugar tras la demanda con la que un afiliado exige conocer las cuentas

El ya defenestrado José María García (tercero por la izquierda) y otros miembros del comité ejecutivo de Jupol.

El ya defenestrado José María García (tercero por la izquierda) y otros miembros de Jupol. @JUPOLNACIONAL

El secretario general del sindicato Justicia Policial (Jupol), José María García, se queda solo. El resto de integrantes del comité ejecutivo nacional ha solicitado una reunión de la junta directiva para aprobar la celebración de una asamblea extraordinaria en la que se lleve a cabo la destitución del líder y se convoquen elecciones para elegir a la nueva dirección de la organización.

La petición se detalla en un escrito firmado por cinco de los seis componentes de la junta directiva de Jupol -Aarón Rivero, Pablo Pérez, Laura Mª González, Fernando Guillermo Calleja y José Ignacio Valverde; todos menos García- y registrado este miércoles ante la División de Formación y Perfeccionamiento de la Dirección General de la Policía, según ha podido confirmar este diario. En su artículo 36, los estatutos de la organización -mayoritaria en el Cuerpo tras las elecciones celebradas en junio de 2018- establecen que la reunión tendrá que celebrarse «en el plazo de los quince días siguientes a la recepción de la solicitud».

Las fuentes consultadas por El Independiente aseguran que los firmantes del documento han dado este paso después de haber fracaso el diálogo que se ha venido manteniendo en las últimas semanas para tratar de «reconducir la situación» y ante el temor de que el secretario general les destituyera de sus cargos y no pudiera convocarse la asamblea extraordinaria. El motivo exclusivo que alegan para justificar la decisión de apartar a José María García es la «gestión» realizada por éste y el modo «autoritario» en que ha tratado de imponer cambios en la estructura del comité ejecutivo

La ruptura en el seno del comité ejecutivo nacional de Jupol ha estallado a raíz de que un afiliado, Jandro Lion, interpusiera una demanda con la que pretende que un juez condene al sindicato y a su todavía secretario general a detallar tanto los gastos imputados por éste a las tarjetas de crédito asociadas a cuentas bancarias de la organización como todos los contratos firmados por él desde 2019. Otras fuentes niegan que este procedimiento civil haya influido en la decisión de forzar la reunión de la junta directiva para convocar la asamblea extraordinaria.

El demandante acudía a los tribunales después de pedir sin éxito la documentación económica al Comité Ejecutivo Nacional y al Comité de Garantías, Derechos y Finanzas de Jupol, órgano éste que le respondió que no había observado «ninguna incidencia» que justificara su actuación ante las supuestas irregularidades denunciadas -como «dispendios en viajes y comidas», alquiler de un coche de alta gama y compra de cuentas bots para «silenciar las críticas y quejas de los afiliados»- al no aportarse ningún indicio que demostrara los hechos relatados.

La ruptura se produce tras la demanda con la que un afiliado exige conocer los gastos realizados por el líder del sindicato

En el recurso se acusa a José María García de propiciar un cambio de los estatutos para «suprimir los controles económicos y financieros» de la organización y tomar el control de las funciones atribuidas hasta ese momento a la Secretaría de Finanzas. «Desde ese momento es el único que tiene las claves de las cuentas, dispone de los fondos y autoriza los pagos y gastos del sindicato», expone.

Como viene informando este diario, el secretario general de Jupol ha intentado en las últimas semana modificar la estructura del comité ejecutivo nacional relegando al Secretario de Organización, Aarón Rivero, y ampliando el número de secretarías. Ese plan ha encontrado el rechazo de la matriz (Jusapol), partidaria de que se convocara una asamblea extraordinaria para que García diera explicaciones sobre los gastos y la situación personal en la que se encuentra por los expedientes que le ha abierto la Dirección General y se convocaran elecciones.

Al superar los firmantes del escrito la mitad más uno de los integrantes del comité ejecutivo, como exigen los estatutos, la junta directiva de Jupol tendrá ahora que reunirse -antes del 20 de mayo- para poner fecha a la asamblea en la que se propondrá a las bases convocar elecciones anticipadas para renovar la dirección con la elección de un nuevo secretario general y de las personas que ocuparán las secretarías. Como prevén los estatutos en su artículo 38, al máximo responsable sólo lo puede remover de su puesto la asamblea que lo eligió.

El movimiento de sus compañeros del comité ejecutivo para descabalgarlo se produce en vísperas de que la Dirección General de la Policía materialice la sanción de 14 meses y medio de suspensión de empleo y sueldo a José María García como autor de dos faltas, una grave y una muy grave. Esta última ha sido por ejercer como socio y administrador único de una empresa familiar durante dos años y medio sin contar con la preceptiva autorización de compatibilidad.

Constituido en abril de 2018, el sindicato no ha presentado aún los resultados de la auditoría externa que debe realizar cada dos años, como exige su código ético. Esta falta de transparencia es una de las principales críticas a la gestión de José María García, al que se reprocha también que se haya desentendido de la reivindicación de la equiparación salarial «total y absoluta» cuando fue ése el objetivo que alumbró el nacimiento de Jusapol y la posterior creación de sus brazos en la Policía (Jupol) y la Guardia Civil (Jucil).

Comentar ()