España | Tribunales

Villarejo dejó su documentación "trufada" de trampas para evitar ser investigado, según el fiscal

El representante de Anticorrupción Miguel Serrano compara a los investigadores del 'caso Tándem' con "mineros que han bajado a la mina a picar piedra cuando los dinamiteros están todavía abriendo canales"

El comisario jubilado José Manuel Villarejo (d), su socio Rafael Redondo y el comisario también jubilado Enrique García Castaño en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional. EFE.

El fiscal Miguel Serrano, que intervino este miércoles en las cuestiones previas del juicio del caso Villarejo, negó que haya motivos para anular la causa abierta contra el comisario jubilado en la Audiencia Nacional por ilegalidades en su inicio, como argumenta él.

Al contrario, el representante del Ministerio Público sostiene que cuando comenzaron a investigar al policía en 2017 por utilizar su cargo y las relaciones que tenía en el Cuerpo para, presuntamente, lucrarse con negocios privados, se encontraron con distintas trampas o «minas» que dejó entre la documentación y las grabaciones que le fueron incautadas para evitar que se le investigara. «Tenía documentos oficiales secretos, documentos que afectaban a la intimidad de otras personas para protegerse de cualquier actuación investigativa, para buscar su impunidad», argumentó el representante de la Fiscalía Anticorrupción.

Villarejo sostiene que, de los 40 terabytes de información que le requisó la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía cuando le detuvieron en noviembre de 2017, los investigadores de este Cuerpo, del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y de la Fiscalía han seleccionado los datos que les interesan y, en base a éstos, el juez de la Audiencia Nacional ha ido abriendo piezas de investigación en la macrocausa Tándem. También que no se le ha aportado la documentación que se le requisó de manera íntegra, por lo que ve que la causa nace nula.

Hemos tenido que bajar a la mina sin que nos explotaran las cargas y con determinadas cautelas

Para negar dicha ilegalidad, el fiscal Serrano expuso que las defensas tuvieron pleno acceso a toda la información en 2020, con tiempo suficiente para afrontar el juicio. También que si no se dio acceso inmediato a las partes una vez se levantó el secreto reforzado de la causa fue para evitar que los investigados filtraran a los medios la documentación de manera teledirigida. En este sentido, el fiscal se presentó a sí mismo y al resto de investigadores como «mineros que han bajado a la mina a picar piedra cuando los dinamiteros están todavía abriendo canales, porque los documentos que tenía el señor Villarejo estaban trufados de minas. Hemos tenido que bajar a la mina sin que nos explotaran las cargas y con determinadas cautelas», dijo el fiscal Serrano.

Origen de la primera denuncia contra él

El empresario Francisco Menéndez que presentó la primera denuncia contra el comisario ante la Fiscalía Anticorrupción afirmó, como desveló El Independiente, que pactó la entrega de documentación que permitiría cazar al policía con un hombre vinculado al CNI porque pensó que así podría superar su «problema tributario». Villarejo y su defensa exponen también como motivo de nulidad que la primera denuncia que se presentó contra él fue anónima y dio lugar a una investigación prospectiva.

Este miércoles, el fiscal Serrano negó, por un lado, que la denuncia ante Anticorrupción fuera anónima y, por otro, que ésta respondiera a un «pacto espúreo» con el empresario Menéndez para que se le retirara la acusación por delitos fiscales en la pieza principal de la causa. «¿Que en la pieza principal de la causa se le ha aplicado una atenuante muy cualificada de colaboración? Sí, porque se dan todos los requisitos», defendió el fiscal. El Ministerio Público redujo sustancialmente, a sólo seis meses, la petición de pena de cárcel para Menéndez por sobornar al comisario principal del Aeropuerto de Barajas Carlos Salamanca para introducir en España ilegalmente a ciudadanos guineanos y permitirles sortear controles portando grandes cantidades de dinero, que es lo que se investigaba en la pieza 1 o principal del caso Villarejo.

Según el fiscal, la denuncia de Menéndez «no es un papel de una persona no identificada que describe unos hechos» sino que entregó documentos concretos y, posteriormente, los investigadores «depuraron esos documentos para determinar que tenían un origen legítimo». «No se avanzó en la investigación hasta que Menéndez Rubio fue citado por la Fiscalía. El informe King y las anotaciones sobre cuentas corrientes son suyos. Él es el legítimo tenedor porque los encargó», explicó el representante de Anticorrupción, quien también recordó que el empresario entregó los documentos relativos a los pagos que ayudaron a encontrar las cuentas de Villarejo en el extranjero.

Te puede interesar

Comentar ()