Cataluña | España

Aragonès promete culminar la independencia con un referéndum a la escocesa

El presidenciable de Esquerra se compromete a "hacer inevitable la amnistía y el ejercicio de la autodeterminación" para acallar las críticas independentistas

Pere Aragonès entra en el hemiciclo

Pere Aragonès llega al Pleno para abrir el tercer debate de investidura EFE

«Presento mi candidatura para culminar la independencia de Cataluña». Pere Aragonès, ha abierto su tercer intento de investidura con una promesa de vocación independentista inequívoca. Tras días de críticas a un pacto de gobierno en el que desde JxCat se ha cuestionado el compromiso independentista del acuerdo, Aragonès se ha comprometido a gobernar «con mano tendida» a los comunes, a los que ha reclamado su apoyo, recordando el sí de Esquerra a la investidura y los presupuestos del Gobierno de Pedro Sánchez.

Así, el presidenciable ha prometido «hacer inevitable la amnistía y el ejercicio de la autodeterminación, gobernando para toda la ciudadanía». Lo ha hecho en un discurso de 45 minutos, mucho más corto que en anteriores ocasiones, dando por expuesto su programa de gobierno.

Dos meses después de los dos intentos fallidos de investidura, Aragonès se ha dirigido al Pleno con los votos ya amarrados de JxCat y la CUP. 74 diputados que mañana harán realidad su elección como presidente de la Generalitat, el primero que llega al cargo tras haber encabezado la candidatura de su partido desde 2012.

Unidad independentista

En un discurso plagado de referencias a la necesaria unidad independentista, Aragonès ha asegurado que con el pacto de gobierno, «empezamos a tener un diagnóstico compartido» que permita acordar la hoja de ruta independentista. Un camino que quiere fijar en un «pacto nacional para la autodeterminación y la amnistía para hacer evidente que el fin conflicto pasa por la libertad de los presos y los exiliados y por el libre ejercicio del derecho a la autodeterminación.

Un «punto de encuentro» con el que el líder de Esquerra quiere acudir reforzado a la mesa de negociación con el Gobierno, en la que aspira a «resolver el conflicto con el Estado». Para ello, ha reclamado un «impulso democrático que aboque al Estado a aceptar la mayoría democrática de Cataluña».

El espejo de Escocia

En este contexto, Aragonès se ha remitido una vez más al ejemplo de Escocia, cuya presidenta ha reclamado un nuevo referéndum de independencia tras ganar las elecciones regionales. «Sé que Escocia volverá a votar y el Reino Unido hará todo lo posible para seducir a escoceses, y esto que es posible en el Reino Unido ha de ser posible en Cataluña» ha proclamado.

El líder de Esquerra ha reclamado, así, la celebración de un referéndum pactado con el Estado «en el que los que quieren seguir en España en vez de negar el derecho que tenemos» a la autodeterminación «nos hagan una propuesta para quedarnos» en España. «Que se atrevan a ganar un referéndum y no tengan miedo de perderlo» ha concluido.  

Ni diez días de gracia

En su réplica, el líder del PSC, Salvador Illa, le ha recriminado insistir en un «planteamiento divisivo» y le ha anunciado una «oposición contundente y constructiva. No le daremos los 100 días de gracia porque ya hemos perdido demasiados» ha añadido el socialista.

Illa ha reprochado a Aragonès la pérdida de autoridad por las dos investiduras fallidas y que haya «carreras para descartarse de su gobierno», en referencia a la decisión de la numero tres de JxCat, Elsa Artadi, de no entrar en el nuevo ejecutivo. Pero también ha tendido la mano al republicano para pactar políticas sociales, especialmente en los ámbitos de lucha contra la pandemia y gestión de los fondos europeo.

Te puede interesar

Comentar ()