España | Tribunales 'Operación Kitchen'

Villarejo declara que Cospedal se reunió con él como representante del Gobierno, no del PP

El comisario investigado asegura haber visto a la exsecretaria general del PP en el Ministerio de Defensa y restaurantes de Marbella, además de en la sede de Génova | Dice que en el operativo de espionaje a Bárcenas se vigiló la casa de su madre

Villarejo acude a declarar por la 'Kitchen' tras apuntar que Rajoy conocía el presunto espionaje a Bárcenas. Alberto Ortega / Europa Press 2/7/2021

El comisario jubilado e investigado en la Audiencia Nacional José Manuel Villarejo ha declarado este viernes ante el juez Manuel García-Castellón que se reunió con la exsecretaria general de dicho partido en distintas ocasiones en el Ministerio de Defensa y en restaurantes de Marbella (Málaga) además de en la sede central de la formación en la calle Génova. La política reconoció esta semana cuando acudió a declarar como investigada cuatro reuniones en la sede madrileña.

Villarejo ha dicho durante su declaración ante el juez que investiga si el Gobierno de Mariano Rajoy estuvo detrás de la Operación Kitchen de espionaje policial al extesorero del Partido Popular Luis Bárcenas, los fiscales Anticorrupción y las acusaciones populares de la causa que cuando mantuvo reuniones con Cospedal entendió que lo hacía con alguien que representaba al Gobierno, no al Partido Popular, así como que ésta le transmitió la «preocupación» del presidente Mariano Rajoy.

Convencer al chófer y vigilar a la familia de Bárcenas

En la misma línea que declaró en la comisión Kitchen de investigación en el Congreso de los Diputados, el comisario ha implicado en el conocimiento de la operación «parapolicial» investigada en el Juzgado Central de Instrucción 6 a la que se destinaron fondos reservados del Estado al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy (a quien asegura haber enviado mensajes de texto a través de móvil); a la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría; al exdirector del CNI, Félix Sanz Roldán y al exdirector de la Policía, Ignacio Cosidó. Ha afirmado que éste último entendía que la información que atesoraba Bárcenas y que, según la investigación, trataron de recuperar los policías que participaron en el espionaje al extesorero, afectaba a la seguridad del Estado.

Esa es la línea de defensa que mantiene en todas las piezas de investigación abiertas contra él por los trabajos de Inteligencia que realizó para grandes empresas desde la suya, Cenyt, y por las que cobró millones de euros cuando continuaba en activo en la Policía. Sostiene que todos los encargos que se le hicieron tenían algún interés para el Estado y, por lo tanto, utilizaba su entramado empresarial como agente encubierto.

En este caso, según sostiene, su labor consistió en convencer al chófer de la familia Bárcenas, Sergio Ríos, para que participara en el operativo como confidente, así como hacer vigilancias a familiares del extesorero popular para elaborar informes posteriormente. Según el comisario, las vigilancias de la cúpula policial al extesorero y su familia, ya confirmadas en la causa, no sólo afectaron a su domicilio, el estudio de restauración de su esposa o a sus abogados, sino que también se hicieron vigilancias en su casa vacacional de Baqueira (Lérida) o la de su madre.

Afirma que quien le contactó para requerirle fue el jefe de gabinete de Cosidó, quien le transmitió que había un tema que importaba a la presidencia del Gobierno y que ya indicaría el Director Adjunto Operativo de la Policía lo que tendría que hacer. Éste, Eugenio Pino también investigado, le habría dicho después que Bárcenas podía tener documentación importante. Los investigadores sostienen que el objetivo de la operación era sacar esa información, relativa a la contabilidad irregular del Partido Popular que Bárcenas registró en sus papeles, de la circulación para que no llegara al juez Pablo Ruz que comenzó a investigar el caso Gürtel.

Pide ver las agendas completas

Sobre las anotaciones en sus agendas que hacen referencia a Cospedal o su marido -el empresario Ignacio López Del Hierro también investigado- con quienes se reunió en la sede del PP de Génova en el año 2009, Villarejo ha rehusado hacer aclaraciones. Sí ha afirmado que ni Cospedal ni su marido le hicieron encargos concretos o le pagaron ninguna cantidad.

Ha reconocido su letra en dichas agendas intervenidas pero ha solicitado tener acceso a todo el material incautado puesto que sólo ha podido consultar una parte. No declarará sobre dichas anotaciones hasta que pueda consultarlas al completo. El comisario ha vuelto a denunciar que las grabaciones que se le requisaron en su domicilio y son la base de la instrucción contra él que ya se divide en 30 piezas de investigación, entre ellas Kitchen, están manipuladas por el CNI.

Te puede interesar

Comentar ()