Andalucía | España

Continuismo con Marín o dar paso a Vox: así perfilan las encuestas el horizonte electoral de Moreno

Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía

Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía

Junio u octubre del próximo año. Uno de estos dos meses, los andaluces tendrán una nueva cita electoral en la comunidad. Así lo ha fijado en el calendario, esta semana, el presidente autonómico y líder del PP andaluz Juan Manuel Moreno, durante una entrevista concedida a la televisión pública regional Canal Sur. De esta manera, el popular mantiene rumbo fijo con la intención de agotar completamente la legislatura inaugurada en diciembre de 2018. Todo, aún con la incapacidad de aprobar los nuevos Presupuestos para 2022, teniendo que prorrogar las cuentas actuales.

La voluntad o no de dar salida a los nuevos Presupuestos autonómicos, mantiene una relación directa con el panorama próximo que dibujan las últimas encuestas que han ido saliendo hasta la fecha. Y hay tres claves principales sobre ello a tener en cuenta: a Vox le conviene mantener la negativa a negociar para provocar un adelanto electoral inmediato y al PSOE-A apoyar las cuentas para asentar el proyecto de Juan Espadas. Moreno, al contrario, y aunque no se fía de las encuestas porque «un imprevisto echa por tierra todo», es el más beneficiado, haya adelanto, se saquen los Presupuestos o simplemente se agote la legislatura bajo mínimos.

Dos escenarios posibles

Las elecciones en Andalucía todavía no son una realidad, de ahí que el número de encuestas publicadas al respecto sea limitado. Con todo, las que existen dibujan una esfera futura bastante clara: Moreno como claro ganador de los comicios y al borde de la mayoría absoluta para repetir cuatro años más en San Telmo. La novedad es que podría gobernar con mayoría simple. Aunque, eso sí, nuevamente requerirá de un aliado de viaje puntual: continuar con la vía Marín y Ciudadanos; o embarcarse junto a Vox como ha hecho Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid. Estos dos escenarios, individualmente, lo plantean dos sondeos: el barómetro andaluz de septiembre realizado por el Centro de Estudios Andaluces (CENTRA) y la encuesta de noviembre elaborada por la empresa consultora NC Report para el periódico La Razón.

El próximo escenario político andaluz presentado por NC Report deja a Moreno -con medio millón de votos más- con una horquilla de 44-46 escaños, a nueve de la mayoría absoluta en el mejor de los casos. Vox, que obtendría entre 15 y 17 escaños y el 14,7% de apoyo, sería el segundo beneficiado por la convocatoria de urnas. Al líder del PP-A solo le valdría un pacto con la ultraderecha para garantizar la estabilidad del Ejecutivo a largo plazo.

El PSOE-A salvaría los muebles tras la marcha de Susana Díaz, y, en el mejor de los casos, sumaría un nuevo representante a los 33 que actualmente ostenta. No obstante, ni aliándose con las marcas existentes a su izquierda y Ciudadanos (Cs) -si mostrase disponibilidad- podría constituir una alternativa consistente a la de derecha.

UP, de manera autónoma, saldría beneficiado con 10-12 escaños y un 11,2%, y AA se estancaría con uno o dos cargos y el 3,4% de intención de voto; mientras que Juan Marín, al frente de Cs sería el gran damnificado por la crisis existencial que atraviesa el partido a nivel estatal, pasando de coliderar la Junta con 21 diputados a conseguir dos o tres.

Esta rotunda caída de los naranjas también la vislumbra CENTRA, el organismo dependiente de la Consejería de Presidencia, Administración Pública e Interior de Andalucía. Sin embargo, sí otorga a Moreno la posibilidad de continuar la alianza hoy existente con Marín.

Bajo su tesis, el PP-A lograría mejores resultados: el 38,3% de la intención de voto y entre 47 y 51 escaños, a sólo cinco de la mayoría. Cs, se haría con siete representantes y el 8,3% del respaldo electoral. Por su parte, tanto Vox como UP mejorarían los resultados de 2018. La formación liderada por Manuel Gavira se movería entre 13 y 15 butacas -un 12,8% - y los morados entre 12 y 14, con el 11% de apoyo.

Los grandes afectados de la izquierda serían el PSOE-A y AA. Espadas no sólo no mantendría las cifras del susanismo, incluso sacaría los peores datos del partido en la región desde 1978: entre 24 y 27 y el 23,1% de intención de voto. Un resultado que no le valdría para retornar al poder tras 37 años ininterrumpidos. Los anticapitalista de Teresa Rodríguez, por su parte, se enfrentarían a un futuro complicado con el 2,9% de los sufragios, que variaría desde un solo miembro hasta, en el peor de los casos, el papel extraparlamentario. Un paso más hacia el declive tras la ruptura, en febrero de 2020, con los de Pablo Iglesias y su adhesión en la no adscripción.

El efecto Olona y Andaluces Levantaos

Hay, al menos, tres variables a considerar que no aparecen reflejadas en las encuestas de NC Report o CENTRA: el efecto Yolanda Díaz, el paso electoral autónomo dado por Más País e Íñigo Errejón y la posible candidatura de Macarena Olona en representación de Vox.

Desde este jueves, la izquierda a la izquierda del PSOE-A está mucho más segmentada que la semana anterior, lo que complica -en la región- a la vicepresidenta y ministra de Trabajo Díaz fomentar un proyecto unitario para ampliar el espacio de cooperación progresista como pretende. Más País Andalucía ha movido ficha tras el pronunciamiento en materia electoral del presidente Moreno y ha presentado la que será su nueva marca para esa cita en la comunidad: Andaluces Levantaos.

Esta nueva confluencia sigue la línea de pactos que Errejón ha emprendido con otros partidos nacionalistas por la geografía española, como con la Chunta Aragonesista (Cha) en Aragón o con Compromís en la Comunidad Valenciana. Concretamente, unirá a Más País Andalucía con dos descendientes del ya extinto Partido Andalucista: Andalucía Por Sí e Iniciativa del Pueblo Andaluz. Faltaría ver el encaje de Verdes Equo en esta alianza, algo que todavía está en negociaciones, según fuentes del partido.

Una aproximación del respaldo electoral que podría tener Andaluces Levantaos puede obtenerse, a grosso modo, atendiendo a la suma de los datos de Iniciativa del Pueblo Andaluz y Equo -en coalición- en los comicios regionales de 2018 y a los de Más País en su debut nacional -en cuatro provincias andaluzas- de cara al 10N en 2019: 93.000 votos en total. Una cantidad con la que, a priori, difícilmente lograrían el 3% necesario para la representación.

Por otro lado, si Olona formaliza su candidatura, puede suponer un aliciente para Vox, porque es uno de los mayores tesoros de la cúpula nacional. Según la valoración de líderes de la encuesta de CENTRA, el actual líder del partido Gavira suspende con un 4,57 sobre 10. El carisma de la diputada nacional, en cambio, puede suponer un aliciente para el votante verde que se plantea retornar al PP-A y efectuar un voto útil.

Esta hipotética candidatura, a su vez, puede beneficiar a Espadas y al PSOE-A, que, igual que hizo en 2019 en las generales, podría construir un discurso de moderación frente a otro radical que afectaría a Moreno, por ser Vox una de sus llaves a permanecer en San Telmo.

Te puede interesar

Comentar ()