España

Vox se alimenta de la caída del PP en plena guerra entre Casado y Ayuso, según el CIS

Podemos remonta también a costa del PSOE y capitaliza el 'efecto Yolanda'

Pablo Casado, en Puertollano.

Pablo Casado, en Puertollano. EP

El desgaste del PP por la crisis interna que enfrenta a Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso comienza a reflejarse en las encuestas. Y el CIS no iba a ser una excepción. Según el instituto público, que ha publicado este miércoles el barómetro del mes de noviembre, los populares vuelven a caer más de un punto tras meses de tendencia ascendente, un hundimiento del que se beneficia eminentemente Vox, cuya fuerza sube del 13,2% al 14,3%. Pablo Casado, que salvaría los muebles en unas hipotéticas elecciones con el 20,9% de los votos, mantiene las distancias con Pedro Sánchez gracias a una caída de la marca socialista, que pasaría del 28,5% al 27,6%.

Del mismo modo que lo hacen los de Santiago Abascal con el desgaste del PP, Unidas Podemos explota el ‘efecto Yolanda’ y capitaliza el bajón del PSOE, acaparando a buena parte de ‘huidos’ socialistas. En tan sólo un mes, los morados han pasado del 11,8% al 13,6%, una marca con la que superan incluso el resultado de las elecciones del pasado 10-N, cuando Pablo Iglesias logró 35 escaños en las urnas gracias al respaldo del 13% de los votantes. Por su parte, Ciudadanos no consigue remontar el vuelo y caería al 5,7%.

El trabajo de campo del barómetro de noviembre se ha realizado en plena guerra entre la dirección nacional del PP y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a cuenta de la batalla por el control orgánico del partido en la región. La principal consecuencia de la guerra, cuya solución sigue siendo una incógnita, es el desgaste electoral de la marca popular, un daño colateral del que advierten en público y en privado importantes cuadros del partido, que instan a Pablo Casado a zanjar de una vez por todas la contienda con la baronesa del PP.

Además, las entrevistas se han realizado en un momento especialmente convulso en el seno del Ejecutivo, que ha vivido en las últimas semanas su particular crisis interna a cuenta de un enfrentamiento encarnizado entre PSOE y Podemos a cuenta de la derogación de la reforma laboral. Coincide, además, con la creciente proyección nacional de Yolanda Díaz, una popularidad que la vicepresidenta segunda del Gobierno pretende exportar en las próximas elecciones generales con la creación de un «frente amplio» de izquierdas con el que pretenden crecer a la izquierda del PSOE y dar más de un dolor de cabeza a Pedro Sánchez.

La publicación del nuevo barómetro del CIS coincide, además, con el acuerdo alcanzado entre Gobierno y PP para la renovación de los órganos constitucionales pendientes de acuerdo -salvo el CGPJ-, un pacto que se ha saldado no sin polémica, en este caso a cuenta de uno de los magistrados que propuso el Partido Popular, Enrique Arnaldo, cuyas polémicas y sombras del pasado llevaron a hasta 11 diputados a romper la disciplina de voto -entre ellos el socialista Odón Elorza; la diputada de Podemos, Gloria Elizo; o la popular Cayetana Álvarez de Toledo- en el Congreso de los Diputados.

Noticia en ampliación

Te puede interesar

Comentar ()