La jefatura de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de Asturias está felicitando las fiestas navideñas con un christmas que tiene como protagonista a la tanqueta, cuyo despliegue en Cádiz durante la huelga del metal provocó un encontronazo entre los dos partidos que sustentan el Gobierno (PSOE y Unidas Podemos).

Sobre un fondo azul, en la tarjeta se ve un árbol decorado con bolas amarillas y tiras de espumillón rojo y uno de los dos Blindados Medios sobre Ruedas (BMR) con que cuenta el Cuerpo Nacional, concretamente el JUIP-102. «La IX UIP os desea unas felices fiestas llenas de paz, ilusión y felicidad», se lee en la leyenda que figura entre el escudo de los antidisturbios (izquierda) y el de la unidad con base en Oviedo (indicativo Cobra).

El BMR que aparece en el christmas es idéntico al que la Comisaría General de Seguridad Ciudadana envió el pasado mes de noviembre a Cádiz ante los disturbios provocados por radicales durante la huelga del metal: el J-101 (indicativo Alcántara). Dotado con una pala en el frontal, la Policía considera que es un vehículo idóneo para retirar obstáculos de la calzada con rapidez en situaciones de alteración del orden público.

El uso de la tanqueta generó roces entre los socios que forman el Ejecutivo. La vicepresidenta Yolanda Díaz (Unidas Podemos) llegó a pedir explicaciones a sus socios (PSOE) por la utilización de este vehículo, mientras que el presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, reclamó al titular de Interior que lo retirara.

Sin órdenes para no utilizarlo

Como informó El Independiente, el jefe de las UIP, el comisario Francisco López Gordo, informó a los sindicatos el pasado 13 de diciembre que no sólo no tiene órdenes expresas de sus superiores para que no se vuelva a sacar a la calle los BMR sino que considera que es un recurso de protección ante altercados de orden público que se empleará cuando se considere necesario y la situación lo requiera.

Fuentes sindicales han informado a sus afiliados de que el mando les aseguró que se seguirán utilizando todos los medios cuando se juzgue necesario y que éstos estarán a disposición del responsable funcional del operativo como herramientas disuasorias y preventivas para garantizar el orden público. Ello alcanza tanto a la tanqueta como al camión lanza-agua, comprado en junio de 2014 por 348.480 euros y que apenas ha tenido uso.