España | País Vasco

PNV y PSE salvan a la consejera de Salud de la reprobación de toda la oposición

EH Bildu, Podemos, PP+Cs y Vox respaldan el cuestionamiento de Gotzone Sagardui por la gestión de la crisis de las vacunas que precipitó la dimision y destitución de los gerentes de los hospitales de Santa Marina y Basurto.

El lehendakari Iñigo Urkullu durante una visita a un centro de rastreadores Covid.

El lehendakari Iñigo Urkullu durante una visita a un centro de rastreadores Covid.

El Gobierno vasco ha salvado la reprobación de su consejera de Salud, Gotzone Sagardui, apoyada por toda la oposición, gracias a la mayoría absoluta de PNV y PSE. El Parlamento Vasco ha debatido hoy la gestión de las vacunaciones irregulares producidas a comienzo de año y que se resolvieron con la dimisión y destitución de los gerentes de los hospitales de Santa Marina y Basurto, respectivamente, por vacunarse sin tener autorización para ello.

La oposición ha cuestionado la gestión de esta crisis que afloró el incumplimiento de los protocolos de prioridad en la vacunación en ambos hospitales. Toda la oposicion en bloque ha arremetido contra la responsable de la Sanidad vasca a la que han acusado de haber mentido cuando afirmó desconocer muchos aspectos del proceso, así como de haber impedido que se conociera la verdad al vetar PNV y PSE la posibilidad de más comparecencias de altos cargos sanitarios implicados en el caso.

Tanto EH Bildu, proponente de la reprobación, como la coalición PP+Cs, Podemos y Vox han respaldado la crítica por haberse escondido en la mayoría absoluta de la Cámara para evitar la comparecencia de los responsables sanitarios para que conozcan qué sucedió en las vacunaciones de ambos centros sanitarios.

La izquierda abertzale ha sido muy crítica por la posición de Sagardui. La diputada Rebeka Ubera ha asegurdo que la consejera «nos ha mentido» en su intervención en la que detalló los hechos «y dijo que se enteró por la prensa». También le ha reprochado que se oponga, como el PNV y el PSE, a que se llame a declarar a los gerentes de ambos centros y a otros altos cargos de la sanidad implicados en el proceso de gestión de aquellas vacunas. «¿Por qué no quiere que se escuche a las personas implicadas?». Ubera ha criticado que la única versión que se quiera dejar asentada sea «una investigación al Gobierno hecha por el propio Gobierno»: «Usted ha optado por repartir mierda a todo el mundo».

Un ‘castillo de la mentira’

La coalicion Elkarrekin Podemos también ha apoyado la reprobación. La formación morada había defendido la necesidad de apoyar la celebración de una comisión de investigación que no prosperó por no contar con apoyo suficiente. Jon Hernandez ha apuntado que la prioridad en este caso del Ejecutivo ha sido «pasar página cuanto antes» demostrando «una falta de transparencia evidente».

En la coalición PP+Cs su portavoz, Laura Garrido, ha acusado a la consejera de haber «demonizado a todo el que discrepara» de su versión protagonizando «una huída hacia adelante». Garrido ha insistido en que la consejera sólo se ha preocupado por apuntalar «su verdad» y que ésta no se vea cuestionada con las versiones del resto de implicados en el proceso irregular de vacunación: «Por eso no han permitido que vengan otras personas. ¿Dónde está el problema si son ustedes el ‘Gobierno de la transparencia’? ¿Cuál es el problema de que vengan más personas a aclarar lo sucedido? ¿Por qué tanto miedo a que se sepa la verdad?». Ha añadido que aún siguen esperando que les remitan el expediente de investigación: «Ha construido su ‘castillo de la mentira’ y algun día se le derrumbará».

Las formaciones del Gobierno han salido en apoyo de la consejera. Desde primera hora miembros del Ejecutivo han trasladado su respaldo a Sagardui, que ha accedido al Parlamento Vasco acompañada del lehendakari, y ha estado arropada por todos los consejeros.

«La habían sentenciado»

Desde el PSE, Ekain Rico, ha señalado que EH Bildu ya tenía «la sentencia dictada» incluso antes de escuchar las explicaciones de la consejera. Ha recordado que la petición de reprobación se registró el 12 de febrero pasado «sin esperar a la comparecencia»: «Han querido construir una realidad alternativa. No es cierto que no les parezcan suficientes las explicaciones dadas, ni que la reprueban por no haber más comparecencias. La reprobación estaba decidida desde hace meses».

El portavoz del PNV, Luis Javier Tellería, ha recordado que en este caso se depuraron responsabilidades «en 24 horas» y que las explicaciones de la consejera sobre lo ocurrido «es la verdad». Ha acusado a la oposición de haber actuado de manera conjunta y de haber esperado para contar con una posición común: «Están como compañeros de dormitorio en una fiesta de pijamas». Ha acusado a EH Bildu, Podemos, PP+Cs y Vox de buscar «embarrar aunque el suelo esté seco».

Tellería ha recordado cómo EH Bildu presentó la iniciativa de reprobación hace dos meses y no la «activó» hasta hace unos días cuando supo que contaría con el apoyo de Podemos, a quien la izquierda abertzale no secundó en su petición de comisión de investigación. «Mentir es decir que la consejera ha mentido, ustedes ya la habían sentenciado».

Comentar ()