España

Fernández Díaz niega que Rajoy o Cospedal le ordenaran utilizar la Policía para salvar al PP

El ex ministro del Interior insiste, durante su comparecencia ante la comisión de investigación del Congreso, en que no dio instrucciones ni al secretario de Estado de Seguridad "ni a nadie" de poner en marcha la 'Operación Kitchen'

El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, en el Congreso.

El ex ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, este jueves en el Congreso. EFE

El ex ministro del Interior Jorge Fernández Díaz ha reiterado este jueves que ni el presidente Mariano Rajoy, ni la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, ni la número dos del PP (María Dolores de Cospedal) le dieron ninguna instrucción para poner en marcha un supuesto operativo policial para evitar que llegara a la justicia información comprometedora para su partido, como investiga la Audiencia Nacional en el conocido como caso Kitchen. «A mí no me hicieron ninguna referencia a casos de corrupción que estuvieran afectando al PP», ha afirmado.

Fernández Díaz ha comparecido en la comisión de investigación del Congreso de los Diputados en la que se busca depurar eventuales responsabilidades políticas por la puesta en marcha de un dispositivo por parte de la cúpula de la Policía Nacional entre 2013 y 2015 a fin de sustraer al ex tesorero del PP Luis Bárcenas documentación comprometedora para antiguos altos dirigentes de la formación y que fue financiado con fondos reservados del Estado.

En sede parlamentaria, el ex titular de Interior se ha ratificado «de la ‘a’ a la ‘z» en las declaraciones realizadas en calidad de investigado ante el titular del Juzgado Central 6 de la Audiencia Nacional, quien lo ha procesado en esta pieza separada del caso Villarejo al entender que -con abuso de sus funciones y conocimiento de la ilicitud de los hechos– instó al ex secretario de Estado Francisco Martínez a poner en marcha esta misión.

La instrucción llevada a cabo por el magistrado Manuel García-Castellón ha limitado la presunta responsabilidad en la cúpula del Ministerio, exculpando a María Dolores de Cospedal en contra del criterio mantenido por la Fiscalía Anticorrupción y sin haber citado a Rajoy. En las dos comparecencias ante la comisión de investigación, el comisario jubilado Villarejo ha sostenido que el ex presidente del Gobierno «estaba detrás» de la Operación Kitchen.

Algunas de las preguntas que le han realizado los diputados a Fernández Díaz han girado en torno a las indicaciones que hubiera podido recibir de sus superiores, tanto en el Gobierno como en su partido. «Con mi conocimiento no lo hubiera tolerado nunca», le ha respondido al parlamentario del PSOE David Serrada cuando éste le ha preguntado si estaría dispuesto a aceptar una resolución judicial en contra para salvaguardar al ex presidente Rajoy.

Fernández Díaz ha insistido en que «no tuvo nunca conocimiento» de lo que se conoce como Operación Kitchen ni de ningún dispositivo policial que «tuviera por objeto lo que se atribuye a la Operación Kitchen«, al tiempo que ha recordado que Interior es un ministerio «muy jerarquizado» y del que dependen «200.000 personas». «Un servidor tenía una agenda muy intensa», ha justificado.

En este sentido, el ex titular de Interior ha asegurado que siendo ministro se enteró por la prensa de algunas intervenciones policiales, como el registro practicado el 20 de diciembre de 2012 en la sede nacional del PP por orden judicial. Fernández Díaz ha reconocido que recibió una llamada del entonces presidente del Gobierno, que se encontraba fuera de España asistiendo a un consejo europeo, para conocer qué ocurría tras trascender la noticia. «Se te queda cara de tonto», ha dicho, antes de asegurar que no estaba al tanto porque era una actuación «secreta».

De igual manera, el compareciente ha negado que hubiera ordenado a Francisco Martínez -entonces secretario de Estado de Seguridad e imputado también en la causa- poner en marcha un operativo policial para sustraer documentación a Luis Bárcenas cuando éste se encontraba en prisión preventiva. «Ni al señor Martínez ni a nadie», ha señalado tras indicar que su antiguo número dos le ha «decepcionado profundamente».

«Me dijo que envió los mensajes porque se sintió desamparado»

Francisco Martínez se intercambió mensajes con distintas personas, entre ellas el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, tras ser imputado en el caso Villarejo. En uno de ellos, afirmó: «Mi grandísimo error en el Ministerio fue ser leal a miserables como Jorge, Rajoy o Cospedal». Este jueves, en contestación a las preguntas del representante de Ciudadanos, Edmundo Bal, el ex ministro ha afirmado que preguntó a Martínez por qué había dicho tal cosa y él contestó: «Me sentí desamparado».

El ex ministro ha mantenido que «no conocía de nada» a Eugenio Pino y que el nombramiento de éste como Director Adjunto Operativo (DAO) partió de Ignacio Cosidó, director general de la Policía en aquellas fechas. El nombre de Pino había salido de sus labios minutos antes cuando respondió a la pregunta que le formuló el diputado Serrada sobre las grabaciones de las dos reuniones que mantuvo con el entonces director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, en la sede del ministerio en octubre de 2014.

Como cuenta en su libro Cada día tiene su afán, Fernández Díaz ha explicado que aquellos dos encuentros se grabaron «a instancia» del DAO pero «no con una malévola intención», sino a fin de evitarle a él tener que explicarle las cuestiones operativas que hubieran salido a relucir. Las cintas se entregaron al jefe de la Unidad de Asuntos Internos para su transcripción y -ha dicho- «no supe nada más».

Fernández Díaz ha rechazado opinar, según le ha instado el diputado de Vox José María Figaredo, sobre si Villarejo -como colaborador del CNI que era- recibía información de los servicios secretos que desembocara en la ex ministra de Presidencia Soraya Sáenz de Santamaría, responsable última del CNI. «Prefiero no opinar porque sería una opinión. En el juzgado y aquí estoy ejecutando mi derecho de defensa. No estoy atacando ni apuntando a nadie, sino que me estoy defendiendo. Incluso invirtiendo una prueba diabólica. No quiero ni puedo ir más allá», ha contestado Fernández Díaz.

«Pedí un informe sobre él»

En relación a Villarejo, ha reiterado que tan sólo saludó al comisario ya retirado dos veces «circunstancialmente» durante sus cinco años en el ministerio. La primera vez fue en 2012, cuando el mando policial se encontraba con su director de gabinete. La segunda tuvo lugar el 2 de junio de 2016, con motivo del almuerzo que le ofreció a Eugenio Pino con motivo de su jubilación. «¿Por qué me atrevo a decir que no oirán ustedes ninguna grabación mía con el señor Villarejo? No puede haberla porque no ha despacho nunca», ha resaltado.

Ojalá cuando llegué al Ministerio se me hubiera informado o hubiera sabido las cosas que sé hoy»

Igual que dijo ante el juez García-Castellón, Fernández Díaz ha relatado que fue el ex director de la Policía Juan Cotino quien le habló de Villarejo. «Me dijo que había un comisario en el Ministerio del Interior que durante su mandato había prestado servicios importantes en la lucha antiterrorista y sería importante que le conociera. Es por eso que llamé al señor Martínez y le dije que hablara con él. Cotino me explicó que había realizado actuaciones sensibles y delicadas (entendí que hablaba de terrorismo)», ha explicado el ex ministro. Ha negado, en todo caso, haberle encargado ninguna misión de espionaje y ha afirmado: «Ojalá cuando llegué al ministerio se me hubiera informado o hubiera sabido las cosas que sé hoy», en referencia al comisario jubilado.

Fernández Díaz ha revelado ante los parlamentarios que solicitó un informe sobre el policía: «En un momento pedí información sobre la situación administrativa en que se encontraba». «Pedí un informe sobre las actividades del señor Villarejo cuando vi que empezaban a salir cosas en prensa, sobre los años 2014-2015, que hacían referencia a las actividades que realizaba con perfecto conocimiento de la Dirección General de la Policía y que esa situación venía de mucho tiempo atrás. Si a mi me contesta la Dirección General de la Policía que lleva así mucho tiempo y no hay ninguna irregularidad o ninguna colisión con las normas aplicables, pues qué quiere que le haga yo», ha justificado el exministro popular, ya retirado de la política.

Saca a relucir la comida de Rianxo con Delgado y Garzón

A la pregunta del parlamentario de Podemos sobre qué le parece que se hayan destinado recursos del Ministerio del Interior «para fines ilegales», Fernández Díaz ha contestado: «No es el ministro del Interior el que pone en marcha algo, sino que Villarejo estaba ahí desde hace muchos años y continuó. Conmigo, el único policía que despachaba y muy de vez en cuando era el DAO. Un comisario como Villarejo o un teniente de la Guardia Civil no despachaban conmigo. Éste no era un caso como GAL o Faisán que haya nacido en el Ministerio del Interior».

Frente a su nula relación con policías, Fernández Díaz ha querido recordar los audios publicados por Moncloa.com de una comida en el restaurante Rianxo de Madrid a la que acudieron tanto Villarejo como el comisario también investigado Enrique García Castaño, el ex juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y la entonces fiscal de la Audiencia Nacional y ahora fiscal general, Dolores Delgado: «Faltaban dos años para que yo llegara al Ministerio del Interior. ¿Sabe quiénes estaban allí? Quiero decir, que había relaciones que venían de muchos años atrás…», ha lanzado el ex ministro.

Te puede interesar

Comentar ()